martes, 25 de agosto de 2015

Poroshenko asegura que el peligro de invasión rusa sigue vivo

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, durante los actos de conmemoración de la independencia del país. / EFREM LUKATSKY (AP)

El presidente de Ucrania asegura que el Kremlin mantiene 50.000 soldados en la frontera

RODRIGO FERNÁNDEZ Moscú


El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha acusado este lunes a Rusia de concentrar más de 50.000 soldados en la frontera con su país y ha asegurado que la amenaza de invasión sigue muy viva. Durante la conmemoración del 24 aniversario de la independencia de Ucrania, Poroshenko ha defendido los acuerdos de paz firmados en Minsk el pasado febrero como solución al conflicto que vive el este del país, donde los rebeldes prorrusos han autoproclamado las llamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

En un discurso pronunciado en la famosa plaza Maidán, en el centro de Kiev, Poroshenko sostuvo que el Kremlin no ha renunciado a la idea de invadir directamente Ucrania o de lanzar una ofensiva de los rebeldes en el interior del país. Prueba de ello es, según el líder ucranio, que Rusia mantiene en su frontera oriental “una agrupación militar de más de 50.000 hombres”. A estos habría que sumar “9.000 militares profesionales de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa” desplegados en los “territorios ocupados”, que es como Kiev define las regiones de Donetsk y Lugansk controladas por los rebeldes prorrusos. Además, Moscú ha entregado a los sublevados 500 tanques, 400 sistemas de artillería y 950 blindados, añadió.


"Estamos dispuestos a rechazarlo"


A pesar de todo ese despliegue, el presidente ucranio aseguró que Kiev es capaz de neutralizar la amenaza de invasión: “El enemigo sabe que estamos dispuestos a rechazarlo y que el precio de una escalada sería sumamente elevado para Rusia”, dijo. Moscú ya está sufriendo las consecuencias de las sanciones impuestas por Occidente, mientras que Ucrania ha fortalecido su capacidad defensiva, opinó Poroshenko apenas unas horas antes de reunirse con la canciller alemana Angela Merkel y su homólogo francés, François Hollande para tratar la situación en el este de Ucrania.

Tanto Merkel como Hollande insistieron en que la vigencia de esos acuerdos es la única vía para estabilizar el país y acabar con las hostilidades. “Hemos venido aquí a implementar el acuerdo de Minsk y no a cuestionarlo”, dijo la canciller, durante una comparecencia conjunta ante la prensa realizada en la sede del gobierno germano, informe Enrique Müller. Merkel y Hollande advirtieron que los principales aspectos del acuerdo no se estaban cumpliendo como el alto el fuego, el desarme y la libertad de movimiento para los observadores de la OSCE, un tema clave de todo el proceso, según Merkel. “Ucrania ha hecho esfuerzos para implementar las reformas prometidas”, dijo Hollande, quien exigió el pleno respeto del acuerdo de Minsk como única garantía para acabar con las hostilidades en el este de Ucrania.

Recrudecimiento del conflicto


El conflicto que enfrenta a las fuerzas de Kiev con los rebeldes de Donetsk y Lugansk —en el que, según la ONU, han perecido cerca de 7.000 personas, entre combatientes y civiles—, se ha agudizado en las últimas semanas, con frecuentes violaciones del alto el fuego que han causado nuevas víctimas. La semana pasada, Rusia —a través de su secretario del Consejo de Seguridad, Nikolái Pátrushev— acusó por su parte a Ucrania de incumplir los acuerdos de Minsk y de querer resolver el conflicto por medio de la fuerza.

“Somos partidarios de la paz, pero no pacifistas. De ahí que aumentaremos el gasto en las Fuerzas Armadas de Ucrania, incrementaremos los sueldos de los militares y reforzaremos el sistema de contrataciones profesionales”, aseguró ayer Poroshenko. Pero lo que no puede hacer, señaló, es prometer la eliminación del servicio militar obligatorio y el cese de nuevas movilizaciones. “En condiciones de agresión, no puede existir un ejército formado exclusivamente por militares profesionales”, añadió.

No hay comentarios: