martes, 25 de agosto de 2015

Una oleada de incendios obliga a nuevas evacuaciones en California

Un bombero de California trata de cambiar el rumbo del incendio. / MAX WHITTAKER (REUTERS)

El Estado evacúa 500 hogares y cierra las escuelas cerca de la zona afectada

ROSA JIMÉNEZ CANO San Francisco 25 AGO 2015 - 04:20 CEST


El mes de agosto, que comenzó con numerosos focos en el norte de California, ya controlados, se ceba ahora con el sur del Estados. Un nuevo incendio, en Summit, a 130 kilómetros al este de Los Ángeles, en el complejo Big Bear, ha obligado a las autoridades a evacuar más de 500 hogares.

Los equipos de bomberos han explicado a NBC que la fiereza de las llamadas les ha obligado a usar un retardante de llamas químico desde avionetas para poder sacar de la zona a los habitantes.

Durante el fin de semana tres bomberos han perdido la vida en la localidad de Washington, en California. El camión que los transportaba sufrió un accidente mientras huían de las llamas. Uno de los miembros del equipo consiguió salvar la vida pero sigue ingresado con quemaduras en el 60% de su cuerpo. Desde que comenzaron las llamas, han ardido más de 200 casas en dicha ciudad. El alcalde ha tenido que recurrir a equipos de voluntarios civiles que reciben formación y pasan a apoyar a los profesionales. Las escuelas del distrito han cerrado.


En el Valle Central, la cantidad de ramas y rastrojos secos, se han convertido en el combustible perfecto para nuevos incendios. Algunos de los fuegos, menores, llevan más de un mes sin conseguir apagarse por completo.

En el condado de Freno, el fuego que afecta el Parque Nacional del Cañón de los Reyes, no ha causado daños humanos, pero sí una gran columna de humo que se ve a gran distancia. Los bomberos solo controlan el 7% del mismo.

En total, en el Oeste de Estados Unidos se cuentan más de 65 incendios de relevancia.

No hay comentarios: