martes, 22 de septiembre de 2015

El peronismo vence en una de las provincias argentinas más pobres

ELECCIONES ARGENTINAS »

En este distrito norteño, el oficialismo retuvo el Gobierno al lograr el 55% de los votos

Los qom argentinos se han hartado

ALEJANDRO REBOSSIO Buenos Aires


En la última elección local antes de las presidenciales de Argentina del 25 de octubre, el kirchnerismo venció este domingo en los comicios a gobernador de Chaco, la décima provincia más poblada del país (sobre un total de 23) y una de las más pobres. El candidato que buscaba mantener una hegemonía kirchnerista que allí se extiende desde hace ocho años, Domingo Peppo, logró el 55,3% de los votos, frente al 42,3% de la radical (centrista) Aída Ayala, que lideraba una coalición de varios partidos.

La victoria del kirchnerismo ratifica así su popularidad en el norte de Argentina, donde las estadísticas extraoficiales de pobreza evidencian los mayores porcentajes sobre el total de la población. Claro que en números absolutos, y no porcentuales, viven más pobres en el Gran Buenos Aires (periferia de la capital argentina) que en cualquiera de las diez provincias norteñas. Los trabajadores del Instituto Nacional de Estadística que se han opuesto a la manipulación de las cifras oficiales vigente desde 2007 calculan que en Argentina el 25% es pobre.

En Chaco, donde vive un millón de habitantes, gobierna hasta ahora Jorge Capitanich, que fue jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kichner y que hace dos años aparecía como un potencial candidato a sucederla. Pero la actuación de Capitanich en el Gobierno nacional tuvo bastantes contratiempos por desinteligencias con otros kirchneristas y finalmente regresó a su provincia, donde es muy popular. En diciembre próximo, Capitanich entregará el mando a Peppo y pasará a ser alcalde de la capital chaqueña, Resistencia, cargo para el que fue elegido este domingo. Desde hace 24 años que un peronista no gobernaba esta ciudad. Desde 2003 su alcaldesa es Ayala, la derrotada en las elecciones a gobernador.

Los cuatro candidatos peronistas habían sumado en mayo pasado el 60% de los votos

Los triunfos de Peppo y Capitanich fortalecen la candidatura presidencial del peronista Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, la cantidad de votos que cosechó el futuro gobernador ha sido menor a la esperada. En mayo pasado, en las primarias Peppo y los otros tres candidatos kirchneristas habían sumado el 60,8% mientras que Ayala, postulante única de su coalición, había obtenido el 36,9%. A Peppo se le escaparon algunos sufragios, pero igualmente consiguió un porcentaje contundente.

Scioli no viajó a felicitarlo, como había hecho en cada elección provincial o municipal de este año con otros correligionarios. Temía que se repitieran las numerosas denuncias de compras de votos o quemas de urnas que surgieron en agosto pasado en los comicios de la también norteña Tucumán. Pero en Chaco no sucedió lo mismo. Ayala reconoció su derrota. Su partido, la Unión Cívica Radical (UCR), apoya la candidatura presidencial de Mauricio Macri, de Propuesta Republicana (PRO), pero ella también recibió el apoyo de otro aspirante a la jefatura de Estado, el peronista opositor Sergio Massa.

Un reciente escándalo de corrupción en el ayuntamiento que gobierna Macri, Buenos Aires, ha debilitado sus expectativas. Las últimas encuestas sitúan a Scioli con entre el 37% y el 42% de las intenciones de voto, frente al 26% o 31% de Macri y el 17% o 24% de Massa.

No hay comentarios: