domingo, 12 de julio de 2015

Merkel sobre Grecia: “No habrá acuerdo a cualquier precio”

Merkel, este domingo en Bruselas. / REUTERS

NEGOCIACIÓN ENTRE BRUSELAS Y ATENAS »

Hollande promete hacer todo lo posible para mantener a Atenas en la eurozona


El Eurogrupo pide a Grecia más medidas y reformas inmediatas

LUCÍA ABELLÁN Bruselas 12 JUL 2015 - 16:58 CEST


Alemania envía señales de que el pacto necesario para un tercer rescate griego resulta muy complejo. “La moneda más importante que hemos perdido es la confianza”, ha asegurado la canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre de países del euro que se celebra esta tarde en Bruselas. La dirigente germana aludía así a los temores expresados por políticos y expertos sobre el golpe mortal al euro que puede provocar una salida de Grecia de la moneda común. “No habrá un acuerdo a cualquier precio. Hoy mantendremos conversaciones duras”, ha augurado Merkel.

MÁS INFORMACIÓN
Europa alarga el drama hasta el final y exige más medidas a Grecia
BCE, FMI y la Comisión reclaman recortes “adicionales”
El comercio griego ya solo acepta pagos con dinero en efectivo
Le Pen: “El ‘no’ griego, un triunfo del pueblo contra la oligarquía”

La canciller es la clave para cohesionar a una Europa que se encuentra dividida entre el ala más dura, reacia a tender la mano a Grecia para el tercer rescate, y la más conciliadora, partidaria de mantener a Atenas como socio de la eurozona. Esta última es la postura del presidente francés, François Hollande: “Francia va a hacer todo lo necesario para encontrar un acuerdo que permita a Grecia quedarse en la zona euro”. El líder francés ha considerado que la de hoy es la cumbre « de la última oportunidad ».

El deseo expresado por el primer ministro griego, Alexis Tsipras, al llegar este domingo a la cumbre con sus colegas revela las enormes dificultades que encontrarán hoy los dirigentes para perfilar una postura común. Estamos preparados para el compromiso. Podemos alcanzar un acuerdo… si todas las partes lo quieren”, ha asegurado Tsipras con una elocuente pausa entre las dos partes de la frase.

Como Francia, también la Comisión Europea trabaja para hilvanar un acuerdo que impida el temido Grexit. “Lucharé hasta el último minuto por el acuerdo”, ha prometido el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. “Grecia tiene que hacer más a corto y medio plazo”, ha puntualizado el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Tras largas horas de negociaciones entre los líderes europeos, hay un mensaje común que emerge en los discursos de buena parte de los mandatarios: “Queremos mantener a Grecia en el euro, pero no a cualquier precio”. Es la idea que, casi con idénticas palabras repiten la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno, así como sus ministros de Finanzas.

Cancelada la cumbre de los Veintiocho

Finalmente, los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países comunitarios no se reunirán esta noche en Bruselas para discutir el impacto de la crisis griega en todo el club europeo. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha decidido suspender la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que debía seguir este domingo a la reunión de líderes del euro. El objetivo es dar más tiempo a la negociación con Atenas, según ha anunciado Tusk en Twitter.

"He cancelado la cumbre europea de hoy. La del euro empezará a las 16.00 y durará hasta que concluyan las negociaciones sobre Grecia", ha informado Tusk en Twitter. Esa decisión es, de entrada, un buen indicio sobre la marcha de última tanda de las conversaciones que comenzaron ayer con el Eurogrupo (la reunión de ministros de Finanzas de la zona euro), continúan la mañana del domingo en ese formato y concluirán por la tarde con los jefes de Estado y de Gobierno. El motivo por el que se convocaba a los Veintiocho era, según anunció Tusk el lunes, la necesidad de debatir entre toda la UE posibles medidas de asistencia humanitaria en caso de que Grecia abandonara la eurozona. La canciller alemana, Angela Merkel, restó dramatismo a la convocatoria al justificarla por si hubiera que tomar alguna decisión presupuestaria que concerniera a todos.

Al desconvocarla, el presidente del Consejo da más margen a los líderes del euro para que decidan sobre ese tercer rescate y aleja los escenarios más tensos, al menos para hoy mismo. Los ministros de Economía y de Finanzas debían terminar el sábado el examen de la petición del tercer rescate, pero las diferencias entre las delegaciones respecto a si Atenas debe comprometerse a aplicar más medidas y la pérdida de confianza en las autoridades helenas impidieron al Eurogrupo cerrar ese capítulo. Las conversaciones se han retomado esta mañana.

Los más duros respecto a ampliar la ayuda a Grecia son Eslovaquia y Finlandia, que han llegado a pedir incluso que el país salga de la eurozona. El ministro finlandés de Economía, Alexander Stubb, ha reafirmado esta mañana su postura. "No creo que en este punto vayamos a conceder a Grecia un nuevo rescate. Desde luego, no con la clase de declaraciones que estamos escuchando desde el seno del Eurogrupo", ha asegurado antes de reanudar la reunión de ministros. Stubb asegura que la mitad de sus colegas comparten esta visión.

Algo más templados que Finlandia y Eslovaquia, otro grupo de países, capitaneados por Alemania y en el que se integra a España, recela de ese tercer rescate por la falta de confianza en Grecia. En caso de concederlo, abogan por imponer duras condiciones que aseguren el calendario de reformas al que se comprometa Grecia. Son representativas de esa tendencia -dura, pero a la vez pragmática para evitar daños irreparables en la zona euro- las palabras del ministro de Finanzas austriaco, Hans-Jörg Schelling. Este dirigente ha afirmado que el desarrollo de las negociaciones con Grecia está siendo "muy difícil" porque hay muchos desacuerdos todavía. Aun así, se declara "optimista" de que pueda alcanzarse un acuerdo. Schelling ha reconocido que hay "muchos puntos" en los que no hay consenso, "ni dentro de la eurozona ni con Grecia".

No hay comentarios: