martes, 7 de julio de 2015

Una filtración revela el uso de hackers por el Gobierno mexicano

Captura de pantalla de la web Hacking Team.

CIBERSEGURIDAD »

La empresa de ciberseguridad Hacking Team vendió sus servicios de espionaje también a Colombia, Chile, Ecuador, Honduras y Panamá


DAVID MARCIAL PÉREZ México 7 JUL 2015 - 01:25 CEST


La empresa de ciberseguridad Hacking Team sufrió este lunes un supuesto ataque informático por el que se revelaron un gran número de documentos internos de la empresa. En lo que parece ser un clásico ejemplo del cazador cazado, la cuenta oficial de Twitter de la compañía fue utilizada para publicar contratos con varios Gobiernos, ejércitos y servicios de inteligencia de diferentes Estados para la compra de software y otros servicios destinados al espionaje por internet. Entre los clientes de Hacking Team, siempre de acuerdo a los documentos vertidos, se encuentra la policía federal de México, la Secretaría de Defensa, el servicio de inteligencia (CISEN) y varios gobiernos federales.

La cuenta oficial de Hacking Team (equipo de hackeo) cambió de nombre este lunes. Bajo el título de Hacked team (equipo hackeado) estuvo lanzando información confidencial –hasta 400 gigas- cuya autenticidad no ha podido ser aún corroborada. La asociación civil Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) publicó a su vez la información depurada para México. El resultado son hasta 14 instituciones públicas que, bien directamente o a través de terceros, contrataron los servicios y los productos de Hacking Team. La información filtrada no especifica el uso del material adquirido. Otros de los clientes latinoamercianos son Colombia, Chile, Ecuador, Honduras y Panamá

Entre la documentación aparecen también contratos con Gobiernos muy poco escrupulosos con los derechos humanos. Uno de los empleados de la empresa salió al paso de la filtración. También a través de Twitter dijo que los documentos eran falsos. La compañía ha negado sistemáticamente su relación con regímenes autoritarios. Pero numerosas organizaciones de derechos humanos llevan tiempo denunciado esos vínculos. Reporteros Sin Fronteras les acusó en 2013 de “mercenarios digitales” y “enemigos de Internet”. La empresa publicó un comunicado donde aseguraba que no prestaba sus servicios a ningún Gobierno que estuviera en la lista negra de EE UU, la Unión Europea o ningúna organización interncional”, según información del diario británico The Guardian.

Reporteros Sin Fronteras acusó a la empresa en 2013 de “mercenarios digitales” y “enemigos de internet”

La información revelada ahora destapa nombres como Azerbayan, Russia, Arabia Saudí o Emiratos Arabes Unidos. Muchos estos Gobiernos están en el punto de mira de las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. El caso más llamativo es Sudán. Uno de documentos publicados es una factura de 480.000 euros firmada por el servicio de inteligencia sudanés con fecha junio 2012. Tres años después, Hacking Team declaró ante el representante de Naciones Unidas en Italia que la empresa jamás había tenido negocios relacionados con ese país.

Privacy International, una de más prestigiosas organizaciones de defensa delos derechos humanos en Internet, declaró en un comunicado: “El material filtrado demuestra cómo Hacking Team colaboraba con algunos delos regímenes más autoritarios del mundo en el espionaje de sus ciudadanos. Sabemos que los softwares vendidos por la empresa son usados para atacar a activista de derechos humanos y en favor de la democracia”.

No hay comentarios: