viernes, 3 de julio de 2015

Tsipras insta a los griegos a votar ‘no’ a “chantajes y ultimátums”

El primer ministro Tsipras en su comparecencia televisada este viernes. / REUTERS

Juncker cree que la opción del no debilita la posición griega

MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO / LUCÍA ABELLÁN Atenas / Bruselas 3 JUL 2015 - 16:09CEST


El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha aparecido a primera hora de la tarde en el canal privado de televisión Mega para instar al electorado a votar no en el referéndum del domingo. El jefe del Gobierno ha asegurado que marcar la casilla del no "no es un no a Europa", sino al "chantaje" de aceptar un acuerdo que no contemple una solución sostenible para la deuda.

"Os llamo a decir no a los últimatum y chantajes, pero tambié a decirno a la división", repitió. "Votemos con calma y con argumentos, no con reproches", añadió.

Tsipras ha valorado positivamente el mensaje del Fondo Monetario Internacional (FMI) de la víspera, que plantea una quita del 30% de la deuda griega y confirma la inviabilidad de la misma, así como para invitar a los griegos a votar con “serenidad y sentido de la responsabilidad” en el referéndum que se celebra este domingo, que somete a consideración de los griegos la propuesta de acuerdo de las instituciones presentada el pasado 25 de junio y que ya expiró.

“Quienes tienen el futuro en sus manos no tienen nada que temer”, dijo Tsipras, en referencia a lo que calificó de campaña del miedo por parte de los partidarios del sí. Pero lo más importante de su breve discurso, en directo desde su despacho oficial, fueron las numerosas referencias al comunicado del FMI. “La declaración del FMI confirma lo que venimos diciendo, que la deuda griega es inviable, y abre nuevos escenarios de diálogo. Esta postura tan clara nunca existió, en estos cinco meses de negociaciones, por parte de las instituciones, y viene a justificar plenamente nuestra insistencia en no aceptar ningún acuerdo que no contemple esa reestructuración”.

Como viene haciendo en comparecencias anteriores, el primer ministro griego insistió en que en el referéndum del domingo “no se decide la permanencia de Grecia en el euro, sino si seguimos permitiendo la muerte lenta de la economía griega o salimos adelante”. La declaración del FMI, añadió, “fortalece nuestra postura [la del Gobierno] para lograr un acuerdo más viable” con los acreedores.

Finalmente –la declaración no llegó a 5 minutos- el jefe del Gobierno heleno instó a los griegos a votar “con responsabilidad, unidos para afrontar el futuro a partir del lunes”. “El no no significa una ruptura con Europa”, insistió por enésima vez desde que por sorpresa convocara la consulta en la madrugada del pasado sábado; “a lo que vamos a decir no es a los chantajes y a la estrategia del miedo”.

A pocas horas ya del referéndum, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha alertado este viernes de las consecuencias que considera derivarán del no. “Si sale el no, la posición griega será dramáticamente débil. Incluso con el sí tendremos que hacer frente a negociaciones difíciles, pero el no empeoraría la posición negociadora del Gobierno griego”, ha asegurado en Luxemburgo.

Juncker fue el primer político europeo que convirtió el referéndum griego en un plebiscito sobre Europa, algo que más tarde han realizado otros políticos comunitarios. El presidente de la Comisión Europea se siente especialmente frustrado con el fracaso de la negociación porque lideró las discusiones con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y pronosticó sin matices que habría un acuerdo seguro a finales de la semana pasada.

Más neutro que Juncker, el presidente del Eurogrupo (la reunión de ministros del euro), Jeroen Dijsselbloem ha manifestado: “Les toca a los griegos decidir”. “Es importante para Europa, pero sobre todo para Grecia”, ha añadido a preguntas de los periodistas.

No hay comentarios: