martes, 20 de octubre de 2015

La visita de Xi abre una “era dorada” entre China y Reino Unido

Xi Jinping junto al duque de Edimburgo, roadeados de la guardia real. / S. PLUNKETT (REUTERS)

El Gobierno británico recibe al presidente chino con todos los honores y rechaza las críticas de actuar como un "perrito faldero" de Pekín

PABLO GUIMÓN Londres 20 OCT 2015 - 13:43 CEST


El presidente de China, Xi Jinping, se encuentra ya en Londres para escenificar, en palabras del primer ministro David Cameron, la apertura de la “era dorada” en las relaciones entre ambos países. Una agenda que incluye tres noches bajo el mismo techo que la reina en el palacio de Buckingham, desplazamientos en el carruaje real, banquete de gala, discurso ante ambas cámaras del Parlamento, visitas a las instituciones claves de la City y encuentros con el primer ministro y el líder de la oposición, da pistas sobre la magnitud de la alfombra roja que el país ha desplegado bajo los pies del primer presidente chino que visita el país en diez años. Y sugiere todo un cambio, con profundas implicaciones, en la política exterior de Reino Unido.

La visita ha desatado críticas por parte de diplomáticos de los aliados tradicionales de Reino Unido, activistas de derechos humanos y hasta una docena de premios Nobel de la paz. Pero el titular del Foreign Office, Philip Hammond, ha aclarado esta mañana en la BBC que Reino Unido estrecha sus relaciones con China “con los ojos bien abiertos”. Y ha negado que su comportamiento sea “naif” y que el país actúe como un “perrito faldero” con Pekín. Fuentes de Downing Street aseguran que “nada está fuera de la mesa” en las conversaciones que se mantendrán estos días. Las mismas fuentes insisten en que no se eludirán temas delicados como el historial de China en abusos de los derechos humanos o los ciberataques.

Cameron aseguró ayer en los Comunes, en respuesta a una pregunta del líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, que también abordará con Xi la bajada del precio del acero en los mercados internacionales debido a la competencia a la baja de la subsidiada industria china. Coincidiendo con el inicio de la visita oficial, la acerera india Tata ha anunciado que eliminará 1.200 empleos en sus plantas británicas, “en respuesta a un cambio en el mercado causado por una invasión de importaciones baratas, particularmente de China”. Pero Hammond ha advertido, en su entrevista en la radio, que Cameron no presionará en exceso a Xi sobre este asunto, porque Reino Unido no puede “construir un muro alrededor de su industria”.

Hammond ha asegurado que Reino Unido es una de las pocas economías occidentales que ha abierto a la inversión extranjera importantes proyectos de infraestructuras y que China quiere “un poco de esa acción”. La visita, según Cameron, supondrá el cierre de inversiones comerciales por valor de 30.000 millones de libras (42.000 millones de euros), que supondrán la creación de más de 3.900 puestos de trabajo. El principal de los proyectos de inversión, y acoso el más controvertido, es la entrada de empresas chinas en el programa de energía nuclear de Reino Unido, anunciado el mes pasado, que incluye la construcción en suelo británico de la primera planta de energía nuclear de diseño chino en Occidente.

La visita será la oportunidad de cerrar un centenar de acuerdos que hoy por hoy no son más que promesas de colaboración entre ambos países. Entre ellos, la intención de China de emitir deuda pública en yuanes en Londres, convirtiendo a la City en el principal centro financiero para negocios en divisa china fiera de la franja horaria del país asiático.

El estrechamiento de relaciones de Reino Unido con China ya suscitócríticas en Estados Unidos, enfrentado al país asiático en cuestiones como el ciberespionaje o las disputas territoriales en aguas del sur del mar de China. En marzo de este año la Casa Blanca se mostró “preocupada” por la “tendencia de acuerdo constante con China” de sus socio británico, después de que Reino Unido anunciara su decisión de participar en la creación del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras, una nueva institución financiera que puede aspirar a competir con el Banco Mundial, el FMI y el Banco de Desarrollo Asiático.

El cálido recibimiento que ofrece estos días Reino Unido al presidente chino y a su esposa, cuya agenda la convierte en la más importante visita diplomática al país en los últimos años, no mitigará ese malestar en su tradicional aliado atlántico. Y será interpretado como un signo de que Reino Unido, mientras se acerca a China, se aleja de centro de decisiones entre EE UU y Europa.

No hay comentarios: