martes, 1 de septiembre de 2015

Hungría impide a los refugiados el acceso a la estación de Budapest

Un millar de inmigrantes espera en las inmediaciones de la terminal de ferrocarriles

GRÁFICO Ruta de los migrantes hacia la UE

AGENCIAS Budapest / Viena 1 SEP 2015 - 13:43 CEST


Hungría ha cerrado esta mañana durante más de una hora la estación de ferrocarriles del este de Budapest, donde cientos de migrantes intentaban subirse a trenes rumbo a Austria y Alemania. Un portavoz gubernamental explicó a la agencia Reuters que las autoridades intentan de esta manera aplicar las normas europeas relativas al control de pasaportes y visados. De momento, la estación ha reabierto al tráfico de trenes, aunque los agentes de seguridad impiden el acceso a los refugiados.

MÁS INFORMACIÓN
Miles de refugiados encallan en Hungría ante las trabas policiales
“La mayoría quiere seguir hasta Alemania o Suecia”
Los refugiados de paso ahogan Hungría
Austria incrementa los controles en carreteras y ferrocarriles

Un millar de inmigrantes y solicitantes de asilo permanece en los alrededores de la estación profiriendo gritos de "Alemania, Alemania". Muchos de ellos consiguieron comprar su billete para Múnich o Berlín, cuyo precio puede superar los 100 euros. "Tienen que encontrar una solución. Somos miles de personas aquí, ¿adónde creen que deberíamos ir?", se pregunta una joven siria de 20 años entrevistada por Reuters.

Un portavoz del Ministerio del Interior de Alemania ha afirmado este martes que las normas sobre asilo siguen siendo válidas y que espera que los Estados miembros las respeten. "Quien quiera llegar a Hungría debe registrarse allí y pasar el procedimiento de asilo allí", ha explicado el portavoz, después de que tanto Hungría como Austria hayan pedido a Berlín que aclare su postura en este ámbito.

Hungría ha informado este martes de que unos 1.800 refugiados llegaron al país en las últimas 24 horas, mientras que la vecina Austria registró ayer otros 3.650 de paso por la estación Oeste de Viena (Westbahnhof) en su camino hacia Alemania. La enorme mayoría de estos refugiados abandonaron el mismo día la capital austríaca y viajan hacia Salzburgo, cerca de la frontera con el estado federado alemán de Baviera.

La llegada a Austria

El pasado lunes se vivieron escenas dramáticas en esta estación de ferrocarril, donde cientos de refugiados, en su mayoría sirios, lograron subirse a trenes rumbo a Alemania. La policía húngara, que debía controlar a los pasajeros, se retiró por la mañana, permitiendo así la salida masiva de refugiados en dirección a Austria.

Antes de la medianoche, llegaron varios trenes a Viena, que fueron recibidos con enorme júbilo por cientos de personas, según informa Efe. Grupos de voluntarios, entre ellos decenas de traductores de árabe, farsi y otros idiomas, organizaron un comité de bienvenida para los refugiados. Los inmigrantes, visiblemente cansados y asustados en un primer momento, recibieron una comida caliente de Cáritas Austria, además de un lugar para descansar en las instalaciones de la estación.

No hay comentarios: