martes, 18 de agosto de 2015

Las protestas dejan en el aire el ajuste económico de Dilma Rousseff

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, en bici junto al Palacio de la Alvorada en Brasilia ayer. / REUTERS

CRISIS POLÍTICA EN BRASIL »

El expresidente Fernando Henrique Cardoso pide la renuncia de la mandataria


Dilma Rousseff afronta otra protesta masiva para pedir su destitución

RAQUEL SECO São Paulo 18 AGO 2015 - 11:58 CEST


Las masivas protestas en Brasil del pasado domingo, que reunieron a más de 800.000 personas en un centenar de ciudades, no solo han puesto contra las cuerdas al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, siete meses después de su reestreno al frente del país, y al Partido de los Trabajadores, sino que amenazan con llevarse por delante el duro ajuste fiscal que necesita la maltrecha economía brasileña. El mercado financiero corrigió ayer sus previsiones para 2016 y proyecta que la recesión se extenderá hasta 2017. Para el próximo año, los bancos calculan una caída de un 0,15% del Producto Interior Bruto.

Según estas cifras, hechas públicas por el boletín Focus, publicación semanal del Banco Central de Brasil, el PIB se contraerá un 2,1 % este año y un 0,15% en 2016, justo cuando los expertos esperaban que podría iniciarse la recuperación económica, lo que significa que por primera vez el gigante sudamericano registraría dos años seguidos de recesión. Según estas previsiones, para las que se consultó a 100 expertos, se prevé que la inflación alcanzará un 9,2% este año y que la escalada también se prolongará el año que viene con una subida de precios de hasta un 5,44%.

MÁS INFORMACIÓN
Rousseff afronta otra protesta masiva para pedir su destitución
Los indignados brasileños descubren un nuevo héroe
La metamorfosis del PT: del partido más amado, al más odiado
Lula asegura que Rousseff no es culpable de la crisis

Ante este panorama negativo y mientras la presidenta intenta que el Congreso pase una dura ley de ajuste fiscal para descontento de las formaciones aliadas del Gobierno y de su propio Partido de los Trabajadores, los adversarios de Rousseff atacan. El expresidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), fue duro y propuso su renuncia en Facebook. “Lo más significativo de las protestas es la persistencia del sentimiento popular de que el Gobierno, aunque legal, es ilegítimo. Le falta base moral, corroída por las trampas del lulo-petismo”, comentó ayer en la prensa. “Si la propia presidenta no es capaz del gesto de grandeza [renuncia, o reconocimiento franco de que se equivocó y encontrar los caminos de la recuperación nacional], asistiremos a la desarticulación creciente del Gobierno y el Congreso, a golpe de Lava Jato. Hasta que algún líder con fuerza moral le diga, como Ulysses Guimarães con la Constitución en la mano dijo a [el expresidente destituido] Collor de Melo: ‘usted piensa que es presidente, pero ya no lo es”.

En un artículo publicado ayer en el periódico Folha de S. Paulo, Aécio Neves, del PSDB y derrotado por Rousseff en las últimas elecciones, comentó: “Hoy el PT paga este alto precio no por los graves errores cometidos, sino porque insiste en fingir que no los cometió”.

La presidenta trata de transmitir tranquilidad. Sin embargo, entre el domingo y ayer, en menos de 24 horas, se reunió con su equipo de Gobierno en dos ocasiones. El mensaje oficial fue de optimismo, porque las protestas del domingo fueron menores que las de marzo y forman parte de la “normalidad democrática”. Pero está claro que Rousseff trata de mantenerse firme, con un índice de aprobación del 8%, mientras se encuentra en la cuerda floja. En el último mes ha intensificado su agenda de reuniones con congresistas y movimientos sociales de izquierda para buscar apoyos.

El proceso de destitución, mientras tanto, ha sufrido un leve contratiempo. El Supremo decidió la semana pasada que el examen de las cuentas públicas (una de las apuestas más firmes de la oposición para pedir la destitución) tendrá que pasar por el presidente del Congreso. Éste, Renan Calheiros, se ha convertido en el nuevo aliado de Rousseff desde que Eduardo Cunha, su antiguo aliado, le declarase oficialmente la guerra y reconociese que pondrá todas las facilidades a su alcance para que las peticiones de destitución lleguen a buen puerto.

Además de contra el Gobierno del PT, el otro grito del domingo fue contra la corrupción, en concreto la de la intrincada red que desangró durante años a la compañía estatal Petrobras, mientras Rousseff presidía el Consejo de Administración. En varias de las manifestaciones había muñecos de Lula da Silva vestido de presidiario. Los grupos de oposición Vem Pra Rua (Ven a la Calle) y Movimiento Brasil Livre (Movimiento Brasil Libre, MBL) que convocaron las protestas han hecho de la “limpieza” de la política una de las banderas para justificar la petición de destitución.

La prioridad para los opositores y para los manifestantes es que la presidenta se vaya, pero la pregunta en el aire es quién la sustituirá. Es decir, si valdría la pena cambiar a Rousseff por el vicepresidente, Michel Temer, o por la oposición que perdió las elecciones. El domingo, solo un nombre salió bien parado. Carteles y camisetas de manifestantes mostraban la cara del juez responsable de las investigaciones de la operación Lava Jato con un lema unánime: “Partido Sérgio Moro”.

Con información de Afonso Benites.

No hay comentarios: