jueves, 3 de septiembre de 2015

Dimite el presidente de Guatemala, investigado por corrupción

CRISIS POLÍTICA EN GUATEMALA »

GUATEMALA »

El Congreso de Guatemala votó este martes a favor de quitarle la inmunidad al mandatario


La corrupción acecha a los dirigentes de Centroamérica


JOSÉ ELÍAS Ciudad de Guatemala 3 SEP 2015 - 11:56 CEST


El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, ha presentado su dimisión, según informa France Presse. El mandatario, implicado en un escándalo de corrupción relacionado con las aduanas, ha renunciado después de que fuera emitida una orden de captura contra él. El Congreso del país ya levantó ayer la inmunidad del presidente. El país vive una gran crisis política a solo unos días de las elecciones legislativas de este domingo.

Según explicó la Fiscal General del Estado de Guatemala, Thelma Aldana, la Fiscalía pidió la orden de aprehensión del mandatario al juzgado de Mayor Riesgo B, que lleva el caso conocido como La Línea, una red de defraudación en aduanas que, según la denuncia interpuesta por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), era liderada por el mandatario. El juzgado confirmó que emitió la orden solicitada por la fiscalía, que acusa al exgeneral de asociación ilícita, soborno y fraude aduanero.

Pérez Molina ha dimitido un día después de que el Congreso (unicameral) despojara de la inmunidad al mandatario. La defensa del aún presidente ha informado de que Pérez se presentará por propia voluntad ante el juez a las ocho de la mañana (hora local, 16.00 en España).

En una entrevista con Canal Antigua, la fiscal Aldana señaló que, en todo caso, es potestad del juez ejecutar la orden y enviar a Pérez a prisión. La otra posibilidad es que solo sea escuchado en una audiencia y siga en libertad.

“Debe respetarse el principio universal de presunción de inocencia”, dijo Aldana, quien reiteró que es preocupante procesar al presidente y a su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, quien esta noche fue trasladada del cuartel militar donde permanecía internada con toda clase de comodidades, a la prisión de mujeres Santa Teresa, en la que se encuentran recluidas delincuentes comunes.

El traslado de Baldetti fue seguido con muestras de júbilo por centenares de personas, quienes incluso quemaron petardos al paso del vehículo que la llevaba hasta la prisión.

No hay comentarios: