lunes, 24 de agosto de 2015

El Estado Islámico destruye el templo de Baal, en Palmira

SIRIA »

Los yihadistas dinamitan uno de los tesoros de la ciudad romana, según el responsable sirio de antigüedades y museos

El historiador Jaled Asaad, héroe trágico de Palmira

AGENCIAS 24 AGO 2015 - 13:11 CEST


Milicianos del Estado Islámico han dinamitado el templo de Baal, en la antigua ciudad grecorromana de Palmira, en Siria, uno de los mejor conservados del complejo arqueológico. El máximo responsable de la Dirección General de Antigüedades y Museos de Siria, Maamun Abdulkarim, ha informado de que los yihadistas hicieron estallar cargas explosivas colocadas en el templo ayer. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con sede en Londres, afirma que la destrucción tuvo lugar hace un mes, según informa la BBC.

Los yihadistas "colocaron una gran cantidad de explosivos en el templo de Baal hoy [por este domingo] y lo hicieron estallar, causando graves daños al templo", declaró a la agencia AFP Abdulkarim. "La cella (parte interior del templo) ha sido destruida y las columnas de alrededor se han venido abajo", ha añadido.

Residentes huídos de la ciudad relataron al Observatorio Sirio de Derechos Humanos que los yihadistas habían colocado explosivos en el templo, pero que lo hicieron hace alrededor de un mes.

MÁS INFORMACIÓN
Palmira, cruce de imperios y frontera de Roma
Página de la Unesco dedicada a Palmira
'Quieren borrar una civilización', por Tom Holland
El héroe trágico de Palmira

Este sería el primer ataque contra estas ruinas de la antigua ciudad romana de Palmira, tomada por los yihadistas el pasado mes de mayo. "Hemos dicho en repetidas ocasiones que la siguiente fase será la de aterrorizar a la gente y, cuando tengan tiempo, destruir los templos. Estoy viendo cómo se destruye Palmira ante mis ojos. Que Dios nos ayude en los días venideros", ha dicho Abdulkarim. Las ruinas de la antigua ciudad romana de Palmira fueron declaradas por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Asimismo, ha asegurado que el grupo terrorista ha iniciado excavaciones para intentar encontrar oro y otros tesoros en la ciudad. Hace una semana el Estado Islámico decapitó a Jaled Asaad, el arqueólogo jefe de Palmira tras tenerlo un mes detenido y someterlo a interrogatorios. Asaad llevaba más de 50 años trabajando en estas ruinas y, según Abdulkarim, se negó a revelar a los terroristas el emplazamiento de algunas piezas valiosas. Ante la amenaza del Estado Islámico, las autoridades sirias habían trasladado ya cientos de estatuas a un lugar seguro por temor a que fueran destruidas por los yihadistas, que rechazan cualquier representación de la figura humana.

En junio el Estado Islámico ya voló dos antiguas mezquitas de la ciudad de Palmira por, según dijeron, acoger prácticas paganas y sacrílegas dentro de sus muros.

No hay comentarios: