lunes, 19 de octubre de 2015

Miles de refugiados quedan varados entre Croacia y Serbia

Grupo de inmigrantes en la frontera croata, cerca de Babska. / FOTO: DARKO VOJINOVIC

El cierre de Hungría y las restricciones de Eslovenia agravan las condiciones de los inmigrantes, que acusan el frío

REUTERS 19 OCT 2015 - 12:24 CEST


Miles de migrantes piden entrar en Croacia, país miembro de la Unión Europa, desde la vecina Serbia después de pasar la noche en el barro, expuestos al frío en tierra de nadie y con su travesía hacia occidente frenada por los esfuerzos de Eslovenia de limitar el flujo de refugiados.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha alertado de que más de 10.000 inmigrantes y refugiados están ahora mismo varados en Serbia sin alimentos, ni abrigo debido al cierre de fronteras de países como Hungría. "Falta comida, faltan mantas, están sin nada", ha afirmado una portavoz de ACNUR, Melita Sunjic, en declaraciones telefónicas a Reuters desde la frontera entre Serbia y Croacia.

"Sólo podemos decir que hay más de 10.000 refugiados en Serbia. Es como un gran río de gente y si se detiene el caudal, habrá inundaciones en otra parte. Eso es lo que está pasando ahora", ha destacado Sunjic.

MÁS INFORMACIÓN
Crece el paso de refugiados ante la llegada del invierno
Hungría cierra otra frontera y fuerza a los refugiados a buscar nuevas rutas
El frío agrava la crisis migratoria

La policía croata los contiene, con sus propios campos de refugiados llenos. En el oeste de Croacia, hasta 2.000 personas más pasaron la noche en un tren parado cerca de la frontera con Eslovenia, también en la UE, que rechazó su entrada.

Hungría cerró a los migrantes su frontera con Croacia el viernes por la noche, y la decisión provocó que el incesante flujo de personas se redirigiera a Eslovenia camino de Austria y Alemania, el destino preferido por los inmigrantes, muchos de ellos refugiados de la guerra en Siria.

Pero Eslovenia ha impuesto un límite diario de alrededor de 2.500 personas, aduciendo que solo recibirá la cantidad de inmigrantes que pueda derivar a Austria. Eslovenia afirmó que Austria acepta un máximo de 1.500, mucho menos que cuando estaban entrando desde Hungría, aunque el Ministerio del Interior austriaco no pudo confirmar este extremo.
5.000 personas cruzan a diario

Hasta 5.000 personas están cruzando a través de los Balcanes a diario, desde Grecia, adonde llegan en barco y en lanchas desde Turquía, a Macedonia y Seriba, ambas repúblicas pobres de la antigua Yugoslavia con escasa capacidad de absorber el flujo. Un reportero de Reuters en la parte Serbia de la frontera con Croacia afirma que no hay presencia visible de policía para mantener el orden. Con frío y cansados, los inmigrantes pedían: "¡Abrid la puerta, abrid la puerta!".

La llegada de unos 700.000 inmigrantes a las costas europeas este año, huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Próximo, África y Asia a través del Mediterráneo ha dejado al descubierto las profundas divisiones en la Unión europea.

El derechista gobierno húngaro asegura que los inmigrantes principalmente musulmanes suponen una amenaza a la prosperidad de Europa, a la seguridad y a los "valores cristianos", y ha sellado sus fronteras con Serbia y Croacia con una verja de hierro y nuevas leyes que grupos de derechos humanos dicen que niegan su derecho a buscar protección.

No hay comentarios: