lunes, 24 de agosto de 2015

El juez niega la prisión domiciliaria a Elba Esther Gordillo

Elba Esther Gordillo, tras ser detenida en febrero de 2013 /EFE

La que fuera líder del sindicato de maestros y una de las personas más poderosas de México seguirá en prisión

Gordillo pide prisión domiciliaria, por V. CALDERÓN

JUAN DIEGO QUESADA México 24 AGO 2015 - 04:02 CEST


Un juez le ha negado este domingo la prisión domiciliaria a Elba Esther Gordillo, de 70 años, la que fuera una de las personas más poderosas de México. La Maestra, como era conocida por presidir de manera vitalicia el sindicato de maestros, convirtiéndose así durante décadas en pieza fundamental de la política mexicana, había solicitado permanecer recluida en casa a la espera del juicio que tiene que enfrentar por lavado de dinero, delincuencia organizada y fraude fiscal.

El juez que ha tumbado su propuesta, Alejandro Caballero, considera que existe riesgo de fuga de la sindicalista, que posee una mansión en San Diego, California. Uno de los abogados de Gordillo, Marco Antonio del Toro, había argumentado que su clienta sufre artrosis, glaucoma, descalcificación ósea y otra serie de padecimientos que hacían inviable que permaneciera en la cárcel. La PRG -fiscalía- se ha opuesto abiertamente a que recibiera cualquier tipo de permiso penitenciario.

Gordillo fue encarcelada en febrero de 2013, acusada de haberse apropiado de unos 150 millones de dólares de las cuentas del Sindicato de Trabajadores de la Educación, el sindicato más grande de América Latina con más de un millón de miembros. De origen humilde, era de sobra conocido -ella nunca lo ocultó- su gusto por el lujo. El día que la detuvieron volaba en un avión privado.

La Maestra ha sido un actor político fundamental del México de las dos últimas décadas. Militó en el PRI y apoyó a distintos presidentes que acercándose a ella se aseguraban la fidelidad de la mayoría de los profesores del país. Después fundó su propio partido, Nueva Alianza, y se alineó con los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, los panistas -la derecha- que sacaron del poder al PRI por primera vez en 70 años.

La detención de Gordillo hace dos años y medio supuso un golpe de efecto del actual presidente, Enrique Peña Nieto. Dentro del paquete de reformas con el que empezó su mandato incluía cambios en la educación, y la sindicalista se oponía a algunos las nuevas medidas, como la evaluación a los maestros. Desde entonces permanece en prisión.

No hay comentarios: