domingo, 11 de octubre de 2015

Mueren una mujer y su hija en un bombardeo israelí sobre Gaza

Un padre y un hijo hospitalizados tras los bombardeos israelíes en Gaza. / MOHAMMED SALEM (REUTERS)

El ataque a la Franja se produjo tras el lanzamiento de cohetes contra el sur de Israel

La policía acusa a una conductora palestina de causar una explosión en un control

JUAN CARLOS SANZ Jerusalén 11 OCT 2015 - 12:41 CEST


La escalada de violencia entre palestinos e israelíes se ha agravado en las últimas horas. Una mujer palestina de 30 años embarazada y su hija de dos años perecieron en la madrugada del domingo durante un ataque aéreo israelí que destruyó su casa en Gaza. Al menos otras tres personas de la misma familia resultaron también heridas, según informaron fuentes sanitarias. El bombardeo, dirigido contra depósitos de explosivos de Hamás, según un portavoz del Ejército israelí, fue efectuado en represalia por el lanzamiento de cohetes desde la Franja, uno de los cuales fue interceptado por el escudo antimisiles israelí Cúpula de Hierro cerca de la ciudad de Ashkelon, al sur del país. Desde el pasado viernes,11 palestinos han perdido la vida por acciones militares israelíes, nueve de ellas jóvenes que se manifestaban y arrojaban piedras contra la valla de la frontera.

Pocas horas después, a primera hora de la mañana de este domingo, informó un portavoz policial informo de que una conductora palestina había hecho estallar al grito de “¡Alá es el más grande!” una bomba que llevaba en su vehículo ante un control policial en Cisjordania, cerca de Jerusalén. La explosión causó heridas leves a un agente de tráfico y lesiones muy graves a la conductora. El supuesto atentado –que sería el primero con bomba en una ola de ataques en la que 4 israelíes y 23 palestinos han muerto desde el inicio de octubre– se produjo cerca del asentamiento de colonos judíos de Maale Adumin, en la carretera que conduce hacia la Ciudad Santa.

El coche de la palestina acusada de causar un explosión por la policía israelí. / ABIR SULTAN (EFE)

Un testigo citado citado por la agencia palestina Maan aseguró que el vehículo sufrió una avería eléctrica que originó un pequeño incendio, y que cuando la mujer salió del coche visiblemente nerviosa se activó el airbag con una pequeña explosión que produjo la diseminación de partículas de polvo. Según una fotografía difundida en la edición digital del diario Haaretz, el vehículo apenas sufrió desperfectos.

Tras la oleada de acuchillamientos de israelíes y de enfrentamientos mortales de jóvenes manifestantes palestinos contra las fuerzas de seguridad, la tensión sigue aumentado en Israel y Palestina. El primer ministro; Benjamín Netanyahu, ordenó la noche del sábado la movilización de 13 compañias de reservistas de la policía de fronteras, que opera sobre todo en Jerusalén Este, para intentar frenar los ataques. El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, habló por teléfono con Netanyahu y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ante el agravamiento de la situación de seguridad.

No hay comentarios: