lunes, 10 de agosto de 2015

El PP centrará en la estabilidad su estrategia para las elecciones

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ayer en la Ruta da Pedra e da Auga. / LAVANDEIRA JR (EFE)

PP »

Los populares consideran que el resultado de las autonómicas catalanas reforzará su posición frente a otras opciones.

FERNANDO GAREA Madrid 10 AGO 2015 - 14:13 CEST


Jorge Moragas, responsable de la campaña electoral del PP, prepara estos días con sus colaboradores la estrategia del partido para la doble cita: las catalanas del 27 de septiembre y las generales de diciembre. La idea fuerza de los populares será la de la estabilidad y la de presentar a su partido como el único fiable para gestionar una situación tan difícil. Consideran que el resultado de las autonómicas catalanas reforzará su posición frente a otras opciones.

El PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, reforzará en los próximos meses el mensaje de la estabilidad como valor fundamental de su partido, en las dos campañas electorales, la de las catalanas del 27 de septiembre y las generales de diciembre.

Objetivo: un presidente más cercano

Los responsables de la campaña electoral del PP tienen previsto volcarse para acercar en lo posible a su candidato, Mariano Rajoy, a los ciudadanos.

Los llamados cualitativos, es decir, estudios de percepción ciudadana, muestran que el presidente del Gobierno y líder del PP es visto como frío y lejano.

Por eso, en los últimos meses es habitual que difundan imágenes de Mariano Rajoy en contacto con ciudadanos y, este verano, en lugares concurridos y con atuendos deportivos.

El verano discreto de Rajoy los tres años anteriores ha dejado paso a unas vacaciones con imágenes semanales y difusión del contacto con los ciudadanos en esos lugares.

Para septiembre, el equipo de campaña del PP, muy vinculado a La Moncloa, tiene previsto utilizar vídeos con este objetivo y explotar el uso de las redes sociales, siempre con el fin de humanizar y acercar al candidato.

Ya en la conferencia política que celebró hace un mes, el PP difundió un vídeo en el que el presidente recibía y leía cartas de los ciudadanos, se mostraba comprensivo con sus peticiones y les respondía.

Los populares preparan estos días los detalles de su estrategia que busca presentarse como el partido fiable. La pasada semana, el responsable de campaña y jefe de gabinete del presidente del Gobierno, Jorge Moragas, reunió a sus colaboradores para preparar una intensa agenda política y los mensajes clave de campaña. En esa propuesta, el PP se presentará como el único partido que puede gestionar la recuperación económica por un lado y el desafío soberanista en Cataluña, por otro.

Los estrategas del PP consideran que la encuesta del CIS conocida esta semana, combinada con otros estudios similares, muestra que la izquierda, es decir, el PSOE y Podemos crean en muchos votantes una sensación de incertidumbre que les sirve para recuperar voto. Según esa tendencia, votantes molestos con la actuación del Gobierno pueden volver a apoyar al PP ante los riesgos de otras opciones.

¿Quién gestiona el 28-S, el día después de las elecciones catalanas? Esa es la pregunta implícita en su estrategia y que define todo su mensaje de los próximos meses. Ante una situación de incertidumbre, presentar al PP como el único fiable. Es decir, que la polarización de las elecciones catalanas puede beneficiar al PP, según su propio análisis.
Recuperación en peligro

Algo parecido harán ver en lo referido a la economía, apoyados en los datos positivos y en la experiencia de Grecia, Rajoy machacará la idea de la recuperación en peligro si ganan otros las elecciones. En este punto, fuentes de la La Moncloa apuntan a gesto de política social.

Mariano Rajoy, en la campaña del 24-M. / GORKA LEJARCEGI

Para reforzar ese mensaje, el Gobierno ha utilizado y seguirá haciéndolo a finales de agosto la tramitación extraordinaria de los Presupuestos para presentarlos como prueba de esa responsabilidad.

Ayer mismo, en una entrevista a Europa Press, el vicesecretario Sectorial del PP, Javier Maroto, desarrolló estas ideas al asegurar que su partido es “la única referencia contra el desafío soberanista catalán”. “La gran mayoría de los catalanes están hartos de que el tema en Cataluña sea la independencia”, sostuvo Maroto.

El dirigente del PP recordó que hay tres opciones políticas que se muestran contrarias a la independencia —PP, PSC y Ciudadanos—, pero que el PP es “la única referencia clara” frente al desafío soberanista de Artur Mas.

Siguiendo esa misma línea trazada por la dirección de campaña, la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, aseguró a Europa Press que el PP es una “alternativa que hoy es más necesaria que nunca”, ya que Cataluña “merece oxigenarse de nacionalismo, salir de este túnel en el que ha vivido y que simplemente se ha basado en políticas identitarias”.

Mariano Rajoy bañándose en el río Umia, en Meis (Pontevedra). / EFE

Llamamiento ciudadano

Es por ello por lo que el PP buscará en este 27-S “ampliar el marco electoral tradicional”, haciendo un llamamiento a todos aquellos ciudadanos que, “hayan votado o no al PP antes”, quieran superar ese “ambiente asfixiante” del soberanismo.

Maroto y Levy arremetieron contra los socialistas cumpliendo esa misma estrategia de presentar al PSC como un partido que coquetea con posiciones soberanistas o, al menos, con los partidarios de la consulta.

Los responsables del PP quieren una campaña muy polarizada entre los independentistas y los populares, es decir, que saque del cambio electoral a otras opciones, especialmente a los socialistas y a Ciudadanos. Entienden que esa polarización les beneficia en una situación de riesgo para el diseño territorial de España.

Y tras las catalanas ese mensaje les permitiría aparecer como el único partido firme frente al independentismo.

En el análisis del PP, Ciudadanos tenderá a la baja porque hasta ahora ha sido una especie de opción refugio para votantes molestos con el PP, pero a la hora de la verdad muchos volverán para garantizar que ganen partidos que caracterizan como más radicales.

Los populares pretenden eludir de cara a las generales las especulaciones sobre eventuales futuros pactos, aunque les preocupe sobremanera la posibilidad de no alcanzar los 140 escaños que consideran como la barrera para poder buscar acuerdos en el Congreso de los Diputados.

Rajoy participará en actos de campaña casi diarios en Cataluña y el primer gran acto de precampaña del 27-S será la celebración en Cataluña de la Escuela de Verano anual del PP, a principios de septiembre. Desfilará toda la cúpula del PP y casi todo el Gobierno.

En ese diseño de estrategia electoral se ha impuesto el peso de Moragas para controlar la actuación del Gobierno y del partido, incluso por encima de las propuestas de Pedro Arriola, tradicional asesor de los dos presidentes del Gobierno del PP, José María Aznar y Mariano Rajoy.

No hay comentarios: