miércoles, 29 de julio de 2015

Estados Unidos liberará al espía israelí el 21 de noviembre

Manifestantes israelíes reclaman la liberación de Pollard en esta foto de archivo / RONEN ZVULUN (REUTERS)

Los abogados de Jonathan Pollard dicen que tienen el visto bueno a su libertad condicional

SILVIA AYUSO Washington


El espía israelí Jonathan Pollard será puesto en libertad condicional el 21 de noviembre, exactamente 30 años después de que ingresara en una prisión estadounidense para cumplir una condena a cadena perpetua por entregar información clasificada al Gobierno israelí. Así lo anunciaron este martes sus abogados, Eliot Lauer y Jacques Semmelman, tras haber recibido, dijeron, una confirmación de la decisión de parte de la comisión encargada de revisar sentencias del Departamento de Justicia.

“La decisión de otorgar la libertad condicional fue tomada de forma unánime por los tres miembros de la comisión, que toman su decisión de forma independiente de cualquier otra agencia del Gobierno estadounidense”, explicaron los abogados en una declaración remitida a este periódico. La última audiencia para decidir su puesta en libertad condicional -ya denegada hace un año- fue el 7 de julio, indicaron. Una semana antes, agregaron, el Departamento de Justicia les había asegurado ya que no recomendaría la denegación de su petición, algo confirmado poco después por un portavoz oficial.

"El Departamento de Justicia ha mantenido siempre que Jonathan Pollard debía cumplir completa su condena por los graves crímenes cometidos, en este caso una pena de 30 años, como manda la ley, y que culminan el 21 de noviembre de 2015", dijo el portavoz de Justicia Marc Raimondi a medios estadounidenses. La condena a cadena perpetua de Pollard contenía la posibilidad de revisión de su sentencia cumplidos 30 años de la pena, fecha que se cumple el 21 de noviembre.

Este caso ha sido un punto de fricción constante en los últimos años entre EE UU y su estrecho aliado Israel, que afirmaba que la condena de Pollard era demasiado severa y lleva años reclamando su liberación. La relación entre ambos países se ha deteriorado sensiblemente a raíz del acuerdo nuclear con Irán aprobado por Washington y que Jerusalén ha denunciado de forma reiterada. Sin embargo, tanto EE UU como los abogados de Pollard negaron de forma fehaciente este martes que la próxima liberación del espía esté relacionada de alguna forma al diferendo bilateral por Irán.

Las condiciones de su puesta en libertad requerirán que Pollard, de 60 años, deberá permanecer al menos cinco más en EE UU, para lo cual sus abogados han asegurado que su cliente tendrá una vivienda y un empleo “en el área de Nueva York”.

La única forma de que Pollard pueda salir antes de noviembre de prisión o abandonar EE UU antes de que pasen los cinco años requeridos es mediante un poder presidencial, apuntaron los abogados, quienes en el comunicado “instan respetuosamente al presidente Barack Obama a ejercer su poder de clemencia” en este caso.

Pollard es un estadounidense nacionalizado israelí que en el momento de su detención, en 1985, trabajaba en Inteligencia Naval de EE UU. El espía, que habría recibido dinero y joyas a cambio de la información clasificada entregada durante casi dos años, se declaró culpable de haber facilitado a Israel códigos de radio y datos de la red de vigilancia electrónica, fotos de satélite de edificios de la Organización para la Liberación de Palestina en Túnez y de actividades militares en el mundo árabe.

No hay comentarios: