jueves, 24 de septiembre de 2015

Los bolivianos celebran el fallo

Sacerdotes Aimaras celebran el fallo en La Paz . / MARTIN ALIPAZ (EFE)

TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LA HAYA »

"Es un día inolvidable: sabíamos que tarde o temprano se iba a hacer justicia”, dice el presidente Evo Morales tras el fallo


FERNANDO MOLINA La Paz  - 24 SEP 2015 - 20:28 CEST


"Es un día inolvidable: sabíamos que tarde o temprano se iba a hacer justicia”, dijo el presidente Evo Morales después de enterarse de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya se declaró competente para tratar la demanda presentada por Bolivia para obligar a Chile a “negociar de buena fe” su acceso soberano al mar. Morales también felicitó al pueblo boliviano, porque “nunca ha claudicado” en su causa, y agradeció los gestos de solidaridad con Bolivia, en especial los que provinieron de ciudadanos chilenos.

Una hora antes, Morales y su gabinete, que veían por televisión el informe del presidente de la Corte Internacional, Ronny Abraham, estallaron en aplausos cuando este concluyó que, por 14 votos a dos, esta Corte rechazaba la objeción chilena sobre su competencia en el litigio iniciado por Bolivia en 2013, y que por tanto este seguiría su curso. Al mismo tiempo, un grupo de estudiantes de escuelas públicas y de representantes de organizaciones sociales bolivianas y chilenas festejaban en la plaza Murillo de La Paz, donde se encuentra la oficina del presidente. Similares celebraciones, organizadas por las autoridades, se realizaban simultáneamente en cada capital del país. Los niños agitaban banderas y había discursos y bailes. Por doquier se escuchaba el “himno al mar”, que es de entonación obligatoria en los actos oficiales.

En varios puntos de La Paz se montaron pantallas gigantes para ver la transmisión de la televisión estatal, cuyos presentadores se mostraron “estremecidos” y “emocionados hasta las lágrimas” porque Bolivia “había ganado” en La Haya, logrando que la Corte siguiera comprometida en el proceso judicial. Este no tiene como objeto la cuestión territorial en sí misma, como el fallo de la Corte Internacional volvió a subrayar, sino la posibilidad de obligar a Chile a cumplir su palabra –que, según Bolivia, empeñó en varios momentos del pasado-- de negociar la cuestión con su vecina.

Sin reparar en estos tecnicismos jurídicos que pocos entendieron, los bolivianos siguieron la lectura del fallo como si se tratara de un partido de fútbol, en el que al cabo de media hora les dijeron que, aunque no habían visto los goles, habían ganado. Y que habían ganado nada menos que a su rival histórico, repudiado por sucesivas generaciones desde que en 1879 las tropas chilenas vencieran a las del país y se hicieran del dominio definitivo del “litoral cautivo”.

No hay comentarios: