domingo, 12 de julio de 2015

Su segunda ‘gran evasión’

Joaquín 'El Chapo' Guzmán. / AFP

NARCOTRÁFICO EN MÉXICO »

Joaquín 'El Chapo' Guzmán ha conseguido escapar en menos de 15 años de las más cuidadas prisiones de México


VERÓNICA CALDERÓN México 12 JUL 2015 - 11:52 CEST


Joaquín El Chapo Guzmán se escapó por primera vez escondido en un carrito de lavandería de la cárcel “Puente Grande” de Jalisco en enero de 2001. Cuando fue detenido por segunda ocasión, esta vez en Mazatlán (Sinaloa), lo enviaron a la cárcel de Almoloya de Juárez en el Estado de México, el Altiplano. De esa cárcel, que en el país latinoamericano se considera la más segura, es de la que se ha escapado este sábado. El Chapo Guzmán ha roto un récord en México: es el único preso en México que se ha escapado de una cárcel de alta seguridad dos veces.

El propio Guzmán y Édgar Valdés Villarreal La Barbie, jefe de sicarios del cartel que dominaba Tijuana (los Beltrán Leyva), encabezaron una huelga de hambre de internos por las malas condiciones en las que, según ellos, les mantenían, hace unos pocos meses. La fuga de El Chapo de Almoloya es inédita. Ningún reo había conseguido escapar de ahí. Ni Mario Aburto, el hombre condenado por el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a a la presidencia de México para 1994, ni José Luis Abarca, el alcalde caído en desgracia después de la matanza de Iguala ocurrida en septiembre del año pasado.

La prisión fue construida durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). Los reos de mayor perfil, según las autoridades mexicanas, eran mantenidos en una celda de poco más de seis metros cuadrados, con una ventana y un paseo de una hora al día.

La cárcel de Almoloya de Juárez tenía al momento de la segunda detención de El Chapo, en febrero del año pasado, un 99,5% de su capacidad ocupada. Tiene más de 260.000 metros cuadrados y capacidad para 700 reos.

El centro penitenciario, a poco más de 80 kilómetros de la Ciudad de México, cuenta con comedores, aulas, instalaciones de esparcimiento y deportivas, áreas de visita íntima y de familiares y abogados, salas de juzgados, cocina, lavandería, talleres y servicios médicos.

Las fuentes oficiales explican que El Chapo Guzmán ha conseguido escapar valiéndose de un túnel de su regadera, “uno de los pocos lugares en los que no había cámaras de seguridad”.

México asiste con incredulidad e ironía a la fuga de uno de sus delincuentes más buscados; en un país con al menos un 98% de impunidad y en el que la mayoría de los delitos no se juzgan ni se condenan. Una fuga de una cárcel que cuenta con sensores, control de accesos, detectores de metal, drogas y armas.

No hay comentarios: