viernes, 4 de septiembre de 2015

La trama mafiosa que indignó a un pueblo y derribó un Gobierno

Otto Pérez Molina es escoltado hacia prisión. / JORGE DAN LOPEZ (REUTERS)

LA CAÍDA DEL PRESIDENTE DE GUATEMALA »

La investigación que terminó en la dimisión de Otto Pérez Molina inició en mayo de 2014 e implicó a varios cargos de su Gobierno


“Esto apenas empieza”

JOSÉ ELÍAS Ciudad de Guatemala 4 SEP 2015 - 08:51 CEST


La Línea no es el único caso de corrupción en Guatemala y quizá tampoco sea el mayor. Pero pasará a la historia como el detonante de la Revolución de la Dignidad. Un movimiento en contra de un Estado coludido por las mafias, y que ha puesto a este país centroamericano como ejemplo de cómo la población puede recuperar el protagonismo. Pero, ¿qué es La Línea? ¿Y cómo su desmantelamiento provocó el derrumbe de un gobierno que será recordado como el que superó las más altas cotas de indecencia y descaro en el despojo del Estado?

MÁS INFORMACIÓN
Detenida la última vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti
El empresariado de Guatemala exige la dimisión del presidente
El presidente de Guatemala afronta la peor crisis de su mandato
Dimite el presidente de Guatemala
Un juez ordena prisión para el expresidente Otto Pérez Molina

Desmantelar la estructura no fue una tarea fácil. Desde mayo de 2014, la CICIG y la Fiscalía Especial Contra la Impunidad iniciaron una investigación ante denuncias de que un grupo de importadores, con la complicidad de los funcionarios de las aduanas, burlaban al fisco adulterando la papelería para que los contenedores ingresaran al país, pagando menos de lo que correspondía.

La estructura fue llamada por ellos mismos como La Línea, en alusión a un número telefónico a través del cual se contactaban los evasores con los funcionarios corruptos para adulterar, en la papelería oficial, el contenido de los furgones y pagar menos al fisco.

A lo largo de ocho meses, la Fiscalía y la CICIG grabaron más de 66.000 conversaciones telefónicas entre los involucrados en la trama, y más de 6.000 comunicaciones electrónicas, entre otras pruebas que permitirían sustentar la demanda.

Desde mayo de 2014, la CICIG y la Fiscalía Especial Contra la Impunidad iniciaron una investigación

El primer aviso de que las cosas empezarían a cambiar en Guatemala, tras décadas en que las mafias infiltraron al Estado para convertirlo en un botín, ocurrió el 16 de abril con la detención del jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria [SAT, el ente recaudador del Estado]. En una rueda de prensa, el comisionado de la CICIG, el magistrado colombiano Iván Velásquez, detalló cómo funcionaba esa estructura, en la que se encontraba involucrado el secretario privado de la Vicepresidencia, Juan Carlos Monzón. Este se encontraba en Corea del Sur, donde la entonces vicemandataria, Roxana Baldetti, fue premiada con un doctorado Honoris Causa por una universidad de medio pelo.

A su vuelta a Guatemala, donde Baldetti mintió con respecto a la fecha de su llegada, la todavía vicepresidenta admitió haber alertado a Monzón de que en Guatemala se le buscaba, pero no logró explicar de manera convincente por qué su hombre de máxima confianza no había retornado con ella y se había dado a la fuga. A la fecha, este funcionario, con una larga trayectoria de negocios oscuros en dependencias gubernamentales, continúa en paradero desconocido.

Los investigadores grabaron más de 66.000 conversaciones telefónicas entre los involucrados en la trama

Fue el principio del fin para Baldetti, que se vio obligada a dimitir en mayo y ahora cumple prisión provisional. Extraoficialmente, se dice que tres juzgados del estado de La Florida (Estados Unidos), preparan un expediente para que sea extraditada por conspiración por lavado de dinero. La información no ha sido confirmada ni desmentida oficialmente.

Pero la auténtica "bomba" se la guardaron Iván Velásquez y Thelma Aldana, quienes en una histórica rueda de prensa ofrecida el 28 de agosto acusaron directamente al ya expresidente Otto Pérez Molina de ser el máximo jefe de La Línea y pidieron al Supremo que fuera sometido a un antejuicio, como se conoce en Guatemala al proceso legal para despojar de la inmunidad inherente a su cargo. Ese mismo día, se ordenó que Baldetti fuera encarcelada.

Más de 100.000 guatemaltecos, en cálculos conservadores, salieron a la calle para exigir la renuncia inmediata del mandatario

Fue la gota que rebasó el vaso. Más de 100.000 guatemaltecos, en cálculos conservadores, salieron a la calle para exigir la renuncia inmediata del mandatario, quien se resistió hasta el último momento. El antejuicio siguió su curso y este martes los diputados, incluidos los del partido de Pérez Molina, le quitaron el fuero.

Pérez Molina presentó su renuncia, decisión que fue anunciada por su portavoz, Jorge Ortega, al filo de la 1:30 de la madrugada de este jueves y se presentó, desde las primeras horas de la mañana ante el Juez Miguel Ángel Gálvez, quien, tras escuchar a las partes, ordenó el encarcelamiento del general retirado, quien esta noche dormirá, por primera vez, en la cárcel.

No hay comentarios: