miércoles, 9 de septiembre de 2015

Australia se suma a los bombardeos en Siria contra el EI

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, en Canberra (Australia), el 9 de septiembre de 2015. / HANDOUT

GUERRA EN SIRIA »

El primer ministro, Tony Abbott, aceptará a 12.000 refugiados de minorías perseguidas


GRÁFICO La expansión del Estado Islámico


LAURA M. LOMBRAÑA Sidney 9 SEP 2015 - 13:26 CEST


Australia extenderá su operación militar en Oriente Medio a Siria y comenzará a bombardeará objetivos del Estado Islámico (EI) a partir de la próxima semana. En materia de refugiados, el Gobierno australiano ha cedido a la presión de Europa y de las instituciones internacionales y acogerá a 12.000 desplazados sirios e iraquíes. El primer ministro, Tony Abbott, aclaró que deberán ser "mujeres, niños y familias de minorías perseguidas".

MÁS INFORMACIÓN
Occidente se prepara para reforzar su acción militar en Siria
La solución de Australia, la pesadilla de los refugiados
Australia rechaza suavizar la mano dura con los refugiados
¿Necesita asilo? Pídalo en Papúa

Abbott explicó que la intervención militar en territorio sirio forma parte de la operación en Irak, en la que su país participa junto a Estados Unidos y otros países occidentales. Aseguró que el papel de los bombarderos australianos se limitará objetivos del EI: "El EI no respeta las fronteras y apoyan sus ataques en Irak desde Siria. No podemos vencer al EI en Irak sin derrotarlo también en Siria", declaró.

Preguntado por el apoyo creciente de Rusia al presidente sirio, Bachar el Asad, y por las posibilidades de que la guerra derive en un conflicto a gran escala entre Rusia y occidente, Abbott contestó: "Dada la dificultad y la presión bajo la que se encuentra el régimen de El Asad, no es sorprendente que los rusos hayan aumentado su nivel de apoyo al régimen". El dirigente reiteró que Australia no atacará objetivos del régimen.
Viraje en la política de acogida de refugiados

El ejecutivo ha renunciado a su postura inicial de no acoger a ningún refugiado más por encima de su cuota de 13.750 para este año. Cediendo a la presión de sus propios ciudadanos y de la comunidad internacional, Abbott declaró que el país acogerá de forma permanente a 12.000 personas por encima de la cuota establecida.

"Serán las personas que más necesitan protección permanente, mujeres, niños y familias de minorías perseguidas que han buscado refugio temporal en Jordania, Líbano y Turquía", detalló.

El anuncio es controvertido porque un buen número de ministros del gobierno conservador de Abbott y parlamentarios de su partido han reclamado acoger solo a refugiados cristianos. La ministra de Exteriores, Julie Bishop, declaraba el martes: "Creo que las minorías cristianas han sido perseguidas en Siria y aunque el conflicto se acabara, seguirían siendo perseguidas". La ministra citó minorías como los maronitas, los yazidis y los drusos.

Ante la prensa, Abbott aclaró: "Obviamente para los cristianos es un lugar muy peligroso, pero es un lugar muy peligroso para cualquiera que no se someta a las demandas atroces de la secta de la muerte", en referencia al EI.

Varios medios australianos citaron fuentes gubernamentales que indicaban que los primeros refugiados podrían llegar al país antes de Navidad. "Nos moveremos muy rápido, pero todos los que se instalen en Australia estarán sujetos a los exámenes habituales de seguridad, salud y carácter", declaró Abbott.
Ayuda para los desplazados en Siria

Australia también destinará 44 millones de dólares (27.8 millones de euros) al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para proveer a los desplazados en Siria y en campos de refugiados de la región de "comida, manta y material de emergencia para el invierno".


No hay comentarios: