viernes, 11 de septiembre de 2015

«Tengo que tener mucho cuidado en China»

REUTERS
El artista y disidente chino Ai Weiwei

El artista y disidente chino ha ofrecido una rueda de prensa en Londres con motivo de la exposición que inaugurará el 19 de septiembre en la Royal Academy of Arts


EFEABC_CULTURA / LONDRES - Día 11/09/2015 - 14.17h


El artista Ai Weiwei ha admitido en Londres que su detención en Chinale «afectó profundamente» y ha asegurado que las autoridades estaban menos interesadas en su arte y más en sus contactos con admiradores y periodistas extranjeros.

El disidente chino, que el pasado julio recuperó su pasaporte después de cuatro años sin él, ha ofrecido una rueda de prensa con motivo de su esperada exposición en la Royal Academy of Arts (RA, siglas en inglés), que se inaugura el 19 de septiembre.

En medio de una gran expectación mediática, Weiwei ha explicado cómo le afectó su detención en China durante 81 días y su imposibilidad de viajar al extranjero cuando le quitaron el pasaporte en 2011, al iniciarse un proceso por supuesto fraude fiscal.

El encarcelamiento «me afectó profundamente a mí y a mi familia», especialmente a su hijo de seis años, que vive en Alemania, pues «tenía pesadillas de que nunca me dejarían salir», ha reconocido el artista, visiblemente feliz por la atención de la prensa. También contó que su madre «envejeció muy rápido» y «aún se preocupa por mí todos los días».

Preguntado sobre los interrogatorios durante su detención, el disidente relató que «ellos decían que tenía demasiados seguidores extranjeros y que hablo con muchos periodistas, esa fue la razón». Los interrogatorios -agregó- eran siempre «sobre mi libertad, no sobre arte, con algunas excepciones». Tras recuperar su pasaporte, Ai Weiwei, de 58 años, se encontró con que las autoridades británicas no le daban el visado para viajar a Londres para estar presente en la inauguración de su exposición en la Royal Academy.

Al ver que los británicos le denegaron el visado, el artista recurrió a las redes sociales como manera de convencerles de que no teníaantecedentes criminales en China, como creían. «Traté de explicarles, fue gracioso porque obviamente esta es una excusa equivocada. Estoy muy feliz de que cambiaran de postura rápidamente y admiro la manera en que se puede cambiar tan rápido una decisión formal», admitió el disidente chino, que agradeció las muestras de apoyo que recibió por la Red.

Si bien no recibió condiciones al recuperar su pasaporte, el artista ha reconocido que no sabe lo que pasará cuando regrese a su país. «Aún tengo que trabajar con mucho cuidado en China si quiero mostrar mi trabajo. Tengo que tener mucho cuidado, siempre hay censura allí», explicó Ai Weiwei, y recalcó que no lamenta las decisiones que ha tomado en el pasado. «Si volviera atrás, tomaría la misma ruta», sentenció.

En un gesto de solidaridad, la Royal Academy eligió a Ai Weiwei como miembro honorario en mayo de 2011. En la muestra que abrirá sus puertas el 19 de septiembre se incluirán importantes trabajos realizados por el artista desde 1993, cuando regresó a China tras permanecer más de 10 años en Nueva York. Las instalaciones son una mezcla de la influencia de la cultura china y sus contactos con el mundo del arte occidental.

No hay comentarios: