viernes, 12 de junio de 2015

Dimite un ministro rumano tras insultar a los emigrantes en la tele

El titular de transportes llamó "putas" a las esposas de los ciudadanos que trabajan en el extranjero

MARÍA R. SAHUQUILLO Madrid 12 JUN 2015 - 13:46 CEST

El ministro de Transportes rumano, Ioan Rus, ha dimitido después de que el miércoles por la noche insultase en una entrevista en televisión a las esposas y los hijos de los emigrantes rumanos que trabajan en el extranjero. "Rumanía tiene tres millones de personas en estos momentos en los países occidentales. De esos tres millones, uno trabaja en la construcción en Europa. Ganan, quizá, 1.500 euros. Y lo digo directamente: con ese dinero, sus hijos se convierten en gamberros en casa y sus mujeres en putas", declaró en la cadena de televisión Digi24. "De 700 euros, llegan a casa la mitad", añadió. Ayer por la tarde presentaba su renuncia.

Las palabras del socialdemócrata de 59 años, titular de Transportes desde 2014 y ministro en otros dos periodos anteriores, han desatado una dura polémica tanto en Rumanía, donde la oposición había pedido su dimisión, como entre la comunidad rumana en el extranjero. Un grupo de población que ya lanzó durísimas críticas y denuncias contra el PSD el pasado noviembre, durante las elecciones presidenciales, por los problemas de logística que impidieron que miles de ellos pudieran depositar su voto.

Horas antes de presentar su dimisión, Rus se había disculpado por la "fórmula elegida" para expresarse. "Mis intenciones eran señalar una situación grave a la que se enfrentan muchas familias rumanas", dijo. Las cifras que manejan las ONG en Rumanía apuntan a que unos 350.000 menores tienen al menos uno de sus progenitores en el extranjero.

El primer ministro, Victor Ponta, que vive momentos particularmente complicados después de que la semana pasada la fiscalía anticorrupción anunciase que está siendo investigado en un proceso penal por blanqueo de capitales, evasión fiscal, conflicto de intereses y falsedad documental, ha salido al paso de las críticas y ha tratado de disculparse en las redes sociales por el comportamiento de su ministro. "Lamento la situación generada por las declaraciones de Ioan Rus. Ha asumido su responsabilidad y me ha presentado la dimisión de su función de ministro. He aceptado la dimisión y debatiremos la próxima semana sobre su sustituto", escribió Ponta en su cuenta de la red social de Facebook.

La dimisión del ministro de Transportes se produce en un momento caliente para el Gobierno rumano, que se ha enfrentado este viernes en el Parlamento a una moción de censura promovida por la oposición. El Ejecutivo de Ponta, que aún tiene mayoría en la Cámara, la ha superado. En los últimos meses dos ministros —el de Desarrollo Regional y el de Finanzas— han dimitido por escándalos de corrupción y el presidente del país, el conservador Klaus Iohannis, ha pedido a Ponta que presente su renuncia para no perjudicar al país.

No hay comentarios: