lunes, 17 de agosto de 2015

Un preso palestino entra en coma tras 60 días en huelga de hambre

Los médicos israelíes se han negado a acatar la orden de alimentarle de forma forzada

JUAN CARLOS SANZ Jerusalén


La vida del preso palestino de la Yihad Islámica Mohamed Allan, de 31 años, se extingue en un hospital de Israel. Perdió el conocimiento el viernes tras dos meses en huelga de hambre, en protesta contra su “detención administrativa”, una privación de libertad que puede prolongarse indefinidamente sin intervención judicial, tras ser arrestado el pasado noviembre. Los médicos del hospital Barzilai de Ashkelon (sur de Israel) le aplicaron este fin de semana respiración asistida y le administraran suero salino.

Allan es el primer preso palestino en huelga de hambre que se enfrenta a la legislación aprobada hace un mes por Israel, que autoriza a los médicos a suministrar alimentación forzada al recluso en contra de su voluntad para mantenerlo con vida. El Gobierno israelí teme que la muerte de un palestino bajo detención pueda desatar disturbios en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este.

El Colegio de Médicos israelí se opuso a la entrada en vigor de la ley al considerar la alimentación forzada como una práctica peligrosa y una forma de tortura, por lo pidió a los facultativos que no la acataran. Allan fue trasladado a Ashkelon hace una semana desde un centro sanitario de Beersheva (también en el sur de Israel) después de que sus médicos se negaran a suministrarle alimentación mediante una sonda.

“El estado de Mohamed Allan se está deteriorando. El tratamiento que recibe se lleva a cabo de conformidad con los criterios del Comité Ético del hospital, e incluye respiración [asistida] y un suero salino por vía intravenosa”, precisó el centro de Ashkelon en un comunicado. Un médico del Comité Internacional de la Cruz Roja ha visitado al preso en el hospital.

La Yihad Islámica ha advertido de que llamará a sus militantes a la violencia contra Israel si fallece el preso de su organización. De los cerca de 5.700 reclusos palestinos en las cárceles israelíes, 379 se encuentran bajo el régimen de “detención administrativa”. Desde 1980 no ha muerto ningún preso palestino en huelga de hambre.

Las fuerzas de seguridad israelíes detuvieron este domingo a una decena de árabes concentrados en solidaridad con Allan, un preso palestino que lleva 61 días en huelga de hambre. Cinco judíos habían sido arrestados horas antes por participar en otra protesta no autorizada.

No hay comentarios: