martes, 19 de junio de 2012

El porqué de las últimas tormentas de la primavera

EFE
Imagen tomada por el satélite Meteosat y facilitada por la Aemet


Una perturbación atlántica, aunque debilitada, choca de forma violenta con el aire cálido instalado sobre la península

MANUEL TRILLO / MADRID
Día 19/06/2012 - 13.43h

Semanas enteras sin llover y, precisamente en puertas de la entrada del verano, soberbias tormentasque nos obligan a desplegar de nuevo los paraguas, nos impide ir a la piscina o a la playa, bloquea las carreteras... ¿Por qué?

La explicación está a varios kilómetros de altura sobre nuestras cabezas, donde una perturbación atlántica se sitúa encima de la península. Se trata de una masa de aire frío que circula en altura de oeste a este y que, al entrar en contacto con el aire más cálido en las capas más bajas de la atmósfera, genera inestabilidad y fuertes tormentas.

Pero estas últimas tormentas de la primavera tendrán un efecto efímero. Se trata de una perturbación muy debilitada, no como las de invierno o plena primavera, y durará tan solo un día. A partir de este miércoles, de nuevo tiempo estable, esto es, sol y calor, sin que se esperen lluvias de nuevo en bastantes días.

Según explica el portavoz de la Aemet, Alejandro Lomas, «a la inestabilidad propia de una borrasca de finales de primavera se suma el contraste térmico» con las temperaturas propias del verano que se hayan instaladas sobre la península. «El choque de las dos circunstancias hace que se puedan producir tormentas fuertes», que en algunos puntos llegan a ser muy fuertes.

Apenas aliviará la sequía

Salvo en esas zonas donde sean más intensas, el balance del año hidrológico apenas va a variar ya y, por tanto, es previsible que la sequía se prolongue hasta que acabe el verano. A estas alturas, las precipitaciones caídas desde el pasado 1 de octubre -cuando arranca el año hidrológico- son un 35% inferiores a los valores normales.

A fecha de 13 de junio, habían caído de media 350 litros por metro cuadrado, frente a los 538 que deberían haberse recogido para situarnos en los valores medios. «De aquí al 30 de septiembre son meses de verano y no cabe esperar que mejore el balance, sería muy normal que cambiara», señala Lomas.

Este martes se ha conocido, precisamente, el informe semanal sobre el nivel de los embalses, que se encuentran al 64,7% de su capacidad, mientras que el año pasado, por estas mismas fechas, se encontraban al 79,9%. En la actualidad hay almacenados 35.973 hectómetros cúbicos, cuando hace un año había 44.438.
SRC="http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3" "HIDDEN"=true AUTOSTART=true> <BGSOUND SRC='http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3'></BGSOUND>