martes, 21 de julio de 2015

McCain señala el peligro que supone Trump para el voto de los veteranos

John McCain, este lunes en un acto de campaña republicano. / REUTERS

ELECCIONES EE UU 2016 »

El empresario se niega a disculparse con el senador mientras se agranda la brecha abierta con el resto de candidatos republicanos


El Partido Republicano rompe con Donald Trump por insultar a McCain


PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVAL Los Ángeles 21 JUL 2015 - 02:02 CEST


El enfrentamiento abierto en el que se ha metido Donald Trump con la mayoría de los candidatos republicanos subió un escalón de tensión el domingo al negarse el empresario a disculparse por sus comentarios ofensivos sobre el valor militar de John McCain. Ante una audiencia de cristianos evangélicos de Iowa, el sábado Trump fue preguntado si tenía que disculparse con McCain por haberle llamado “tonto”. Fue cuando Trump dijo: “No es un héroe de guerra”. Y matizó: “Solo es un héroe de guerra porque fue capturado. Me gustan los que no han sido capturados”. Minutos después, una nube de periodistas le pedía que explicara sus palabras y Trump se reafirmó en ellas.

El domingo afirmó que en su frase sí había dicho que McCain era un héroe y trató de desarrollar el argumento de que él en realidad lo que está pidiendo es mayor reconocimiento para aquellos veteranos que no han caído prisioneros. “No dije nada malo”, proclamó el empresario.

Donald Trump, el sábado en Iowa, donde dijo que McCain no era un héroe. /BLOOMBERG

McCain, por su parte, ha tardado dos días en responder. Este lunes, durante una entrevista en MSNBC, dijo que no esperaba una disculpa de Trump, pero que el empresario tenía que disculparse con todos los veteranos. “El mayor honor de mi vida ha sido servir en compañía de héroes”, dijo McCain. “Yo no soy un héroe”.

El senador McCain aseguró que ha recibido “una marea de llamadas” de veteranos del Ejército descontentos con las palabras de Trump. “Creo que la cuestión es que hay muchos hombres y mujeres que han servido y se han sacrificado y que resulta que han sido prisioneros. Denigrar eso es ofensivo, creo yo, para la mayoría de nuestros veteranos”. Las palabras de McCain ponen el foco en las consecuencias que la presencia de Trump entre las filas republicanas, en caso de insistir en no disculparse, supone para la imagen del partido entre los veteranos del Ejército.

La mayoría de candidatos republicanos saltaron en pocas horas sobre Trump por sus comentarios. El exgobernador de Texas Rick Perry, dijo que ofender a un veterano descalifica a Trump como posible comandante en jefe del Ejército, un cargo asociado a la Presidencia. Todos los candidatos salieron a defender a McCain. Solo Ted Cruz y Ben Carson se han mostrado un poco más tímidos.

El grupo de los veteranos del Ejército es uno de los principales caladeros de voto republicanos. En las últimas elecciones, en noviembre, eran el 17% del electorado. Los republicanos ganan a los demócratas en este capo por 20 puntos, una diferencia que se incrementa entre los mayores.

Trump es el único de los 15 principales candidatos republicanos que no tiene una carrera política. Los demás son gobernadores, exgobernadores o senadores. El empresario inmobiliario empezó la campaña por la nominación republicana hace 22 días con insultos a los mexicanos que le valieron el boicot de varias empresas y la condena de toda la comunidad latina de EE UU. Por otro, la polémica le proporcionó una publicidad que le ha llevado de manera inesperada a estar entre los favoritos del público republicano, por dar la imagen de hombre de negocios sin relación con la política que habla sin tapujos y no tiene miedo de meterse en temas espinosos.

Los líderes republicanos tardaron varios días en distanciarse de la retórica antiinmigración de Trump, por el tirón inesperado que estaba teniendo entre sus votantes y por no parecer blandos en el tema de la inmigración. Finalmente, los exgobernadores de dos estados con fuerte identidad latina como Jeb Bush y Rick Perry (Florida y Texas, respectivamente) declararon que sus palabras no representaban la opinión mayoritaria del partido.

Las declaraciones del sábado, sin embargo, pueden ser un antes y un después en su campaña. Aún es pronto para evaluar sus consecuencias, pero una encuesta de The Washington Post realizada entre el jueves y el domingo puede dar alguna pista. La encuesta, publicada este lunes, halla que Trump es el primero en preferencia entre los votantes republicanos tanto a nivel nacional como en Iowa, el estado que se toma como referencia para saber cuáles son los candidatos con más fuerza. Sin embargo, mientras en los tres primeros días de la encuesta sacaba un 24% de apoyo (a mucha distancia del segundo), el último día, el domingo, esa cifra baja por debajo de 10%, asegura el Post.

No hay comentarios: