martes, 27 de octubre de 2015

Maduro afirma que la revolución bolivariana está “en emergencia”

El presidente venezolano Nicolás Maduro. / JUAN BARRETO (AFP)

LA CRISIS POLÍTICA EN VENEZUELA »

El presidente venezolano asegura que su Gobierno enfrenta supuestos "planes golpistas" de cara a las elecciones que el país tiene convocadas para el próximo diciembre


Caracas amplía el control sobre el precio de los productos

EWALD SCHARFENBERG Caracas 27 OCT 2015 - 10:13 CET


Ahora que los vientos electorales por primera vez soplan en contra de la revolución, Nicolás Maduro, opta por subir el tono de sus intervenciones. Este lunes, en un mitin en el centro de Caracas, el presidente venezolano declaró “en emergencia” al Gobierno chavista y a sus partidarios, a los que instó a activar un “plan antigolpista con apoyo popular en unión cívico-militar” en vista de los que calificó como preparativos de la oposición para dar un “golpe contrarrevolucionario” el venidero mes de diciembre.

MÁS INFORMACIÓN
El fiscal del proceso contra López huye del país y denuncia una farsa
El fiscal que acusó al opositor Leopoldo López escapa de Venezuela
Un laberinto sin la ayuda de los organismos internacionales
Maduro acusa de conspiración a la primera empresa de Venezuela
Caracas amplía el control sobre el precio de los productos

El llamado a la “movilización preventiva” se produjo poco después de que Maduro visitara la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE). Allí firmó un documento que promueve el organismo comicial —al que la oposición achaca una parcialidad favorable al Gobierno—, en el que los participantes se comprometen a respetar los resultados oficiales de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Los sectores de oposición, agrupados en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), se rehusaron a firmar el acuerdo.

A la salida del acto, transmitido por televisión, el mandatario —flanqueado por la máxima dirigencia del partido gubernamental y los candidatos chavistas a la Asamblea Nacional— se dirigió a un grupo de militantes reunido en la cercana Plaza Caracas. Aunque la reunión se realizó con el Compromiso por la Paz como lema, el sucesor de Hugo Chávez no eludió el lenguaje más agresivo. Aseguró que “esta revolución jamás será traicionada ni entregada” y, ante la posibilidad de que en ocasión de las elecciones se produzcan conflictos, se sumó al público para corear una consigna levemente soez: “Si se prende el peo (problema, disputa, en el castellano coloquial de Venezuela), con el pueblo me resteo”.

A seis semanas de los comicios parlamentarios, los estudios de opinión vaticinan, casi al unísono, una derrota sin precedentes para el chavismo. Maduro admitió que, si bien ha visto los resultados de las encuestas, cree "en el poder popular”. Tras pasar revista a las dificultades que enfrenta su régimen, sobre todo como consecuencia de la que denomina “guerra económica”, evocó otras situaciones críticas que el proceso bolivariano ha superado con éxito a lo largo de sus 16 años en el poder para vaticinar un desenlace similar en diciembre.

A seis semanas de los comicios parlamentarios, los estudios de opinión vaticinan, casi al unísono, una derrota sin precedentes para el chavismo

Abundó en críticas a la dirigencia opositora por su renuencia a firmar el pacto en torno a los resultados electorales, una negativa que interpreta como indicio de que la MUD se propone transitar por vías distintas a las electorales. “¿Ustedes han visto a la derecha hacer campaña electoral?”, preguntó como recurso retórico a la concurrencia, antes de responderse: “No, ellos están pendientes de aumentar la guerra económica, de hacer pactos con los paramilitares para que haya una oleada de criminalidad. […] La derecha nacional e internacional no se está preparando para unas elecciones sino para un golpe contrarrevolucionario a partir del 6 de diciembre”.

De acuerdo a lo estipulado en las normas del CNE, la campaña electoral debe arrancar el próximo 13 de noviembre. Sin embargo, Maduro no tuvo empacho en reconocer que los candidatos del Gobierno ya se encuentran en campaña. Llamó a la militancia del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y de las organizaciones políticas aliadas a participar el 8 de noviembre en un “ensayo general de elecciones para movilizar nuestra maquinaria del Gran Polo Patriótico” o GPP, siglas de la alianza progubernamental de partidos.

Invitó también a organizar una campaña de recolección de firmas de ciudadanos en apoyo del documento de respeto a los resultados electorales, declaración que, dijo, hará llegar a los gobernadores de Estado. Retó al “zángano de Miranda” —en alusión al gobernador de ese estado del centro del país y dos veces candidato presidencial, Henrique Capriles Radonski— a suscribir el acuerdo.

No hay comentarios: