miércoles, 29 de julio de 2015

Cultura pide información

Una de las monedas del tesoro español hallado frente a las costas de Florida. / 1715 FLEET QUEENS JEWELS LLC (REUTERS)

El Ministerio no asumirá una posición oficial sobre el hallazgo del tesoro español en Florida hasta tener todos los detalles


Dos expertos avisan sobre el peligro de los 'cazatesoros'


Hallado en Florida un tesoro de un barco español hundido en 1715

TOMMASO KOCH Madrid 29 JUL 2015 - 00:01 CEST


Hará tres siglos mañana. El huracán ocurrió en EE UU pero arruinó “comerciantes de Sevilla, Cádiz, Veracruz...”, como reza un manual del Instituto de Historia y Cultura Naval. Porque la tormenta del 30 de julio de 1715 hundió 11 navíos españoles y ahogó a sus más de mil marineros junto con su carga. Su drama puede ser hoy la fortuna de una familia de cazaterosos de EE UU, los Schmitt, y de la empresa que los subcontrató, Fleet Queens Jewels LLC. Ambos aseguraron ayer haber hallado parte de ese tesoro. Y a ellos pertenecerían los restos, junto con el Estado de Florida, según medios locales. ¿Y España?

Fuentes del Ministerio de Cultura aseguraban ayer hallarse a la espera de recibir información completa del Consulado General en Miami antes de asumir una posición.

Paloma Otero, jefa del Departamento de Numismática y Medallística del Museo Arqueológico Nacional, reconocía la moneda de ocho escudos acuñada en México fotografiada por la empresa y relataba su preocupación: “Los cazatesoros ven las monedas como dinero. Los arqueólogos las vemos como Historia y la clave sería poder estudiar el conjunto”.

Su temor es igual al de Mariano Aznar, catedrático de derecho internacional experto en derecho marítimo: “El mar es el mayor museo del mundo. Lo peligroso es la monetización del patrimonio”. Aznar advierte de que hay cientos de cazatesoros por el mundo e invita al escepticismo: “Continuamente sale gente que sostiene que ha encontrado, siempre cerca de Florida, un galeón, monedas o un tesoro españoles”. Si bien la zona cuenta con muchos buques hundidos, Aznar relata que a menudo el anuncio es una estrategia de los cazatesoros para buscar visibilidad o inversores. Incluso si fuera cierto, podría ser otro barco u otra flota.

Eso sí, de confirmarse el hallazgo, el abogado explica que España sí tendría sus cartas que jugar. La clave es determinar si se trata de un buque de Estado y si estaba llevando a cabo una función pública. De momento, en todo caso, sólo son hipótesis por demostrar.

No hay comentarios: