jueves, 8 de octubre de 2015

La violencia en Israel y Palestina se recrudece con otro ataque

Policías israelíes recogen restos en el lugar del atentado este jueves. / AHMAD GHARABLI (AFP)

Para rebajar la tensión, el primer ministro Netanyahu prohíbe a sus ministros que visiten la Explanada de las Mezquitas

AGENCIAS Jerusalén 8 OCT 2015 - 13:44 CEST


Un israelí resultó herido grave este jueves tras ser atacado por un palestino con un cuchillo en Jerusalén. El ataque llega después de otros tres ataques similares contra israelíes ocurridos la víspera, lo que ha desatado una considerable ola de pánico ciudadano. Los incidentes se producen en plena ola de violencia en la zona: cuatro israelíes y cinco palestinos han muerto desde el jueves pasado.

Para rebajar la tensión, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha prohibido a sus ministros y a los diputados que visiten la Explanada de las Mezquitas (donde se ubica la mezquita de Al Aqsa y que los israelíes denominan Monte del Templo). Varios de miembros del gabinete acudieron en las últimas fiestas judías al recinto.

La última víctima es un estudiante de una escuela religiosa judía que fue acuchillado por un joven de 19 años. "El atentado se produjo en [el barrio] de la Colina Francesa", explicó una portavoz de la policía israelí. El servicio de emergencias detalló que el herido está grave.

Testigos dijeron a Efe que la agresión ocurrió frente a la comandancia general de la Policía israelí, en el sector oriental de la ciudad ocupado por Israel desde 1967.

El atacante, residente del barrio de Shuafat, apenas un kilómetro más al norte, se dio a la fuga y "forcejeó con un agente de seguridad del tranvía al que trató de arrebatar el arma", señaló el subcomisario Asi Aharoni. Poco después fue reducido por una patrulla motorizada mientras trataba de introducirse en un vehículo que estaba en la carretera.

Ante la situación de emergencia que se vive en Israel, y en particular en Jerusalén, la policía y el alcalde de la ciudad, Nir Barkat, han recomendado a los ciudadanos con licencia de armas que salgan con ellas a la calle para "potenciar la seguridad ciudadana", dado que "no puede haber un policía en cada esquina".

No hay comentarios: