martes, 1 de septiembre de 2015

Puerto Rico aplaza una semana su plan para reestructurar su deuda

La bandera nacional sobre el Senado de Puerto Rico. / DERICK E. HINGLE (BLOOMBERG)

El Gobierno atribuye el retraso a los preparativos por la tormenta tropical

Puerto Rico se despierta en la sequía

AMANDA MARS Washington 1 SEP 2015 - 11:12 CEST


Puerto Rico ha pedido una semana de tregua. El plan de ajuste fiscal que prepara el Gobierno para presentarlo a los acreedores y optar así a una reestructuración de la deuda debía presentarse este lunes pero se ha aplazado hasta el próximo 8 de septiembre. El país acumula una deuda pública de 72.000 millones de dólares que no puede pagar y busca un acuerdo para evitar una bancarrota desordenada después de ya haber incumplido con un pago a primeros de agosto.

MÁS INFORMACIÓN
Puerto Rico incumple por primera vez con el pago de una deuda
Puerto Rico reconoce que no puede pagar sus deudas
“Puerto Rico debería integrarse como un Estado de EE UU”

El secretario de la Gobernación, Víctor Suárez, anunció el domingo este aplazamiento con la tormenta tropical Erika como argumento. "Dado que en los pasados días todos los esfuerzos del Gobierno estuvieron enfocados en preparar al país para el posible paso de un fenómeno atmosférico, los trabajos del grupo designado, el análisis de los consultores y la redacción final del documento no se han completado", señaló Suárez en un comunicado recogido por Efe.

El programa, que está siendo elaborado por un grupo de trabajo para entregárselo al jefe de Gobierno, Alejandro García Padilla, debe dibujar una hoja de ruta que haga sostenible el pago de la deuda para los próximos cinco años y que convenza a los inversores de Wall Street que ha hecho grandes inversiones en bono puertorriqueños en los últimos años.

El plan incluirá subidas de impuestos con toda probabilidad y el economista Gustavo Vélez advierte de una dificultad añadida: "Tenemos las elecciones en noviembre de 2016, igual que en EEUU,y a partir de este enero todo se va a enfoque desde el punto de vista electoralista, así que un plan que suponga menos gasto público y más subida de impuestos va a ser muy difícil de implementar", apunta. A su juicio, además, "más carga fiscal supone unamerma para la economía puetorriqueña, que ya lleva 10 años sin apenas crecer".

No hay comentarios: