sábado, 8 de agosto de 2015

El Gobierno plantea redefinir las competencias del Estado

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en el Congreso. / GORKA LEJARCEGI

REFORMA CONSTITUCIONAL »

El ministro de Justicia propone modificar los artículos sobre las competencias del estado y las comunidades


El PP admite una reforma limitada de la Constitución para el Senado


FERNANDO GAREA Madrid 7 AGO 2015 - 14:00 CEST


El debate sobre la posible reforma de la Constitución, que Mariano Rajoy ha querido eludir durante la legislatura, estará presente en el PP en los próximos meses. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, abrió ayer esta puerta al defender la reforma del sistema de competencias del Estado y autonómicas que se establece en la Constitución. El PP asegura que aún no tiene decisión tomada sobre una posible inclusión del asunto en el programa, pero explica que será estudiado después de que haya sido planteado también en las reuniones internas del partido en las que se elabora la propuesta del programa electoral para las generales. Es un asunto delicado, porque el debate se produce en la precampaña de las elecciones catalanas del 27 de septiembre.

La larga polémica del límite competencial

Los artículos señaladospor el ministro de Justicia son el 148 y el 149 de la Constitución. 

Establecen el catálogo de competencias del Estado y de las comunidades.

Controversia. Estos artículos han causado polémica desde que Alianza Popular (antecedente del PP) votó en contra de ese título de la Constitución.

Competencias. Los artículos son referidos en casi todos los conflictos de competencia del Estado y las comunidades ante el Tribunal Constitucional.

Especialmente enconadafue la polémica a propósito del recurso del PP contra el estatuto de Cataluña. Y muchos constitucionalistas han defendido la necesidad de delimitar esas competencias, no necesariamente a favor de las comunidades autónomas.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en una entrevista a Europa Press, se muestra a favor de cambiar la delimitación de las competencias del Estado y las comunidades autónomas. También defiende la necesidad de modificar la prevalencia machista en la sucesión de la Corona y de cambiar los aforamientos. “El Estado autonómico podría definirse mejor”, señala. “Se podrían definir mejor cuáles son las competencias del Estado y cuáles las de las comunidades autónomas”. Según Catalá, “se podría aprovechar esta experiencia de 37 años para ver cómo se refuerzan los mecanismos de coordinación y cooperación”. “Yo creo que es posible”, apostilla.
Sin cerrar en el programa

Catalá es el primer miembro del Gobierno de Mariano Rajoy que abiertamente propone estas reformas constitucionales y, precisamente, lo hace en la precampaña de las elecciones catalanas. Hasta ahora, el PP ha rechazado cualquier reforma y solo ha aceptado en las últimas semanas la posibilidad de un retoque solo en lo que respecta al funcionamiento del Senado.

El ministro explicó a este periódico que su propuesta “coincide con la que llevan mucho tiempo haciendo muchos expertos constitucionalistas”, y la hace en el contexto preelectoral de los comicios autonómicos catalanes y, sobre todo, de estudio de la posibilidad de incluirla en el futuro programa de las generales.

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, explicó a EL PAÍS que lo que propone Catalá es “interesante como reflexión”, pero que el partido no ha tomado aún ninguna decisión sobre este asunto. En las últimas semanas se han reunido en el PP comisiones de expertos para presentar iniciativas para el programa y alguno ha pedido que se incluya la posibilidad de proponer estas reformas, siempre condicionadas a que haya consenso y se tenga claro lo que se quiere cambiar antes de iniciar el proceso.

De esas comisiones, que presidió Dolores de Cospedal, saldrá un borrador de programa que estará listo a mediados de septiembre, sin que haya aún decisión sobre posibles reformas constitucionales. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, asegura que es “positivo que se abran debates”. No obstante, añade que “la Constitución, en el momento en que se abra para plantear su reforma, será importante saber hasta dónde se quiere llegar”.

El Gobierno y el PP son conscientes de que en la próxima legislatura es muy probable que las mayorías sean distintas y que haya mayoría de formaciones partidarias de acometer reformas de la Constitución. Todos los demás partidos trabajan en comisiones de expertos para definir propuestas concretas de reforma constitucional.

Catalá no es militante del PP, pero es considerado un ministro vinculado a Rajoy, con quien trabaja desde hace muchos años en distintos ministerios, y, especialmente, próximo a otros influyentes miembros del Gobierno, como Ana Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría. Con esta última elaboró el programa electoral de justicia del PP para las generales de 2000.

Sus propuestas van en la línea del informe que hizo el Consejo de Estado en la anterior legislatura, a instancias de José Luis Rodríguez Zapatero.

Catalá menciona también en la entrevista la reforma sobre la sucesión de la Corona, la supresión de los llamados artículos muertos para la creación de comunidades que ya no tienen sentido y apuntó la posibilidad de retocar los aforamientos. En la Constitución solo están los referidos a diputados y senadores y hace un año su antecesor en el cargo, Alberto Ruiz-Gallardón, hizo un intento por proponer su supresión que quedó acallado por el Gobierno y el PP.

Financiación autonómica

En todo caso, la posible reforma de la Constitución no sería el único punto sobre política territorial incluido en el programa electoral del PP. De hecho, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, aseguró ayer que “ahora, especialmente en el próximo mandato, es el momento de hacer una financiación autonómica más justa y razonable”, por lo que explicó que lo llevarán en su programa electoral.

También en este caso, el Gobierno de Rajoy ha frenado en esta legislatura las peticiones de abordar un nuevo modelo de financiación y ha preferido eludir este asunto y dejarlo para el siguiente Ejecutivo. Algunas de las peticiones venían de dirigentes territoriales del PP.

De un cambio total a un mínimo retoque

Si el PP incluyera finalmente en su programa electoral la reforma de la Constitución, en el próximo Congreso habría mayoría abrumadora en favor de ese cambio. Habría acuerdo en genérico, pero las discrepancias llegarían en primer lugar al alcance de esos cambios.

Aunque están en fase de propuesta de los expertos constitucionalistas reunidos por Pedro Sánchez, el PSOE ha propuesto en esta legislatura una reforma hacia un Estado federal. A falta del detalle supondría modificar los títulos competenciales y las funciones del Senado. También ha propuesto ampliar el capítulo de derechos a los que tienen que ver con la educación y la sanidad. Este último cambio es más complicado porque, como el de la sucesión a la Corona, requiere disolución de las Cámaras y referéndum. José Luis Rodríguez Zapatero abortó una reforma que modificaba la sucesión, incluía el nombre de las comunidades, la referencia a Europa y las funciones del Senado.

Podemos tampoco ha concretado su propuesta, a la espera de estudiar las alternativas. No obstante, Pablo Iglesias ha hablado siempre de abrir un proceso constituyente. Es decir, su idea es la de abordar una reforma sin límites y, en consecuencia, con la posibilidad de acabar en un referéndum que lo ratifique.

Ciudadanos formó un equipo con los constitucionalistas Francesc de Carreras y Francisco Sosa Wagner para elaborar una propuesta. Su idea inicial es emprender una reforma limitada que afecte al Senado y que establezca con más concreción los límites de las competencias de las comunidades autónomas y del Estado.

No hay comentarios: