lunes, 6 de julio de 2015

Alemania descarta nuevas ayudas si Grecia no acepta reformas

La canciller alemana, Angela Merkel, este lunes en Berlín. / F. BENSCH (REUTERS)

LA CRISIS GRIEGA »

Berlín condiciona su respuesta a la propuesta que mañana haga Tsipras y descarta una quita


DIRECTO La crisis en Grecia


LUIS DONCEL / LUCÍA ABELLÁN Berlín / Bruselas 6 JUL 2015 - 13:35 CEST


Alemania ha reaccionado con firmerza al no griego en el referéndum, pero deja abierta una remota posibilidad de acuerdo. Berlín considera que ahora no se dan las condiciones necesarias para negociar nuevas ayudas y condiciona cualquier respuesta a la propuesta que lleve el martes a Bruselas el primer ministro Alexis Tsipras. Alemania decarta de forma radical cualquier pacto que implique una quita en la deuda griega, pero está dispuesto a escuchar a las autoridades de Atenas.

“El Gobierno federal mantiene abiertas las puertas al diálogo, pero tras la decisión del domingo de los ciudadanos griegos, no se dan las condiciones para un nuevo programa de ayuda”, ha asegurado en Berlín en la mañana del lunes el portavoz de la canciller Angela Merkel.

MÁS INFORMACIÓN
Varoufakis dimite para “facilitar la negociación” con la UE
Berlín cree que Tsipras ha roto los puentes con Europa
VÍDEO Videogalería | Grecia desde Grecia
FOTOGALERÍA Las celebraciones en Atenas, en imágenes
Reacciones | El Gobierno alemán dice estar abierto a propuestas griegas
Hora de la verdad en Europa tras el rotundo ‘no’ de Grecia
Tsipras se reúne con los líderes de partidos políticos griegos
El riesgo de colapso bancario deja Grecia en manos del BCE

La respuesta alemana es dura, pero no tanto como lo fue ayer el número dos del Gobierno y líder de los socialdemócratas, Sigmar Gabriel, que en una entrevista con Der Tagesspiegel dijo que el referéndum había roto “los últimos puentes” con Grecia. Berlín modera ahora su respuesta, pero deja claro que el espacio que queda para un acuerdo es mínimo. Y deja la pelota en el tejado de Tsipras.

Para Merkel es irrenunciable el principio de que cualquier ayuda ha de estar condicionada a que el país que la reciba ponga en marcha reformas. Y tras el sonoro no a la austeridad que acaban de dar los griegos, esa regla que Berlín considera de oro es ahora más difícil de cumplir. Sobre la dimisión del ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, el Gobierno alemán prefiere no pronunciarse. "No se trata de las personas, sino de los contenidos", ha respondido el portavoz del ministro alemán Wolfgang Schäuble.

La institución que hasta ahora ha mediado activamente entre Grecia y los acreedores, la Comisión Europea, ha reaccionado con frialdad. "El resultado del referéndum amplía la brecha entre la UE y Grecia. Se ha perdido demasiado tiempo y demasiadas oportunidades", ha asegurado ante la prensa en Bruselas el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Valdis Dombrovskis. Aun así, la Comisión está preparada para continuar la labor de mediación, pero antes necesita un mandato del Eurogrupo (la reunión de ministros de Finanzas del euro) para saber qué se negocia porque el anterior programa de rescate a Grecia ha expirado.

Dombrovskis ha negado que la situación griega ponga en peligro la estabilidad de la eurozona. "Tenemos todos los instrumentos necesarios para asegurar la estabilidad financiera de la zona euro y para evitar que se extienda la inestabilidad", ha subrayado el vicepresidente.

No hay comentarios: