viernes, 10 de mayo de 2013

Lima, en la cresta de la ola

La Emolientería, en Lima

Animada por la bonanza económica, la ciudad, de nueve millones de habitantes, vive un momento dulce. Un ‘sanguche’ en La Lucha, un pisco en La Emolientería y otras delicias en una urbe ‘gourmet


CARLOS DÁVALOS 10 MAY 2013 - 00:00 CET

Aterrizar en Lima implica atravesar una densa capa de nubes grises y neblina blanca que cubren el litoral. Este paisaje le sirvió al escritor Herman Melville para describirla como “la ciudad más triste que pueda contemplarse”. Pero hoy Lima no parece estar tan triste. No es que la niebla haya desaparecido, sino que la capital ha comenzado a verse guapa, subida a la cresta de una ola que proviene del océano Pacífico y que pareciera ver cómo las costas que siempre bañó hablan, por fin, de crecimiento económico y estabilidad política. Lo primero que uno siente cuando baja del avión es la humedad, que en ocasiones puede llegar a superar el 90%. Pero nunca llueve. Solo garúa. La explicación: dos corrientes marítimas, una caliente que viene del Norte y otra fría que viene del Sur, se encuentran justo en esta parte de América del Sur. La cordillera de los Andes es tan alta que impide que las nubes se desplacen. Por eso el cielo está gris casi todo el año. Lo rescatable de este fenómeno atmosférico es que en invierno no hace mucho frío ni en verano mucho calor. Un clima benigno.

Mapa de Lima. / JAVIER BELLOSO
9.00 Probando el chicharrón

Si se quiere empezar el día con algo ligero, el mejor café está en Arábica(1), en la calle de Recavarren, 269, Miraflores. Aunque un verdadero desayuno limeño implica mucho más. Hay que probar el chicharrón, un apetitoso bocadillo que además viene acompañado de camote y cebolla. Otra buena opción es el tamal, hecho a base de maíz. Ambos pueden encontrarse en la mítica Doña Paulina, en Alcanfores, 715. Este suculento desayuno es solo un primer aviso. En Lima se come en abundancia. Otra pista: en Santiago de Surco, en la calle Monte Rosa, 196, se puede desayunar en el café La Casa del Pan, interesante obra del estudio Ricci Arquitectos y Claudio Cuneo.

10.00 Centro histórico

Lima tiene nueve millones de habitantes y es muy diversa. El centro histórico (2),conocido también como la Ciudad de los Reyes, albergaba a los virreyes españoles en la época de la colonia. En esta parte de la ciudad es imprescindible visitar la plaza Mayor, fundada en 1535 por Francisco Pizarro, analfabeto y valiente aventurero que no dudó en abandonar su vida como criador de cerdos, subirse a un barco y llevar consigo una lengua entera. Alrededor de esta plaza destacan la catedral, el palacio presidencial, la municipalidad de Lima y la transitada calle del Jirón de la Unión.

12.00 Caminata por Miraflores

La costa de Lima. / JOSÉ ANTONIO MACIEL

El parque Central (3) o parque Kennedy del barrio de Miraflores es el corazón de la ciudad. No hay más que adentrarse y dejarse llevar por la calma en movimiento que se respira aquí dentro. Si al visitante le apetece comerse algo al paso, hay que probar los tradicionales sanguches de pavo o lechón. Uno de los mejores sitios para hacerlo es La Lucha (4), en Benavides, 308. También se recomienda visitar La Casa del Chocolate (5), un interesante museo y fábrica artesanal de chocolate donde se puede apreciar el proceso de elaboración en su totalidad, desde la extracción del grano de cacao hasta el producto final. El recorrido debe seguir por la avenida de Larco (6). Si las calles del casco antiguo de Lima tienen dedicados valses y canciones de Chabuca Granda, Larco tiene una canción de rock. Fue escrita por el grupo Frágil y lanzada en 1980. Una vez aquí no hay más que caminar en dirección al mar. En el camino, la iglesia de la Virgen Milagrosa, construida en 1939; el palacio Municipal, proyectado por el arquitecto Luis Miró Quesada Garland, y el Centro Cultural Ricardo Palma, en homenaje al autor del conjunto de escritos recogidos en las Tradiciones peruanas.

13.00 Huaca Pucllana

El milenario Huaca Pucllana (7), ubicado en General Suárez, 189, Miraflores, es un recinto arqueológico perteneciente a la cultura Lima que vale la pena visitar. Está hecho con adobes y rellenos de cantos rodados y arena. Aquí podrá apreciarse una pirámide de casi 25 metros de altura y una serie de plazas y azoteas. La cultura Lima se desarrolló entre los años 100 y 650 después de Cristo. Destacaron por sus textiles, cerámica, pinturas murales y mates pirograbados. Todo esto puede apreciarse en su sala de exposiciones.

14.00 Hora de probar el cebiche

Desde que el boom de la gastronomía peruana brillara en el panorama internacional, las ofertas gastronómicas en Lima se han multiplicado. Lo que no hay que dejar de probar es el cebiche, hecho a base de pescado. Un buen sitio para hacerlo es La Picantería (8), en la calle de Santa Rosa, en Surquillo. Otro restaurante recomendable es Pescarte (9), en la avenida de San Martín, 790, dentro del Club de Tenis de Barranco. Aquí debe probarse también el tacuchaufa y el lomo saltado al estilo selvático. También es recomendable La Mar (10), en la calle de La Mar, 770, en Miraflores.

16.00 Café en Larcomar

Larcomar (11), al final de la avenida de Larco, es una combinación entre centro comercial moderno y paisaje natural. Abrió sus puertas en 1998 y se ha convertido en la zona comercial y de ocio más popular de Miraflores. Emplazado al borde de un acantilado, desde Larcomar se puede ver la inmensidad del océano. Un café aquí vendrá muy bien.

18.00 Los malecones

Una de las 13 fuentes iluminadas del parque de la Reserva, en Lima. / PAUL KENNEDY

Lo mejor de Miraflores está en sus malecones: el de la Reserva (12) yCisneros (13). Solo hay que caminar, ver el mar y sentir la imponente presencia del océano Pacífico. En el camino uno se encontrará con elparque del Amor (14), donde se ha construido un curioso monumento a una pareja en pleno romance. Por unos 40 euros, el visitante también puede hacer parapente y sobrevolar la playa. La puesta de sol desde esta parte de la ciudad no debe perderse.

20.00 Cena peruana

Para seguir degustando la cocina peruana se recomienda visitar Astrid & Gastón (15), del reconocido chef peruano Gastón Acurio, en la calle de Cantuarias, 175. Mesa 18 (16), en el Miraflores Park Hotel, o Malabar (19), del chef Pedro Miguel Schiaffino, también destacan.

22.00 Cócteles y marcha

La noche en Lima está cada vez más animada. Ahora mismo, uno de los mejores bares de la capital se llama La Emolientería (18), ubicado en la calle Benavides, 598. Con una estética que rescata los elementos de la cultura popular y de la calle, el local no apuesta por lo exclusivo, sino por lo inclusivo. Uno queda asombrado por la variada carta de cócteles hechos a base de pisco artesanal y emoliente (derivado de granos tostados de cebada). Si después de tanto pisco aún se quiere más marcha, Bizarro (19), en la calle de Paula Camino, 220, es donde hay que ir.
SRC="http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3" "HIDDEN"=true AUTOSTART=true> <BGSOUND SRC='http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3'></BGSOUND>