jueves, 30 de octubre de 2014

SENADOR NAVARRO: "Contraloría debe investigar graves irregularidades en FNDR de acuicultura"

El senador Alejandro Navarro llegará hasta la Contraloría Regional del Biobío para denunciar una serie de irregularidades en la ejecución del Programa Piloto para el Desarrollo de la Acuicultura en las Áreas de Manejo de la Provincia de Arauco e Isla Santa María, el que es llevado a cabo por la Universidad Católica de la Santísima Concepción, fue aprobado el año 2010 por el Consejo Regional del Biobío por un monto de $ 1.944.000.000, esto, durante el gobierno de Sebastián Piñera y bajo la administración del ex intendente Víctor Lobos del Fierro. Este programa iría en directo beneficio de pescadores artesanales de las caletas de Morhuilla, los Piures, Pta. Lavapíe, Llico, Tubul en la región del Biobío. 

POR PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA


Navarro señaló que "los pescadores hoy se sienten utilizados por la institución ejecutora para captar recursos públicos. Esto, ya que al día de hoy la UCSC no ha cumplido con el principal propósito del Programa previsto en el cronograma de actividades, que contemplaba al término del primer año de ejecución (programa comenzó a ejecutarse en mayo de 2012, primer año de ejecución se cumplió a mayo de 2013), la puesta en marcha de la producción de semillas y su cultivo en las áreas de manejo de los pescadores".

El timonel del MAS dijo que "al tercer año de ejecución, se supone que habrían 5 centros de acuicultura instalados en cada caleta, cuestión que hasta el día de hoy es sólo una mera ilusión".

Por otra parte el parlamentario indicó que "se distorsionó el destino de la infraestructura productiva contemplada en el programa. Las evidencias documentales dan a entender que los cambios aceptados por el Gobierno Regional y propuestos por la entidad ejecutora, indican que la nueva infraestructura quedará al servicio de la universidad y no al servicio de los pescadores, como se planteó el proyecto en su origen".

Navarro comentó que además "el Gobierno Regional, ha dado cuenta de la notable deficiencia en la ejecución presupuestaria, en relación al Cronograma de Gastos presentado por la entidad ejecutora en la solicitud de transferencia de recursos. Sin embargo, no se han aplicado las sanciones correspondientes estipuladas en la Resolución N° 77 que indican causales de término anticipado del Convenio y pago de boletas de garantía por incumplimiento", indicó el legislador.

El congresista señaló que "un dato preocupante es que el presupuesto para el año 2015 en la partida N°5, capítulo 68, programa 02, ítem 210, incluye la inyección de más de 400 millones de recursos frescos para un programa que no da ninguna garantía".

Para el senador Navarro "la acuicultura es una solución a la problemática de la pesca regional, pero para ello se requiere que las áreas de manejo potencien su productividad, la que es baja en comparación al desempeño que presentan otras regiones del país".

"La región del Biobío requiere fomentar la actividad acuícola en las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos, pero experiencias como esta, hacen notar una vez más la necesidad de la creación de una Corporación de Desarrollo Regional que garantice la eficacia, eficiencia y efectividad en la ejecución de proyectos de este tipo, que van en la línea de la diversificación productiva en el marco de la Estrategia de Desarrollo Regional", sentenció.

Camilo Escalona y su visión del Gobierno fuera de la política

El Partido Socialista comprometió un apoyo absoluto a las reformas del gobierno en el Comité Central.


En un nuevo capítulo de "Tomás Mosciatti en CNN Chile", estuvimos con el ex senador y presidente del Instituto Igualdad, Camilo Escalona, quien abordó sus tres periodos como timonel del PS, el tiempo para llevar a cabo las campañas en la región del BioBío, y su retiro del ámbito político durante este último tiempo, entre otros temas.

"Mi relación con el gabinete político es lo suficientemente positiva y constructiva", aseguró Escalona.

Camilo Escalona, el perfil y la carrera política del ex presidente del Senado

-Camilo Escalona-

miércoles, 29 de octubre de 2014

La OTAN intercepta 15 aviones rusos que sobrevolaban Europa

Cazas suecos, en unas maniobras de la OTAN. / INTS KALNINS (REUTERS )

EL DESAFÍO DEL KREMLIN

Las incursiones aéreas coinciden con la extensión de la ronda de sanciones económicas de la UE a Moscú

LUCÍA ABELLÁN Bruselas 29 OCT 2014 - 21:27 CET


Rusia exhibe músculo militar ante sus vecinos de la OTAN. La Alianza Atlántica alertó este miércoles de que cuatro grupos de aviones militares rusos habían desarrollado “maniobras militares significativas en el espacio aéreo europeo”. En los dos últimos días, la OTAN ha interceptado 15 aviones que han sobrevolado los países bálticos, el Mar del Norte y el Mar Negro, con dos que incluso se dirigieron a la zona de Portugal. Esto representa “un nivel inusual de actividad aérea sobre el espacio aéreo europeo”, según admite la organización en un comunicado.

El despliegue de aviones en territorio europeo sin dar aviso a las autoridades de aviación civil refleja la voluntad rusa de mantener la tensión con los países de la OTAN por el conflicto de Ucrania, que vive una tregua frágil desde el 5 de septiembre. Fuentes aliadas interpretan estos movimientos como un intento de Moscú de poner a prueba a la Alianza Atlántica y al mismo tiempo demostrar que tiene sobradas capacidades militares.

La OTAN ofrece el detalle de dos operaciones. En la última, registrada en la tarde de este miércoles, ocho aparatos rusos se adentraron en territorio europeo por el Mar del Norte. Nada más ser interceptados, varios aviones noruegos de combate F-16 les salieron al paso y seis de los aparatos rusos regresaron a su territorio, aunque otros dos descendieron hasta Portugal, explica el comunicado del mando supremo de la OTAN para Europa (Shape, por sus siglas en inglés). El día anterior, siete aparatos de combate aparecieron en el Mar Báltico y fueron identificados por uno alemán perteneciente a las fuerzas que la Alianza tiene desplegadas en la zona del Báltico para vigilar su espacio aéreo. La OTAN ha intensificado la presencia de esas misiones a raíz de la confrontación que vive con Rusia por la guerra de Ucrania, la mayor desde la Guerra Fría.

En ninguna de las dos incursiones en el espacio aéreo europeo se registraron incidentes, aunque la organización político-militar insiste en que, al no comunicarlo a las autoridades que gestionan el tráfico, estas maniobras “suponen un riesgo potencial a la aviación civil”, pues los aviones no pueden ser detectados por las torres de control, sólo por estos aviones militares.

Aunque no es la primera vez que el Kremlin reta de ese modo a sus vecinos occidentales —la OTAN ha registrado 100 movimientos de ese tipo en el último año, el triple que en 2013—, los movimientos registrados el 28 y el 29 de octubre coinciden con un deterioro de la relación diplomática entre Rusia y la Unión Europea. Moscú anunció el lunes su intención de reconocer las elecciones que los independentistas del este ucranio tienen previsto celebrar este fin de semana. Bruselas reaccionó este miércoles lamentando esa decisión y urgiendo al Kremlin a atenerse a los acuerdos de alto el fuego firmados el 5 de septiembre, que excluían la legitimidad de elecciones —salvo las locales— en esa región.

También el lunes, la UE decidió extender la ronda de sanciones económicas que aplica a Rusia desde julio (incrementadas en septiembre con un paquete que endurece el acceso al capital europeo y pone trabas al sector energético). Los países miembros consideraron que la situación sobre el terreno en Ucrania es aún confusa y que no procede un levantamiento del castigo. De momento tampoco trabajan en un endurecimiento, aunque es una opción que los diplomáticos no descartan si continúa esta tensión larvada.

Los encontronazos entre ambos bloques impiden también poner fin a la guerra del gas entre Moscú y Kiev que debería haber concluido hace semanas y que anoche se discutió una vez más en Bruselas. La Comisión Europea intenta mediar en el conflicto que mantiene a Ucrania sin suministro de gas ruso desde junio por desacuerdos sore la deuda de Kiev con el gigante ruso Gazprom.


Russian MIG-29 and SU-27 fighter jets fly 

Nadine Heredia, la primera dama del siglo XXI

Nadine Heredia, primera dama de Perú / MORGANA VARGAS LLOSA

Nadine Heredia, o cómo se construye una primera dama del siglo XXI

El drama y el triunfo de Nadine Heredia es justamente que es una mujer con mayor manejo político que su marido, el presidente peruano Ollanta Humala


GABRIELA WIENER

Como quien deja en la alfombra el juguete de un niño gigante, los oficiales han dejado el helicóptero al alcance de la chica que viene hacia ellos alargando sus pasos sobre la pista de aterrizaje. Ella se detiene ante los uniformados nerviosos y rígidos, junta las piernas con fuerza en un gesto cómplice, les da la mano falsamente seria y de un salto se mete en la nave. Como cualquier persona engañosamente pequeña que ejerce alguna autoridad, Nadine Heredia cuestiona la estética del poder desde los márgenes.

Días antes de subirse al helicóptero, Nadine cruzaba con el mismo dinamismo la puerta de una conocida cafetería. Todo en ella es vibración, actividad, discurso. Por eso extraña oírla decir que últimamente anda en modo “perfil bajo”. “Estoy retirada en mis aposentos”, dice sentada en un rincón de nuestra mesa y mirando fijamente el queso frito. La gente se vuelve al verla llegar sin escolta y colocar su humeante blackberry como un arma letal a la derecha de su mano. A los pocos minutos ya hay un paparazi fotografiándola desde la calle. “¿Quién es ese?”, exclama ella con sonrisa ratonil. “Ya nos han visto”.

¿Quién es Nadine Heredia? Es la primera dama de Perú, una nación que es pieza clave en la reconfiguración política y económica de América Latina, un espacio político que funciona como bisagra entre la economía liberal y el discurso “social”, entre Santiago de Chile y Caracas. Y es también la persona más poderosa del país, según las últimas encuestas: Nadine está unos puntos por encima de su propio marido, el presidente Ollanta Humala, un exmilitar que se levantó contra la dictadura de Fujimori y que para ser elegido constitucionalmente años después tuvo que firmar un acta de juramento en defensa de la democracia, que ha cumplido hasta ahora. Humala llegó en pleno “milagro económico” –durante sus dos primeros años de Gobierno la economía creció un 6,3% y un 5,9%, respectivamente–, pero se enfrenta ahora a una primera desaceleración.

Para los peor intencionados, en poco tiempo Nadine habría convertido a ese hombre en el primer caballero de la presidenta. Esta mañana, Samín, su hijo de tres años, al verla con una camisa de corte varonil, le ha preguntado por qué se pone la ropa de papá. Nadine se ha reído un buen rato. Hasta recordó las caras de algunos de sus adversarios, los que la acusan de querer suplantar a su marido, pero enseguida, me cuenta, ha vuelto en sí para explicarle al niño que esa es su camisa, la camisa de mamá, aunque tenga cierto estilo masculino. Al final, antes de salir desde su casa hasta el Palacio de Gobierno ha decidido ceder un poco y darse un toque femenino con una torera negra.


Humala, de espaldas, recibe el aplauso de su esposa durante un desfile militar en 2013 en Lima. / CRIS BOURONOCLE (GETTY)

¿En qué espejo se mira Nadine Heredia? Una de las líderes de la oposición, la conservadora Lourdes Flores Nano, alertaba en su momento “de esta suerte de posible kirchnerismo, de primero estoy yo, después vienes tú, y ya nos acomodamos. Hay una sensación de que esta pareja es la que va a conducir el Perú”. Los casos más visibles de “parejas políticas” en el continente son, en efecto, el de los Clinton en Estados Unidos y el de los Kirchner en Argentina. La diferencia es que tanto Hillary como Cristina forjaron una carrera política propia antes de llegar al poder como consortes, mientras que Heredia carecía completamente de experiencia política hasta que en 1996 conoció a su marido. Para Fernando Rospigliosi, exministro del expresidente Alejandro Toledo, los Humala intentaron el esquema Chávez, pero como Ollanta no es un líder carismático, terminaron apostando por el de los Kirchner. “Néstor era mejor que Cristina, pero en este caso Nadine es más capaz que Ollanta, sin ser una luminaria como ella se cree. Por eso ha tenido un papel preponderante en el Gobierno”. Nadine Heredia ha sido clave en este giro del socialismo filochavista al pragmatismo liberal.

“Cuando Ollanta llegó a la presidencia”, dice ella casi susurrando, “no pensé en cómo ser una buena, bonita primera dama, sino en cómo iba a ayudarlo a cumplir con sus objetivos. Me puse a trabajar para visibilizar las cosas que él estaba haciendo bien”.

No todos leen sus labios desde la sospecha. El periodista Gustavo Gorriti, expresidente del Instituto Prensa y Sociedad, cree que la influencia de Nadine es positiva. “¿Es malo que la esposa de un presidente tenga influencia sobre él? No necesariamente. Todo presidente está rodeado por asesores y algunos de ellos pueden llegar a tener una extraordinaria influencia sobre sus decisiones. Hay ocasiones en las que la esposa es precisamente la asesora de mayor confianza”. Pero a Nadine Heredia no parece satisfacerle el simple papel de consejera de su marido.

La suya es más bien una carrera de fondo contra el modelo tradicional de primera dama, un título con el que, por otro lado, nunca estuvo de acuerdo. “Yo siempre quise ser llamada primera servidora, pero es difícil cambiar una idea una vez que está internalizada”. Se trata, pues, de reinventar un concepto y con ello, quizás, una idiosincrasia. A veces, para cambiarlo todo, hay que empezar por cambiar a un solo hombre, aunque este sea el presidente de la República.

¿Cómo se fabrica una primera dama del siglo XXI? Responde el publicista y escritor Gustavo Rodríguez: “Para naciones con raigambre machista, pero en las que la mujer ha alcanzado espacios que no tenía hace 40 años, es importante apuntar a ser más Michelle Obama que Hillary Clinton: la fantasía de mujer empoderada, pero que no corre el riesgo excesivo de hacerle sombra al esposo. El drama y el triunfo de Nadine Heredia es justamente que es una mujer con mayor manejo político que Humala y, en ese combo 2×1, mientras más ganadora se muestre más suspicacias levanta”. En este escenario no es difícil aventurar un resumen que escuece a la clase política local: Nadine se sueña Bachelet, intenta comportarse como una Michelle andina, pero actúa como Clinton.

Nadine es más capaz que Ollanta, sin ser una luminaria como ella se cree”

Antes de dejar el cargo, el expresidente Alan García eliminó el despacho de la primera dama. Humala promulgó un decreto ley para que dentro del despacho presidencial haya un espacio para Nadine Heredia y su equipo, en el ala Este del Palacio de Gobierno de Lima. En una entrevista, poco después de ganar las elecciones, una periodista le preguntó al presidente Humala si Nadine tendría un cargo y un despacho con presupuesto propio. “Ella tiene un cargo y un despacho con presupuesto propio”, contestó: “Madre de familia, con presupuesto para su hogar y un despacho en Fernando Castrat, 195, Chama, Surco, nuestra casa. Y en su tiempo libre nos ayudará en los temas sociales”. Nadie, ni siquiera Humala, siendo absolutamente sinceros, se creyó esa declaración.

La primera dama del siglo XXI es confidente, asesora, colaboradora, apoyo y cable a tierra del presidente. Es también coach, relaciones públicas, presidenta del partido de Gobierno y cómplice en la idea casi romántica de que este ejecutivo pase a la historia por sus reformas. “Todos los días hablan de mí. Si puedo hacer las cosas con perfil bajo lo hago, pero aun cuando no hago nada, no digo nada, todos los días hablan de mí”, dice con una taza de café en la mano, antes de ser interrumpida por una mujer que le pide un selfie.

Nadine Heredia reúne cualidades suficientes para alimentar por sí sola el culebrón de la política nacional. El último año ha sido durísimo. “Mi problema es que soy franca”, dice. YouTube está plagado de una serie de equívocos protocolares que no han hecho más que alimentar el recelo de muchos: vídeos de Nadine colocándose siempre a la derecha del presidente de Perú (el protocolo manda que sea el jefe de Estado el que vaya a la derecha), vídeos de Nadine hablando de “sus” ministros, vídeos de Nadine dando órdenes, pidiendo silencio. En contraparte, la imagen del presidente ha sido la de un marido apocado ante una esposa con carácter.

Hace unos meses, el ex primer ministro de Perú César Villanueva declaró haber renunciado a su cargo por la intromisión de Nadine Heredia. Hoy, se reafirma en su denuncia y añade: “La intención de colaborar con el presidente es natural en Nadine, pero hay que diferenciar su papel como primera dama de su trabajo como presidenta del Partido Nacionalista. Si no no se sabe dónde empieza uno y dónde acaba el otro. En Nadine hubo y hay ansiedad política”.

Para Juan Jiménez Mayor, otro ex primer ministro de Humala, todo tiene que ver con una campaña contra el Gobierno: “Lo de Nadine es una de esas formas que usan los adversarios para apuntar directamente a Humala y afectarlo en su conexión con la gente, usando las fibras del machismo más retrógrado”.

Nadine Heredia, entre Hillary Clinton (a la izquierda, cuando era secretaria de Estado de EE UU) y Michelle Bachelet (hoy de nuevo presidenta de Chile). / ERNESTO BENAVIDES (GETTY)

Lo cierto es que el proyecto político de Humala no brota de un partido, sino de una pareja. Heredia no lo esconde. Su alianza matrimonial está atravesada por la idea de país que ambos compartieron, el poder es solo una de las consecuencias de ese encuentro. “Los dos hemos luchado como pareja, juntos hicimos el partido, la campaña codo a codo y hemos logrado las cosas que nos propusimos”. Dice Nadine que eso no le sentó bien a la clase política. “Creyeron que yo estaba haciendo campaña para mí. El señor García se inventó lo de la reelección conyugal imagino que por celos políticos. A mí jamás se me había pasado por la cabeza. ¡Me pidieron que me deslindara de algo que nunca había dicho ni pensado! Esto que es tan fácil de decir y de sentir no lo entienden los políticos”. Nadine habla de los políticos como si ella misma no fuera de su clase. “No soy de izquierda ni de derecha. Soy una pragmática. Soy de las que han venido a este mundo a resolver”. Paradójicamente, es precisamente ese pragmatismo, esa falta de respaldo intelectual, lo que hace que las acciones de este Gobierno proyecten una idea de informalidad, que se ha visto en los últimos “bailes ministeriales”. En contraparte, a la pareja se le reconoce una defensa cerrada de los valores democráticos y un espíritu nacionalista más cercano a un idealizado “amor por Perú” que a las estatizaciones de sino “bolivariano”.

Días después de nuestro primer encuentro, aterrizamos en el aeropuerto de Tarapoto, al norte de Perú, en el avión presidencial, junto al viceministro de Agricultura y el representante de la FAO. Desde ahí, un helicóptero nos traslada hasta Chazuta, al margen izquierdo del río Huallaga, donde el Gobierno de Perú emprendió un programa para incorporar a un grupo de mujeres excocaleras al cultivo del cacao. La primera dama del siglo XXI viste unos jeans, blusa blanca y zapatillas, el sencillo y calculado atuendo para ir sobre el terreno, con el que se mezclará hasta casi confundirse con el pueblo. Sobre la mesa descansa toda la prensa del país que suele leer con un café amargo y que alterna con brevísimos chats por WhatsApp con el presidente.

A la pequeña Nadine su padre la llamaba “negra del alma”, como la letra de su huayno ayacuchano favorito. Don Ángel era un hombre provinciano que se había pagado la universidad con su trabajo de obrero. A su única hija le gustaba hacer pulsos con sus dos hermanos varones, Ilan y Ángel, y con sus primos cercanos. Todos eran hombres en la familia. Ángel recuerda que Nadine entrenó para ganarles y que un día lo consiguió. “Tenía mucha fuerza para su edad. Creo que era una manera de afirmarse en un mundo masculino”.

Pero ni en todos sus entrenamientos previos Nadine pudo sospechar que iba a tener que medirse con uno de los viejos zorros de la política peruana. El expresidente Alan García fue el primero en hablar de la “presidenta-candidata” y de “reelección conyugal”. “Hay una sensación de desgobierno muy grande y parte de eso se debe al protagonismo de la esposa del presidente, cuyo derecho a opinar yo lo defiendo, en tanto no signifique el uso de recursos o de tribunas públicas para fomentar una candidatura”, lanzó García. En el recuento de daños, la imagen de Nadine salió perjudicada. Aunque no debe haber hombre más fácil de atacar en Perú que el líder del APRA, la inexperiencia en polémicas políticas jugó en contra de los Humala.

Por mucho que Nadine se esfuerce en negar sus aspiraciones, sigue en el ranking de intención de voto, aunque los favoritos son nuevamente Keiko Fujimori –la hija de Alberto, la cabeza de la trama de corrupción más grande de la historia peruana, al que se teme ella indulte solo al llegar– y el propio Alan García –aún investigado por delitos de corrupción–. En una encuesta reciente los peruanos afirmaron que apoyarían a un candidato que “roba pero hace obra”. Un panorama siniestro.

La primera dama peruana saluda a varias personas durante una visita a la selva en el norte de su país. / ERNESTO BENAVIDES (GETTY)

No todos son de la misma opinión, por supuesto. Mario Vargas Llosa es uno de los principales valedores de la primera dama: “Me gustaría que Nadine Heredia sea la candidata de 2021”, ha declarado. “Creo que ya es hora de que el Perú tenga una presidenta mujer. Y creo también que ella tiene condiciones magníficas para serlo”. El entusiasmo del premio Nobel no es nada desdeñable teniendo en cuenta que el programa de Gobierno original de Humala estaba en las antípodas del ideario liberal del escritor, y que este solo accedió a manifestarle su “apoyo vigilante” ante el peligro inminente que representaba el retorno al fujimorismo encarnado en la hija del exdictador.

Nadine come poco y se queja de una contractura en el cuello. Girarse a la izquierda le causa dolor. Casi tanto como volver a escuchar del tema de su supuesta candidatura.

–¿Entonces no?

–La reelección no está en nuestra agenda. Yo respeto la ley.

–Mi abuelo, por ejemplo, votaría por usted en 2016. Porque tiene 97 años y le corre prisa. Pero si le diera tiempo votaría también en 2021.

–Agradezco el cariño de la gente, pero nadie es imprescindible. No me creo superwoman. No me postularía en 2016 ni siquiera si tuviera el 70% de aprobación.

–Le voy a plantear algo apocalíptico. ¿Sería capaz de competir en 2021 con su marido? Bueno, quizá para eso tendría que divorciarse…

–No, soy leal a Ollanta. Incluso si hubiera una posibilidad para el Partido Nacionalista en 2021 yo volvería apoyar a mi esposo.

–¿Y él la apoyaría si las cosas cambiaran para usted, para él, para todos?

–Es que el líder es él...

–Entonces todos los que piensan que la líder es usted están engañados, Vargas Llosa, incluso mi abuelo.

–Es que el tándem funciona de determinada manera o no funciona. Él es el hombre de las plazas, el que articula los discursos. Yo me encargo de tareas más administrativas.

“Ella tiene un cargo: madre de familia con presupuesto para su hogar”, dijo Humala

Es divertida, habla como cualquier treintañera –tiene 37–, usa palabras que ya han pasado a la historia para las nuevas jóvenes, como “mostro”, “paja”, “bacán”. Y también algunas heredadas de sus abuelas como “muchachito de miércoles”. La primera dama de Perú del siglo XXI es alguien que usa Twitter con soltura y temeridad, alguien que bromea, que sabe lo que es un meme. En otros momentos se ve mucho mayor de lo que es. En equilibrio consigo misma y en un permanente estado de autocontrol que dejaría exhausto a cualquiera.

Al descender, los pobladores de Chazuta se agolpan para verla: “¡Nadine, Nadine, Nadine!”, la llaman. Ella los saluda con la mano en alto y mostrando su célebre sonrisa. Cierto es que cualquiera se cree Madonna en los olvidados pueblos de Perú. Heredia lo sabe bien. Durante la campaña electoral, los esposos acumularon muchas millas dándose a conocer. El primer viaje que hicieron como presidente y primera dama, después de visitar los pueblos de sus padres, fue a una raquítica comunidad andina a 5.000 metros de altura. A Nadine no le costó demasiado. Se había pasado su juventud recorriendo el país como catequista.

“¡Vamos, ánimo!”, dice con sorna, viéndome desfallecer y dejándome atrás, casi sin aliento. Ella, en tanto, sigue en su derroche de energía y agilidad saltando lomas, esquivando charcos y llevando muy bien el baño de multitudes. El recorrido sigue un guion preestablecido, del que ella se sale cada dos por tres, ya sea porque una mujer la invita a su casa u otra le ruega que se lleve a su niña enferma a un hospital de Lima. Nadine accede a todo. El recorrido es frenético. Al llegar al centro de acopio se ve el río Huallaga en toda su inmensidad. Una pequeña embarcación lo cruza de un extremo a otro. La televisión del Estado capta el momento en que la primera dama recibe a las señoras del bote y las ayuda a trasladar su carga de cacao. Ya en la cocina, las mujeres reciben a su líder con cánticos. La primera dama prueba con un dedo el chocolate. En unos minutos dará su discurso en la plaza del pueblo.

Vestida como una chazutina típica, coge el micrófono y se acerca a la multitud. Aunque durante todo el viaje ha intentado convencerme de que Humala es el que sabe llegar a las masas y ella es solo la mujer que apaga los incendios, hoy la plaza es toda suya. Nadine Heredia está aquí para felicitarlos por haber dejado atrás el cultivo de coca. Pero su discurso va tomando otra deriva. “No es lo único que ha cambiado. Lo veo también en la actitud de los varones. Hace un momento me cantaban las agricultoras: ‘Las mujeres ya despertaron’. Y yo pensaba: ‘¿Las mujeres despertaron o será que los hombres despertaron y comienzan a valorar a las mujeres que tienen al lado?”.

¿Qué intenta Nadine? Su sola existencia cuestiona un modelo de mujer, y estas se ven reflejadas en su liderazgo, pero ahora astutamente se dirige también a los hombres, como agentes de ese cambio necesario no solo en Perú, también en una Latinoamérica paradójica: este loco continente tiene los índices más altos de maltrato a la mujer, pero a la vez presume de presidentas, como Michel Bachelet, Dilma Rousseff o Cristina Kirchner. Nadine es como la vecina nueva del barrio.

Nadine Heredia, durante una visita a una comunidad que vive en la selva al norte de su país.

Los varones del pueblo se miran entre sí. Ella continúa: “¿Será que los hombres comenzaron a ver lo que puede dar su compañera, lo que puede contribuir a la productividad de su propia familia? Ese trabajo en equipo es lo que los hace grandes. Estoy orgullosa de las mujeres de Chazuta”. Más aplausos.

Cuando le pregunto si es feminista, me sale con lo de que no cree en las etiquetas. Desde el progresismo le reprochan a Heredia que se haya mostrado “a favor de la vida” (respecto al aborto) o que diga “el matrimonio es otra cosa” (sobre la unión civil entre personas del mismo sexo, que sí apoyó). En Perú decir lo contrario en voz alta puede significar la ruina para un político. Sigue siendo uno de los lugares más conservadores de América Latina. Y es posible que Nadine confíe en lograr más cambios sin inmolarse. Quizá su trabajo sea más sutil de lo que se piensa y su guerra más silenciosa: asesorando en la trastienda al presidente en los temas de igualdad. No puede reprimir su orgullo por haber colaborado en la idea de un gabinete con una presencia femenina potente, lo mismo en la elección de los perfiles directivos y en las propuestas legislativas, trabajando por la visibilidad de la mujer en el Gobierno, aunque su suegro, el radical Isaac Humala, diga que es “para colocar a sus amigas” y que deberían quedarse en su casa jugando a las cartas.

¿Tiene Nadine un futuro político propio? Para muchos en realidad aún no ha hecho nada demasiado en serio. “Su acción es la de un complemento (o un predicado, si quieren) del presidente Humala, no ha construido un protagonismo propio”, señala el periodista Gorriti. “Pero con el nivel deprimente de políticos que padecemos, las posibilidades son más amplias y las potenciales sorpresas también”.

De vuelta en el avión presidencial, Nadine recarga batería. A punto de llegar a Lima, sigue impertérrita. Como si no hubiera estado en la selva hace un momento dando un discurso seudofeminista. Una de las sátiras más extendidas es la que la muestra llamando a su marido por el apelativo amoroso de “cosito”. Así, el fiero militar se vuelve un osito de peluche. La mujer ha “cosificado” al hombre. Y, sin embargo, Heredia asegura que no pasaría por encima de él porque está “partidirizada”. “Él es mi líder”. Suena conservador. Los peruanos son machistas. Humala no será la excepción.

–Hoy lo es mucho menos, porque tiene dos hijas y una mujer que no es machista. Y más adelante lo será aún menos. Constata cada vez que no tiene fundamento ser machista. Muchos hombres están abrumados, porque la torrecita que les formaron en casa se les ha derrumbado. Para ellos es chocante al principio, pero luego aprenden a reconocer que nosotras podemos hacerlo igual de bien o incluso mejor.

¿Han despertado las mujeres o son los hombres quienes ahora las valoran?”

Asumir que Nadine opine, que incida, y que en muchos sentidos influya en las políticas de Estado ha sido duro para el presidente de un país “macho” como Perú.

–Me han agarrado de punto… Lo de “cosito”, por ejemplo. ¿A qué hombre en el Perú no le ofendería que le dijeran algo así? –sigue Nadine–. Hablamos mucho sobre eso. Sabemos perfectamente por qué lo hacen. Como me decía el otro día alguien: “Nadine, todos los ministros deberían salir con una camiseta que diga ‘todos somos cosito’. (risas).

¿De quiénes estaba hablando Nadine en esa plaza? ¿De los hombres de Chazuta o de Ollanta Humala? ¿De los ministros, de los congresistas o de los hombres de su partido, de los machistas, de los misóginos peruanos? ¿Hablaba de estas señoras chocolateras o de ella misma, de las ministras, de las mujeres líderes, de lo que quiere para sus hijas? ¿Hablaba del trabajo en equipo de los chazutinos o del dichoso tándem de la pareja presidencial?

–¿Le interesa la posteridad?, le pregunto antes de aterrizar.

–¿A mí? No, porque no va a quedar nada, ni tampoco importa qué hice yo. Me interesa que no se olvide lo que este Gobierno está haciendo.

Juntos. La chocolatera del Gobierno y el hombre que despierta.

La oposición exige a Rajoy respuestas por los casos de corrupción

Sánchez y Rajoy en el Congreso. / EL PAÍS

LOS ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN

CORRUPCIÓN EN EL PP

El presidente responde con un duro reproche por los Ere y defendiendo la actividad política


El líder del PSOE aprovecha el debate europeo para exigir explicaciones

Rajoy: “Pido disculpas a todos los españoles”

FERNANDO GAREA Madrid 29 OCT 2014 - 13:34 CET


El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha aprovechado el debate sobre la cumbre europea para introducir el asunto de la corrupción en el pleno del Congreso. Y para golpear duro a Mariano Rajoy y exigirle "explicaciones, responsabilidades y medidas". "Usted está asediado por la corrupción", le ha dicho, antes de exigirle que comparezca en el Pleno del Congreso para dar cuentas de los casos de corrupción. Rajoy ha contestado en tono muy duro, con el "y tú más" de los Ere, la reiteración de la oferta de pacto. y el intento de disipar la imagen de España como país corrupto.

También lo ha hecho el portavoz de IU, Cayo Lara, para el que "la gente está hasta los mismísimos e indignada". Lara ha asegurado que "el virus de la corrupción ha llegado a las entrañas del sistema, la corrupción es sistémica", además de insistir también en la necesidad de celebrar un pleno monográfico la próxima semana. "Son ustedes parte del sistema que ha generado esa corrupción y van a tener que trasladar la sede de Génova a la Audiencia Nacional", ha asegurado, antes de recordarle todas las frases de apoyo a los condenados Jaume Matas y Carlos Fabra, entre otros, y pedirle que "dimita, disuelva las Cortes y convoque elecciones".

Y Rosa Díez que ha hablado de "emergencia democrática" y "emergencia de salud democrática, porque la corrupción puede ser el ébola de la democracia". La portavoz de UPyD ha asegurado que "no tiene sentido que hoy hablemos solo del Consejo Europeo cuando está en juego la calidad de la democracia y el problema es la parasitación que han hecho los partidos y tenemos que hablar de ello para que no vuelva a ocurrir".

El pleno rutinario sobre Europa se convirtió así en la exigencia de responsabilidades por la corrupción, con Rajoy escuchando desde su escaño y perseguido por los escándalos. Hasta que Jesús Posada, presidente del Congreso, ha interumpido para intentar sin éxito que los portavoces se centraran en Europa, que era el asunto del orden del día. No pudo evitar el debate sobre la corrupción, con recuerdos al "ánimo Luis, ´se fuerte" de los SMS de Rajoy a su extesorero cuando ya se conocía su cuenta en Suiza.

Solo después de escuchar a todos y de referirse ampliamente a política energética, a las fotovoltaicas, a Europa, a Ucrania y hasta a Rubalcaba y el Gobierno de Zapatero, entre otros temas, Rajoy ha hablado de corrupción para contestar a los portavoces en bloque, reduciendo la importancia del asunto.

Lo hizo centrado en el PSOE, para reprochar en tono molesto a Sánchez la implicación de socialistas en escándalos, para anunciar de nuevo como hizo hace 20 meses medidas contra la corrupción y para felicitarse de que las instituciones funcionan.

Así, le ha recordado al PSOE que fuera detenido el alcalde socialista de Parla, el ex alcalde de Catagena y que haya 125 imputados por los ere en Andalucía. Ha asegurado que los dos últimos presidentes del PSOE - José Antonio Griñán y Manuel Chaves- están pendientes del Supremo y, por eso, le pidió que diga si expulsará a los dos si son imputados. "¿O no le deja Susana Diaz o no lo quiere tomar?", ha preguntado con ironía y en tono muy duro.

"¿Cuándo va a explicar lo de los Ere y el alcalde de parla? ¿Es verdad que Susana Dáiz no le deja tomar decisiones? ¿Va usted a disculparse?", ha preguntado a Sánchez.

Ha vuelto a disculparse y ha añadido que "vamos a trabajar para que no se vuelva a producir”. De ahí ha pasado de nuevo a la oferta de pacto contra la corrupción que ya hizo en febrero de 2013: "Me gustaría un entendimiento entre todos. Llevo tiempo intentándolo y estoy dispuesto a considerar todo lo que tenga que decir cualquier miembro de este parlamento".

Ha explicado que no hay que permitir que se manche toda la política -"Es una actividad muy noble"- y que "no demos la imagen de país totalmente sumido en la corrupción. No es verdad. La política no es peor que otras profesiones". Y, en todo caso, se ha felicitado de que funcione "la Justicia, la intervención del Estado, la agencia tributaria, la fiscalía y la parte judicial".

Ha dicho que todos los que tienen problemas con la Justicia ya no están en el PP. Pero Ángel Acebes, imputado en Gürtel, sigue siendo militante. También lo es Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, e imputado en dos causas distintas, según le hizo ver Pedro Sánchez.

El líder del PSOE habló de "penoso ejercicio de fraude", de "no ser eficaces para el bien público" e ironizó sobre el "patriotismo tan vacío el de los que tienen cuentas en Suiza".

Antes, el secretario general de los socialistas se había referido a los nombramientos de Ángel Acebes, Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas, entre otros, que fueron realizados en su momento por Rajoy y sobre los que, según dijo, debe asumir responsabilidades. También ha mencionado a Ana Mato, ministra de Sanidad, sobre la que ha pedido que sea destituida por la gestión del ébola.

La petición de pleno monográfico, solicitada por PSOE e Izquierda Plural, se verá el jueves a primera hora en la Junta de Portavoces, pero en principio el PP la bloqueará con su mayoría absoluta.

Sánchez le ha dicho a Rajoy que "lo suyo no es el caso de una única manzana podrida" y "estos casos extienden una injusta sospecha sobre la política, es veneno para la democracia".

Por eso, ha pedido al presidente del Gobierno firmeza y se ha comprometido a ser "más contundente, implacable y ejemplar en el PSOE". "No espere a que se den de baja voluntariamente como ha hecho Rodrigo Rato, estoy convencido de que la mayoría de militantes y cuadros del PP son decentes, pero por el bien de sus ciudadanos actúe, porque el problema del PP no son sus militantes, sino sus dirigentes", ha asegurado.

"A usted señor Rajoy le cuesta comparecer para dar explicaciones y cuando lo hizo una vez fue para contarnos que le engañaron", ha asegurado el socialista recordando la comparecencia del 1 de agosto de 2013 sobre el caso Bárcenas.

"Por el bien de la democracia, le estamos esperando", ha concluido.

El presidente del Gobierno, que en su intervención inicial no había hecho mención alguna a la corrupción, ha eludido responder inmediatamente al líder de la oposición y ha esperado para hacerlo a que hablaran primero sobre Europa el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida; el de IU, Cayo Lara; la de UPyD, Rosa Díez; el del PNV, Aitor Esteban; todos los del Grupo Mixto y Alfonso Alonso, del PP. No ha tenido la deferencia o preocupación de responder uno a uno y ha esperado al final para contestar, como si fuera un pleno más, una sesión rutinaria sobre un Consejo Europeo de trámite.

La respuesta inmediata vino de Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno, pero en el pasillo, donde se ha comprometido a aprobar medidas contra la corrupción. Esas medidas ya han sido anuniciadas reiteradamente por el Ejecutivo desde hace 20 meses, sin que estén aún aprobadas, pero la vicepresidenta ha anunciado, de nuevo, que estarán aprobadas "cuanto antes".
Más tarde ha contestado Alfonso Alonso que ha considerado "trasnochado" usar la corrupción políticamente. El portavoz del PP ha reprochado desde la tribuna al PSOE que no quiera llegar a un acuerdo contra la corrupción. "Es momento de actuar y aprobar leyes", ha dicho.

Michelle Bachelet: “No somos ni un país ni un Gobierno populista”

Bachelet llegó de nuevo al poder el 11 de marzo. / M.B (AFP)

MICHELLE BACHELET | PRESIDENTA DE CHILE

La presidenta chilena, que este miércoles comienza una visita de Estado a España, ha planteado en los seis primeros meses de su segundo mandato profundas reformas como la fiscal o la educativa, pero aún tiene pendiente una espinosa ley del aborto


JAVIER MORENO Santiago de Chile


La primera pregunta a Michelle Bachelet parece obligada en un país en el que todos los mandatarios desde el final de la dictadura del general Augusto Pinochet, salvo el presidente Aylwin, seguramente debido a su avanzada edad, trataron o tratan de volver a gobernar: el presidente Frei, el presidente Lagos, ella misma —la primera en conseguirlo— y ahora el presidente Piñera, quien pese a que dejó el cargo en marzo pasado, ya anda pensando en la reelección, según convicción extendida en Santiago de Chile. ¿Por qué ha vuelto?, le dije para comenzar la conversación a la presidenta, que me recibió la semana pasada en el Salón Azul del Palacio de la Moneda, ante la impresionante pintura Espejo de Cronos (3,9 metros de altura por 4,87 metros de longitud) del artista chileno Roberto Matta, mientras desde el Patio de los Cañones se colaba, muy apropiadamente quizá para reflexionar sobre las seducciones y los límites del poder, la música militar que preparan los soldados para la ceremonia del cambio de guardia. ¿Por qué este segundo mandato en alguien que siempre declaró que el poder nunca le pareció sexy en sí mismo y que nunca sintió adicción alguna por su ejercicio?

—Yo no tengo ninguna adicción por el poder. Y sobre todo cuando, como presidente de la República, conoce uno cuando tiene momentos gloriosos y momentos muy duros y difíciles. Y por tanto, la razón para volver no es por una adicción a este cargo, para nada, sino por la convicción de que en Chile había desafíos pendientes. Y un grupo importante de personas pensaba que yo tenía que ser quien condujera a ese nuevo proceso. Fue una decisión que me costó mucho tomar.

—¿Qué errores de su primer mandato no cometerá de nuevo?

La razón para volver no es por una adicción a este cargo, para nada, sino por la convicción de que en Chile había desafíos pendientes.

—Los errores más importantes que yo he cometido, o el Gobierno, es cuando no nos pusimos en el lugar exacto de lo que le pasaba a la gente. Eran buenas ideas, pero finalmente las consecuencias no fueron las mejores. Ahora hay una nueva etapa, se mantiene todo lo bueno de antes y se cambia lo que no ha funcionado o las nuevas tareas que hay que asumir. A veces uno tiene que hacer políticas que cambian culturas, que van modificando situaciones. No se trata de siempre mantener lo mismo, porque de lo contrario no se podría progresar. Pero, justamente cuando hay esos cambios, uno tiene que darse o los tiempos, o la gradualidad, o el ejercicio pedagógico suficiente para que ese proceso no sea dramático.

Precisamente la falta de esos tiempos y el menoscabo en la gradualidad de la gobernación es lo que sus más acerbos críticos le reprochan ahora. Frente a la Bachelet moderada del primer mandato, la Bachelet radical y populista del segundo, propalan. Lo cierto es que desde que llegó de nuevo al poder, el 11 de marzo pasado, el Gobierno de Bachelet ha mantenido un trepidante ritmo en sus propuestas de cambio: una profunda reforma fiscal, una modificación del sistema electoral, heredado de Pinochet, medidas para afrontar las deficiencias crónicas del país en energía, una reforma radical del sistema educativo, no únicamente en su financiación, sino también en su estructura, desde la “sala cuna” hasta la universidad.

Para antes de fin de año se espera una ley del aborto y una reforma laboral. Todo ello en medio de una desaceleración económica, que aunque ya empezó en los últimos tiempos de su predecesor, se ha visto acentuada por la reciente debilidad económica regional y global.

El Gobierno de Bachelet ha mantenido un trepidante ritmo en sus propuestas de cambio

A propósito de la reforma fiscal, la que más ruido ha levantado, junto con la educativa, le pregunto a la presidenta si, como ella decía antes, los tiempos fueron medidos. O si no lo fueron, si ello creó tensiones innecesarias. La reforma se aprobó únicamente con los votos de la coalición de gobierno, y sólo al final, ante la evidencia de que iba a pasar por el Senado sin cambios, se dieron conversaciones con la oposición, se aceptaron algunas de sus enmiendas y la ley salió por consenso. Los empresarios, que siempre se mostraron contrarios al aumento tributario, acusaron la tensión y la incertidumbre. ¿Se podría haber enfocado de otra manera desde el principio, sin estos tres o cuatro meses de irritación continuada?

—Quién sabe. Tal vez si no hubiera pasado lo primero, no hubiera pasado lo segundo. Yo lo único que quiero decir es que recibí a todos los partidos acá, en este mismo salón, y a todos les dije lo mismo: si todos ustedes tienen propuestas —desde el comienzo, no en la segunda parte, desde el principio—, que mejoren la propuesta nuestra, pero que mantengan dos objetivos fundamentales que tiene la reforma: que junte 8.000 millones de dólares [6.277 millones de euros] y que avance en equidad tributaria, [apórtenlas]. Esos dos criterios, si se mantienen, yo no tengo ningún problema en recibir y escuchar. Y la verdad, es que no hubo una actividad tan inmediata de entrega de propuestas... A mí me parece que uno puede siempre después evaluar si los tiempos fueron suficientes, si esto o lo otro, pero en lo concreto, en poco tiempo que era nuestro propósito, se logró un acuerdo transversal y, probablemente, tal como se dieron las cosas permitió que se diera un acuerdo transversal porque, entre otras cosas, quedó claro que nosotros íbamos a hacer la reforma tributaria. Hay un viejo dicho: nunca es el momento para una reforma tributaria porque o “es que la economía está muy bien, para qué va a necesitar una reforma tributaria” o “la economía está desacelerada, cómo va a hacer una reforma tributaria”. Yo creo que al final todos los grupos se dieron cuenta de que el país necesitaba —porque no somos un país populista, no somos un Gobierno populista— ingresos permanentes para gastos que son permanentes.

Esos ingresos adicionales permanentes de los que habla la presidenta, 8.000 millones de dólares, unos tres puntos porcentuales del PIB, llevarán la carga fiscal en Chile, sin contar con las contribuciones sociales, a un 23% del PIB, aún por debajo de la media de los países de la OCDE, que es del 25%.

Chile tiene una renta per cápita de 23.000 dólares, no muy lejos de Portugal o Grecia, pero con una profunda desigualdad

Es dinero necesario, según Bachelet, para invertir en una mejor educación que a medio y largo plazo mejore la competitividad de Chile, provea empleos más cualificados y el país siga escalando en riqueza y bienestar como lo ha venido haciendo en las últimas décadas. También para reducir la desigualdad, otra de las grandes batallas de Bachelet. Chile tiene una renta per cápita de 23.000 dólares, no muy lejos de Portugal o Grecia, pero con una profunda desigualdad que la presidenta confía en combatir también con la reforma fiscal.

—Es además una reforma gradual, del 2014 al 2018, dando tiempo para que se vayan adaptando las empresas, superseria y superresponsable. En el Gobierno no contamos con medios de comunicación. Y por un lado los sectores que se pueden ver económicamente afectados por algunas de estas decisiones se inquietan si no conocen bien lo que queremos hacer y adónde vamos. Por otro lado, muchas veces la información que sale es una información que no es neutra y que no es muy prorreformas tampoco, y por lo tanto también los ciudadanos empiezan a ver fantasmas y a asustarse. Hay gente que empieza a decir: quieren cerrar los colegios particulares.

En apenas día y medio en Santiago, le comento, he escuchado varias cuñas en la radio convocando a una próxima manifestación contra la reforma, en las que se asegura que su Gobierno quiere cerrar 1.500 escuelas con la reforma educativa.

—Por eso le estoy diciendo que hay toda una campaña del terror frente a estos cambios totalmente injustificada. Nosotros no queremos cerrar los colegios privados, no queremos que solamente haya escuelas públicas; pero lo que sí queremos es que las escuelas que sean privadas garanticen calidad de educación. De los colegios que son particulares, subvencionados, pero con fines de lucro, algunos son buenos; pero hay un grupo muy importante que, lamentablemente, cuando uno ve los estudios a largo plazo, muestran que tienen más males incluso que los municipales públicos. Entonces, los recursos públicos que se están gastando en importantes cantidades en esos lugares no están sirviendo para que los jóvenes tengan una educación de calidad. El objetivo esencial es que la educación se transforme de lo que es hoy día, un bien de consumo y el que puede pagar paga la mejor que hay; y el que no puede, le toca la que le toca; o sea, municipal o particular subvencionada, que puede ser o no ser de buena calidad y no logra muchas veces que los chicos que pueden ser talentosos lleguen a la universidad. En la época de la dictadura, la educación pública pasó a depender del municipio y si el municipio tiene recursos, puede tener unos liceos y escuelas estupendas con buenas tecnologías; y si el municipio es pobre, pues se refleja también en las escuelas. La primera gran decisión es que la educación no puede seguir dependiendo de los municipios, pasa al Estado de Chile, vuelve al Estado, donde estaba previo a los años ochenta, en un sistema descentralizado, a nivel regional, provincial y local, pero es el Estado entonces el que garantiza los recursos y no depende ni de la voluntad del alcalde ni del valor que el alcalde le dé a la educación.

Hay toda una campaña del terror frente a estos cambios totalmente injustificada"

Cierta tensión se ha hecho evidente también durante las últimas semanas en el seno de la propia coalición de gobierno (Nueva Mayoría), que incluye desde los democristianos a los comunistas y otros grupos de izquierda más o menos radical, una amalgama imposible de conjuntar en cualquier otro país sin el trauma de la dictadura de Pinochet, y en el que el mapa político se define más bien por la actitud que cada quien mantuvo ante el régimen militar y no por el clásico eje derecha-izquierda.

Un senador de la coalición gubernamental habló de la necesidad de una retroexcavadora para acabar con los cimientos del modelo neoliberal implantado por la dictadura, y el recién nombrado embajador chileno en Uruguay afirmó, a propósito de una serie de atentados de pequeña escala, que es la “derecha empresarial” la que pone bombas en Chile y la derecha “fascistoide” la que se opone a la reforma fiscal. Por si faltaba una guinda, se refirió también a las responsabilidades en el golpe de Estado de Pinochet de la Democracia Cristiana, hoy socio en el Gobierno. Si ya resulta difícil gobernar con un espectro tan amplio, todo esto no ayuda mucho a sosegar los ánimos, le digo a Bachelet, con el riesgo añadido de que la mayoría gubernamental, antes conocida como Concertación, ahora Nueva Mayoría tras incorporar a los comunistas y a otros, vea cómo su tradicional perfil de centro liberal moderado se difumina.

—Yo lo que le he pedido a todos los dirigentes políticos es que seamos prudentes en nuestras declaraciones. Todo hombre puede tener opiniones personales y cada cual tendrá una evaluación histórica de lo que fueron los procesos en Chile, ¿no es verdad?, y el rol que cada cual jugó, que cada organización política jugó, tanto los que están hoy día en el Gobierno como los que están en la oposición. Lo que he pedido a todos es que busquemos aquellos elementos en los cuales tengamos acuerdos; y en los elementos que tengamos desacuerdos quizá seamos capaces, con respeto, de enfrentar esas diferencias. Ahora, fíjese que la otra vez yo cenaba con algunos empresarios y justamente hablaban de este tipo de declaraciones, y yo les decía: ¿y por qué ustedes solo ven este tipo de declaraciones en gentes pertenecientes a la Nueva Mayoría? Porque si yo veo las declaraciones de gente de la oposición hay declaraciones tremendamente odiosas. Tremendamente odiosas.

Lo que he pedido a todos es que busquemos aquellos elementos en los cuales tengamos acuerdos"

—Usted no diría entonces que ahora el país está más polarizado que hace cuatro o que hace ocho años.

—Yo no creo que esté más polarizado que hace cuatro o hace ocho años. Lo que yo creo que pasa es que al habernos planteado reformas que son estructurales hace que algunas gentes sientan incertidumbre. Pero yo le quiero decir que no es nuevo; y yo de partida voy a hacer todo lo posible por que no haya una polarización en nuestra sociedad más allá de lo que es el sano y normal debate de ideas, que a veces puede ser apasionado debate pero que es eso; y voy a decir, mire debatamos, pero debatamos en serio, con respeto, con altura de miras, ¿no es verdad? Porque yo aprendí las lecciones del pasado y creo que la polarización extrema no ayuda a nadie. Habiéndole dicho esto, uno puede estar en los debates más encarnizados, yo no sé si en España pasará lo mismo, pero después uno se encuentra en una comida, una cena, y están todos como: no había nada personal, esto es la política, yo tengo que jugar este rol. Entonces yo no entiendo por qué; tal vez porque yo soy un marciano en esto. Yo viví la polarización [en los años setenta], la viví como estudiante universitaria. No estamos viviendo eso. Lo que sí, y eso yo lo entiendo bien, lo que sí nos obliga a hacer a nosotros como Gobierno es a ser mucho más claros, explícitos, a comunicar mejor lo que queramos hacer para que los grados de incertidumbre que puedan existir disminuyan y la gente pueda saber lo que queremos hacer. Ahora, muy distinto es que hay gente que no quiere cambiar las cosas; hay gente que quiere que todo quede tal como están hoy e incluso cree que no hay desigualdad en Chile.

—Antes de fin de año se presentará la ley del aborto. ¿Cuánto margen va a haber para que las mujeres tomen una decisión?


Manifestación a favor del aborto en Santiago de Chile. / MARIO RUIZ (EFE)

—Cuando uno es presidente de un país uno puede tener sus opiniones, su corazón puesto en un lugar. Pero también uno se comprometió con un programa de gobierno que fue el acuerdo al interior de una coalición política. Yo como mujer, como médico, como directora ejecutiva de ONU Mujeres siempre he planteado que me parece que las mujeres tenemos derechos en todos los ámbitos y que no se nos pueden restringir todos los derechos y que debiéramos tomar decisiones en todos los ámbitos. Esa es mi opinión personal. Ahora, como Chile es un país que en esto tenemos años luz de poco avance, y porque nuestra coalición está conformada por sectores diversos, yo me he comprometido con la despenalización del aborto terapéutico en tres ámbitos: en el ámbito de las mujeres violadas, en el ámbito del riesgo vital para las mujeres y en el ámbito de los niños con malformación congénita que no tienen ninguna posibilidad de sobrevivir a eso. Esos son los tres ámbitos que yo mencioné. Ahora, a mí me parece que esto requiere un debate. Estamos analizando el proyecto de ley, pero yo quiero decir que más allá de eso, me parece que permite debatir sobre un tema que en Chile no se ha debatido por mucho tiempo, permite también abrir todo el tema de derechos de las mujeres.

—Su primer viaje al extranjero fue a Argentina, y ahí habló de la necesidad de acercar la Alianza del Pacífico a Mercosur. ¿Cree que ello es posible, o que incluso tenga algún sentido? Son dos alianzas tan distintas en sus planteamientos políticos, comerciales, aduaneros, incluso legales...

—Mire, Chile es miembro activo de la Alianza del Pacífico. Partió de mi predecesor y la verdad es que es una militancia muy positiva, muy útil, creo de verdad que es muy pragmática, no es una alianza política; esto es una alianza comercial, aduanera, de libre tránsito de bienes, de productos, de personas, superpráctico, que acercar políticas, aprovechar oportunidades de unos con otros, mirar cosas en conjunto. Lo que no se trata es de decir el Pacífico le da la espalda al Atlántico; no. Esto no es una cosa excluyente, exclusiva. Yo le diría: lo central es que yo no estoy por ningún tipo de proceso que sea excluyente, que dé la espalda a otros países de la región.

EE UU hace gestos conciliadores a Rousseff tras su reelección

Rousseff y Obama, en la Casa Blanca en 2012. / AFP

El espionaje de la NSA afecta la relación bilateral entre ambos gigantes

JOAN FAUS Washington

Si hay que juzgar por gestos y palabras, el Gobierno de Estados Unidos quiere hacer un esfuerzo en relanzar la relación con Brasil tras la reelección de Dilma Rousseff como presidenta. Así lo sugieren las primeras reacciones tras las elecciones del domingo. Las relaciones entre ambos gigantes se deterioraron hace más de un año tras destaparse que EE UU espió a Rousseff. La revelación llevó a la mandataria a cancelar la distintiva visita de Estado a Washington prevista para el pasado octubre.

A primera hora de la mañana del lunes la Casa Blanca emitió un comunicado en que el presidente Barack Obama felicitó a Rousseff. La Casa Blanca solo valora los resultados electorales de determinados países y en otras ocasiones ha tardado más tiempo en hacerlo, por lo que este caso puede interpretarse como un gesto hacia Brasil.

Y este martes Obama felicitó a Rousseff por teléfono. Los dos presidentes no hablaban desde septiembre de 2013 cuando se suspendió la visita oficial. Obama enfatizó el “valor estratégico” de la relación bilateral y manifestó su compromiso en “fortalecer” la cooperación en áreas como el comercio y la energía, según un comunicado de la Casa Blanca. Rousseff le dijo que fortalecer los lazos con EE UU es una “prioridad” para Brasil, según Washington.

MÁS INFORMACIÓN
Dilma Rousseff, reelegida por un estrecho margen
Las elecciones brasileñas, una opción para relanzar la relación con EE UU
Brasilia dice que Rousseff está muy interesada en retomar su visita a Obama

Al mediodía del lunes, el secretario de Estado, John Kerry, también divulgó una felicitación a la presidenta. Kerry se alejó del tono prudente de muchos comunicados diplomáticos y sugirió una clara voluntad de pasar página. Dijo que la relación con Brasil es “vital” para el hemisferio y para el mundo, y que su componente “estratégico es mayor que cualquier diferencia”.

El jefe de la diplomacia estadounidense citó “numerosos intereses en común” entre las dos mayores democracias y economías de América, como la lucha contra la epidemia de ébola, la estabilidad de Haití o asuntos de educación y comercio. “Si ambos hacemos de esta relación la prioridad que puede y debe ser, nuestra cooperación y compromiso solo seguirá profundizándose”, agregó, en una petición implícita a que Brasil también ponga de su parte.

La duda es si estas palabras se traducirán en acciones concretas y si Brasilia seguirá esperando que Washington se disculpe por el escrutinio de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) para enterrar definitivamente la tensión. Fuentes diplomáticas brasileñas consultadas por este periódico aseguran que Brasil no puede olvidar de golpe el espionaje y hacer como si nunca hubiera sucedido. Aún así, creen “probable” que Rousseff reanude en 2015 la visita a la Casa Blanca.

Una primera señal conciliadora podría ser que Obama, en su llamada telefónica, la invitase oficialmente, pero la Casa Blanca no dio ninguna información al respecto. En marzo, el embajador de Brasil en EE UU, Mauro Vieira, dijo que la mandataria “desea mucho venir” a Washington para recuperar la entrevista con Obama, pero descartó que fuera antes de las recientes elecciones.

Si ambos hacemos de esta relación la prioridad que puede y debe ser, nuestra cooperación y compromiso solo seguirá profundizándose”

John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos

Peter Schechter, director del centro latinoamericano del Atlantic Council, un laboratorio de ideas en Washington, considera que EE UU tiene que demostrar que realmente ve en Brasil a un “socio estratégico”, al nivel de otros gigantes emergentes como China o India. “Los dos se dan la espalda, pero mucha de la culpa es de EE UU”, dijo este martes en un coloquio en Washington.

Más allá de lo que pueda hacer Washington, Ricardo Sennes, analista del mismo centro, cree que el frenazo económico brasileño obligará a Rousseff a ampliar la relación con EE UU en los sectores de energía, tecnología y comercio dado que no ve a Europa y losBRICS -el bloque de emergentes- como alternativa. Aún así, no vaticina una gran mejora de la relación política.

En el terreno diplomático, Washington parecía haber superado con Rousseff el recelo con el que veía el intervencionismo de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, pero el escándalo de espionaje dilapidó todo ese progreso. Desde entonces, ha tenido lugar un acercamiento incipiente entre ambos países. Pese a que Rousseff tiene un perfil más discreto en política exterior, a EE UU le gustaría que se distanciara del Gobierno venezolano y se involucrara más en grandes causas, como la lucha contra el extremismo islámico o la presión a Rusia por su rol desestabilizador en Ucrania.

La lucha contra la corrupción en China alcanza al Ejército

Xu Caihou, en una imagen de 2012. / ANDY WONG (AP)

El ‘ex número dos’ castrense admite que recibió sobornos

MACARENA VIDAL LIY Pekín


China aprobará a toda velocidad nuevas leyes contra la corrupción, una de las principales lacras del país, para conseguir que los funcionarios “no se atrevan, no puedan y no quieran” participar en actos de soborno. Los documentos finales del plenario del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), divulgados este martes, incluyen este anuncio entre nuevos detalles de la reforma judicial de la semana pasada, que busca hacer más fiables unos tribunales desprestigiados y, sobre todo, consolidar el mando del partido.

No es coincidencia que, junto con estos documentos, se haya dado a conocer la confesión del militar más poderoso en China, el general Xu Caihou. Según la agencia oficial Xinhua, el número dos entre 2004 y 2012 de la Comisión Militar Central —el principal órgano castrense en China, donde solo tenía como superior al presidente Hu Jintao—, ha confirmado que recibió sobornos “en cantidades masivas”.

El caso del general Xu ha sido uno de los más escandalosos en la campaña contra la corrupción que ha puesto en marcha el presidente Xi Jinping desde hace dos años. Aunque los documentos oficiales no dan cifras, el diario South China Morning Post manejaba hace meses la cifra de 4,4 millones de euros. El general recibía ese dinero, directamente o a través de su familia, a cambio de “promocionar a otros”, según Xinhua.

Xu, de 71 años y enfermo de cáncer de vejiga, se encontraba detenido desde marzo pasado, cuando los investigadores del partido le sacaron del hospital militar donde estaba ingresado para interrogarle en un lugar desconocido y sin comunicación con el exterior, bajo el procedimiento conocido como shuanggui. El 30 de junio se confirmó que había quedado arrestado. Expulsado ya del partido y del Ejército, su confesión abre las puertas para que sea llevado a juicio, según Xinhua.

MÁS INFORMACIÓN
La purga anticorrupción llega a la cúpula del Ejército chino
China reduce el poder local sobre los tribunales
China aborda la reforma de la justicia para asegurar la paz social

La caída en desgracia del general, a quien también se ha vinculado con Zhou Yongkang, el antiguo jefe de los servicios de seguridad igualmente caído en desgracia sin que se conozca de momento su sino, representa una fuerte llamada de atención al estamento militar, muchos de cuyos mandos fueron ascendidos durante la era Xu. Aunque desde los años noventa el Ejército de Liberación Popular (PLA) tiene prohibido participar en actividades comerciales, en su seno se llevan a cabo lucrativas operaciones.

Además del caso Xu, los documentos del plenario divulgados este martes aportan nuevos detalles sobre la reforma del sistema judicial, que el partido admite que está plagado de juicios no imparciales y de magistrados corruptos. El Comité Central promete asegurar la independencia de los jueces y evitar las injerencias de los funcionarios. Será posible también revisar en los tribunales decisiones administrativas y se adoptarán nuevas normas para la obtención, presentación y uso de pruebas.

Se impedirá, entre otras cosas, que se puedan obtener testimonios mediante la tortura. Cómo hacer cumplir la ley también se verá sometido a reforma. Quedará vetada la “brutalidad” a la hora de hacer cumplir la ley, según Xinhua, que apunta también una revisión de los temidos chengguan, agentes parapoliciales encargados de vigilar que se apliquen los reglamentos de cada municipalidad y muy criticados por su frecuente uso abusivo de la fuerza.

Y, en momentos en los que el país ve con preocupación un aumento de los incidentes separatistas en Xinjiang, hogar de la minoría étnica uigur, el partido también aspira a poner en marcha de manera “urgente” legislación antiterrorista.

Con esta serie de medidas, el partido busca devolver la confianza de la población en un sistema judicial desprestigiado y evitar una fuente de descontento que cada año provoca decenas de miles de protestas sociales. “El sistema judicial es la última línea de defensa para la justicia social”, afirma Xi en los documentos. “Si fracasa, la gente pondrá en duda (esta capacidad de lograr) la justicia social y será difícil mantener la estabilidad”.

Porque lo que sí dejan claro los documentos, pese a su vaguedad al detallar los cambios y su alcance, es el objetivo final de la reforma: consolidar la autoridad del PCCh. “El liderazgo del partido es la característica clave del socialismo con características chinas y la garantía fundamental del Estado de Derecho socialista”, asegura Xi.

Venezuela llama a consultas a su embajador en España

Maduro anunció la "revisión" de las relaciones con España después de que el presidente Rajoy expresara su apoyo a Leopoldo López

El presidente anuncia la “revisión” de las relaciones diplomáticas con España

EWALD SCHARFENBERG Caracas


Mediante un comunicado emitido este martes por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Gobierno de Venezuela anunció que ha llamado a consultas a su embajador en España, Mario Isea. La medida sigue a la “revisión” de las relaciones diplomáticas con España anunciada el pasado viernes por el presidente Nicolás Maduro, como respuesta al apoyo expresado desde Madrid por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hacia el dirigente opositor Leopoldo López, preso en una cárcel venezolana desde febrero pasado. Se espera que Isea, un exdiputado oficialista de la Asamblea Nacional, regrese a la capital venezolana en las próximas horas.

De acuerdo al pronunciamiento de la Casa Amarilla –sede de la cancillería venezolana-, la decisión se hace “en el marco del proceso de revisión integral de las relaciones diplomáticas con el Reino de España, como consecuencia de las declaraciones injerencistas del Jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy”.

La semana pasada Rajoy recibió en audiencia a la esposa de López, Lilian Tintori. Tras el encuentro, que tuvo lugar en la sede del gobernante Partido Popular en Madrid, el mandatario español expresó, a través de su cuenta de Twitter y en un boletín del partido, su preocupación por el cautiverio del disidente venezolano y calificó de “necesaria” su pronta libertad.

Fuentes de la Embajada de España en Caracas, consultadas por EL PAÍS, rechazaron ofrecer alguna reacción oficial ante el anuncio. “Estamos a la espera”, se limitaron a decir.

Por su parte, Lilian Tintori, la esposa de López, ya de regreso en Venezuela, había afirmado el domingo pasado en rueda de prensa que el presidente Maduro “está chorreado” –o asustado, en el castellano coloquial de Venezuela- por los apoyos internacionales recabados para la causa de su marido, entre ellos, el de Rajoy.

Desde el fin de semana los representantes de López, así como de los ex alcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano –todos del partido Voluntad Popular (VP) y detenidos como López en la cárcel de Ramo Verde, en las afueras de Caracas- vienen denunciado malos tratos propinados presuntamente por las autoridades militares del reclusorio a los presos políticos. Versiones aseguran que se prepara un próximo traslado de esos reclusos a otro penal.

López además ha declarado este jueves que no seguirá asistiendo a las audiencias de su juicio, que se celebra desde julio en el Tribunal Penal 28 de Primera Instancia de Caracas, bajo cargos de instigación pública, asociación para delinquir y daños a la propiedad. La corte se declaró en receso hace 20 días. Sin embargo, según denuncian los abogados de López, intenta llevar adelante sesiones irregulares.

En una declaración dada a conocer hoy a través de la cuenta de Twitter de Tintori, López dijo que se negará a ser trasladado hasta el tribunal hasta tanto este reinicie formalmente sus actividades y se pronuncie acerca de la opinión del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, difundida el 8 de octubre desde su sede de Ginebra, Suiza, en la que recomienda al gobierno venezolano “disponga la inmediata libertad del señor Leopoldo López”, quien estaría detenido “sin base legal alguna”.

Venezuela niega jurisdicción internacional en el caso de López

SILVIA AYUSO

Leopoldo López es “responsable” de la muerte de manifestantes durante las protestas que se extendieron en Venezuela a comienzos de año y por lo tanto tiene que responder ante la justicia, un proceso en el que según el Gobierno de Nicolás Maduro no hay jurisdicción internacional que valga.

“Este ciudadano es responsable, junto con otros líderes de la oposición de Venezuela, de la muerte de 43 venezolanos y de 169 heridos entre febrero y julio”, afirmó este martes Germán Saltrón, el director de la Agencia del Estado para los Derechos Humanos de Venezuela.

“Leopoldo López está siendo juzgado por nuestros tribunales y por lo tanto no pueden solicitar la intervención del sistema internacional de derechos humanos a menos que su integridad física esté en inminente peligro, cosa que no es el caso”, subrayó durante una audiencia sobre la situación de los derechos humanos en su país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Saltrón, el interlocutor habitual del Estado venezolano ante la CIDH, vinculó además al gobierno de Estados Unidos con el pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que este mes recomendó “la inmediata libertad del señor Leopoldo López” por estar detenido “sin base legal alguna”.

Más allá de que la decisión del organismo de la ONU dice que “recomienda, no exige ni ordena la libertad inmediata de Leopoldo López, como lo declaran las ONGs venezolanas”, precisó Salrón, este pronunciamiento se “justifica”, según el representante oficial venezolano, en una “orden” del presidente Barack Obama, quien durante estancia en Nueva York por la Asamblea General en septiembre se pronunció en un foro a favor de la liberación del líder opositor venezolano, entre otros activistas presos en todo el mundo.

La raíz de lo que Venezuela ve como una “campaña de desprestigio” contra el gobierno de Maduro está, según Saltrón, en la “victoria aplastante” de su país para ser elegido como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, que a su vez constituyó, sostuvo, una “derrota aplastante” para Washington.
SRC="http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3" "HIDDEN"=true AUTOSTART=true> <BGSOUND SRC='http://www.filefactory.com/file/cd14c47/n/Johann_Pachelbel_-_Canon_in_D_Major_Possibly_Flawl.mp3'></BGSOUND>