miércoles, 28 de octubre de 2015

Confirman los beneficios de una dieta rica en frutas y verduras a largo plazo

Siempre es un buen monento para seguir una dieta saludable - ABC

Reduce el riesgo de aterosclerosis a 20 años según un estudio que se inciió en el año 1985 y que ha seguido a más de 2.500 personas durante todo este periodo

R. I. - @abc_salud Madrid


Si se quiere tener una vejez saludable más vale empezar a comer más frutas y verduras durante la juventud. Según un estudio que se publica en «Circulation» los beneficios de una dieta sana se empiezan a ver pasados 20 años. En el estudio, los investigadores del Instituto del Corazón de Minneapolis (EE.UU.), han visto que las personas que siguieron una dieta rica en frutas y verduras tenían una menor calcificación en su placa coronaria (una medida de enfermedad cardiovascular que mide la obstrucción de los vasos sanguíneos y que determina el grado de aterosclerosis) 20 años después.

La investigación ha revisado los datos de 2.506 participantes del Estudio sobre el Riesgo Coronario en Adultos Jóvenes (CARDIA), que comenzó en 1985, que se dividieron en tres grupos, en función de su consumo diario de frutas y verduras. Las mujeres que más fruta comieron tomaron una media de casi nueve porciones de frutas y verduras y los varones más de siete porciones diarias. En el grupo de menos consumo solo consumían 3,3 porciones 2,6 porciones diarias respectivamente. Todas las raciones estaban basados en una dieta de 2.000 calorías al día.

Los resultados mostraron que las personas que comían más frutas y verduras en el comienzo del estudio tenían un 26% menos probabilidades de desarrollar placa calcificada 20 años más tarde, en comparación con los que comían la menor cantidad de frutas y verduras.

No hay que esperar para comer sano

Estudios anteriores ya han demostrado una fuerte asociación entre comer más frutas y verduras y la reducción de riesgo de enfermedad cardiaca entre los adultos de mediana edad. Sin embargo, este es el primero que ha examinado si comer más frutas y verduras durante la juventud tiene como consecuencia una mejora apreciable en la salud de sus corazones y vasos sanguíneos años después. «La conclusión -explica Michael Miedema-, es que no se debe esperar a ser mayor para comer sano».

Al inicio del estudio, en 1985, los participantes proporcionan una historia detallada de dieta y de otras variables relacionadas con el estilo de vida y factores de riesgo cardiovascular como la presión arterial, tabaco, peso y otros. Veinte años más tarde, los participantes se sometieron a una tomografía computarizada para detectar la acumulación de calcio en las paredes de las arterias del corazón, que se calcula como un valor de calcio de las arterias coronarias. Las puntuaciones de calcio coronario más altas se asocian con un mayor riesgo de ataques cardíacos y otros eventos de cardiopatía coronaria.

«Nuestros hallazgos apoyan iniciativas de salud pública destinadas a aumentar la ingesta de frutas y verduras como parte de un patrón de dieta saludable», dijo Miedema. «Se necesita más investigación para determinar qué otros alimentos afectan la salud cardiovascular en los jóvenes».

No hay comentarios: