martes, 21 de julio de 2015

Cuba reactiva la diplomacia del mojito en Washington

Mojitos listos en la embajada cubana en Washington. / REUTERS

RELACIONES CUBA - EE UU »

La Embajada cubana en Washington celebra su nuevo estatus con la bebida clásica de la isla en su bar, el 'Ernest Hemingway'


SILVIA AYUSO Washington 21 JUL 2015 - 02:33 CEST


Hasta el día de hoy, la Bodeguita del Medio sigue desplegando con orgullo la nota manuscrita en la que Ernest Hemingway inmortalizó su fama como bar imprescindible de La Habana. “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en la Floridita”, reza el mensaje reverenciado en un local que afirma haber alumbrado uno de los referentes etílicos de Cuba.

A 1.800 kilómetros de La Habana, los mojitos también siguen haciendo su magia, sobre todo si se vuelven a combinar con el nobel. Lo pudieron comprobar el medio millar de invitados este lunes a celebrar la reapertura de la embajada cubana en Washington en el día en que Estados Unidos y Cuba restablecieron las relaciones diplomáticas interrumpidas pocos meses antes de la muerte del escritor estadounidense enamorado de la isla caribeña, en 1961.

Tras la barra del Ernest Hemingway, el pequeño pero resultón bar instalado en una de las salas de la embajada cubana hace casi cuatro años para amenizar los encuentros a puerta cerrada con politólogos y activistas, los camareros no paraban de sacar mojitos. Una receta algo rebajada de alcohol en esta ocasión, conscientes quizás los organizadores de que el momento previsto para el brindis, las 11 de la mañana, no era apto para grandes libaciones salvo, quizás, que uno sea un escritor laureado que decidía beber “para que la gente le pareciera más interesante”.

No hay comentarios: