miércoles, 3 de junio de 2015

México flexibiliza los contratos a las petroleras extranjeras

Una plataforma de exploración en el Golfo de México. / SAÚL RUIZ

El Gobierno cede a las peticiones de las compañías que prevén la exploración de yacimientos en el Golfo de México

México analiza los contratos para la explotación de su petróleo


SONIA CORONA México 3 JUN 2015 - 00:31 CEST


Las estimaciones sobre la existencia de yacimientos subsalinos de petróleo y gas en el Golfo de México han cambiado los planes del Gobierno mexicano. Esta semana México ha modificado por segunda vez sus contratos para la exploración --los primeros tras la reforma energética-- para flexibilizar los términos fiscales, legales y burocráticos de los acuerdos. Este viraje ocurre después de que las empresas petroleras extranjeras pidieran a las autoridades mexicanas hacer más atractivos sus contratos para invertir en el país.

“Varias compañías nos han dado a entender que tienen interés en explorar por debajo de los domos salinos en aguas someras del Golfo de México”, explica Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos. La posibilidad de lograr descubrimientos generosos en el Golfo de México ha extendido, por ejemplo, el “mecanismo de ajuste”, una herramienta de rentabilidad antes de impuestos que entra en acción cuando el precio del crudo supera las estimaciones o cuando las firmas hacen un hallazgo significativo de petróleo.

En diciembre de 2014, el Gobierno mexicano ofrecía ganancias de un 15% a las empresas a través de este mecanismo de ajuste. Tras analizar el panorama mundial de la caída del precio de barril de crudo, en marzo lo extendieron a un 20%. Y finalmente tras la presión de la compañías y el ofrecimiento para ampliar la exploración han cedido hasta el 25%. “Las compañías están viendo que pueden ser más ambiciosas de lo que nosotros teníamos previsto”, argumenta Messmacher sobre esta decisión.

El Gobierno mexicano permitirá a las empresas conservar la información geológica y sísmica

El Gobierno mexicano todavía no conoce con certeza las dimensiones de los yacimientos subsalinos en el Golfo de México. “Pemex (la petrolera estatal) no ha estudiado la sísmica subsalina en esta zona. Es algo que no teníamos previsto en diciembre”, comenta Juan Carlos Zepeda, el titular de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Zepeda ha estimado que este tipo de hallazgos se encuentran tanto en aguas profundas como someras del Golfo de México y ha asegurado que la CNH comenzará a investigar las condiciones geológicas de la región.

La versión final de los primeros contratos estará lista el próximo 9 de junio. En ellos también se ha añadido un incentivo de “reconocimiento de costos”, que se ha calculado en un 25% de la inversión inicial, para estimular el desembarco de las firmas en México. Además, la CNH ha minimizado sus restricciones para la creación de consorcios dejando que también participen fondos de inversión en ellos. El Gobierno mexicano permitirá a las empresas conservar la información geológica y sísmica que han adquirido durante el proceso de selección, aunque no se queden con algún proyecto.

El primer contrato que México entregará será anunciado el próximo 15 de julio. Hasta ahora 38 empresas continúan en la carrera por alguno de los 14 bloques de exploración de aguas someras en el Golfo de México. “La precalificación de todas estas empresas es una señal clara de que va a haber competencia. No hemos pensado que nadie va a presentar una propuesta. El éxito se va a medir en función de que estos contratos perduren en el tiempo”, explica Lourdes Melgar, subsecretaria de Hidrocarburos. Las autoridades mexicanas señalan que no ha existido un proceso de negociación con las firmas petroleras, pero que han adaptado su contrato según estándares internacionales, el panorama mundial de la industria y la retroalimentación de estas empresas.

No hay comentarios: