miércoles, 26 de agosto de 2015

Santos defiende su actuación en la crisis de la frontera con Venezuela

Santos, junto a la canciller María Ángela Holguín y los ministros de Interior y Defensa, Juan Fernando Cristo y Luis Carlos Villegas. / NELSON CÁRDENAS (EFE)

CRISIS ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA »

"No es hora de hacer sonas las trompetas de guerra que algunos quisieran escuchar", asegura el presidente ante las críticas


La crisis de la frontera se vuelve un problema político en Colombia


JAVIER LAFUENTE Bogotá 26 AGO 2015 - 04:57 CEST


Presionado por las críticas sobre su gestión de la crisis en la frontera con Venezuela, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha reafirmado en su postura de buscar una salida por la vía diplomática y del diálogo con las autoridades del país vecino. “No es momento de hacer sonar las trompetas de guerra que algunos quisieran escuchar”, ha asegurado Santos durante una alocución retransmitida a todo el país.

“Es momento de obrar con firmeza, con sensatez y eficacia para solucionar esta situación y defender las vidas y la dignidad de nuestros compatriotas”, ha insistido el mandatario colombiano, quien, por primera vez se ha referido al comportamiento del Gobierno de Venezuela con la deportación de más de un millar de personas: “Exigimos respeto por todos los colombianos: desde los más humildes hasta los más poderosos; desde los más cercanos a nuestro Gobierno hasta los que nos critican ferozmente”.

“Respeto y dignidad” ha exigido en varias ocasiones Santos durante su intervención, en la que también se ha recibido al proceder de las autoridades venezolanas a la hora de deportar a ciudadanos colombianos: “Allanar las viviendas, sacar a la fuerza a los habitantes, separar a las familias, no dejarles sacar sus pocos bienes y marcar las casas para luego demolerlas, son procedimientos totalmente inaceptables y recuerdan episodios amargos de la humanidad que no pueden repetirse”.

Nadie duda que la crisis fronteriza, derivada ya en crisis humanitaria, tiene un trasfondo electoral. Venezuela celebrará unas importantes elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre, mientras que Colombia hará lo propio en los comicios regionales del 25 de octubre. Sobre la repercusión que esta situación pueda tener en las urnas, Santos ha lamentado: “Qué triste ver que esta situación es utilizada en ambos países para promover intereses políticos, que buscan pescar en río revuelto, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones”.

Poco después de la intervención de Santos, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, intentó eludir el tema de la crisis fronteriza durante su programa semanal, En contacto con Maduro, transmitido desde Caracas. No obstante, se mostró confiado en que la canciller colombiana, María Ángela Holguín, tenga la paciencia para escuchar este miércoles en Cartagena las “duras verdades” que le trasladará su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, en la reunión que tienen prevista para dar una salida a la crisis. Aunque nunca se refirió a la declaración que una hora antes había hecho en Bogotá el presidente Santos, Maduro aseguró que este “solo se informa por lo que dicen la revista Semana, El Tiempo y Caracol”, medios que, a juicio del mandatario venezolano, “mienten descaradamente todos los días” sobre la situación que reina en la frontera.

Reiteró su reciente denuncia de que el éxodo de colombianos pone al borde del colapso a los sistemas venezolanos de asistencia social pero, a la vez, dijo que Caracas seguirá recibiendo “con los brazos abiertos” a los colombianos que lleguen en búsqueda de una vida mejor. “Nuestro problema es solo con los paramilitares y quienes nos traen 20 plagas desde Colombia”, aseguró, para rebatir la “campaña mediática” que pretende mostrarlo como un hincha de la xenofobia. Advirtió que “apenas acaba de empezar la respuesta de Venezuela al paramilitarismo colombiano” y anunció el inicio este miércoles de un censo en los seis distritos del limítrofe estado de Táchira donde rige desde el viernes en la noche un Estado de Excepción, “para saber qué es de quién, dónde están los almacenes, dónde están los recursos” y neutralizar a contrabandistas e ilegales.

Así mismo, el sucesor de Hugo Chávez dijo que incentivará la conformación de un “poderoso movimiento” de colombianos “honestos”, residentes en Venezuela, que exprese su apoyo a las medidas que viene adoptando el régimen chavista en los linderos binacionales.

No hay comentarios: