martes, 6 de octubre de 2015

Rajoy: «No veo a ninguna otra fuerza política capaz de mantener el buen rumbo»

EFE
Mariano Rajoy saluda a Catalina Luca de Tena, presidenta-editora de ABC

El presidente del Gobierno garantiza que el déficit público estará por debajo del 3% en 2016 y habrá superávit primario


ABC.ES / AGENCIAS / MADRID - Día 06/10/2015 - 15.27h


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles que es «plenamente consciente de la importancia» de las elecciones generales del 20 de diciembre, una cita en la que, según ha dicho, los españoles tendrán que decidir entre «avanzar» o «retroceder». A diferencia de lo que ocurrió hace cuatro años, ha subrayado, España ya no es un país que se «desmorona» sino «otro erguido y decidido a avanzar».

Así se ha pronunciado durante su intervención en el foro ABC, un acto al que ha asistido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina; el presidente del Congreso, Jesús Posada; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; o la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, entre otros.

«Soy plenamente consciente de la importancia de estas elecciones. Está en juego que esta recuperación incipiente se fortalezca y se consolide o que volvamos a la etapa de las ocurrencias y las frivolidades. Está en juego seguir avanzando o retroceder; crecer o volver a lo que dejamos atrás», ha aseverado, para añadir que no ve en el panorama político «ninguna otra fuerza política capaz» de llevar a buen término ese reto.

Déficit por debajo del 3% en 2016

El presidente ha garantizado que el déficit público se situará por debajo del 3% en 2016 (la previsión es el 2,8%), por lo que España saldrá del procedimiento de déficit excesivo y registrará, por primera vez desde el inicio de la crisis, un superávit primario. Para él, España «está en condiciones» de mantener un crecimiento superior al 3% hasta 2018 «si se mantiene el rumbo», lo que permitirá reducir el endeudamiento público y cumplir con los objetivos de déficit, a pesar de que la Comisión Europea ha cuestionado que el próximo año se pueda cumplir con el objetivo del 2,8%.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo ha destacado que España ha recuperado la confianza perdida, como demostró el pasado viernes la agencia Standard & Poor's, que ha mejorado la calificación de España, algo que calificó de «buena noticia» porque reconoce el «cambio estructural» de la economía en esta legislatura.

«Dibuja un escenario, un horizonte para España absolutamente inimaginable hace algunos meses porque plantea que España puede crecer a un ritmo del 4% nominal en los próximos años», subrayó Rajoy, que añadió que «quién en su sano juicio podría pensar hace tres años en este ritmo de crecimiento. "¿Alguno de nosotros se hubiera atrevido a pronosticar que nuestro país podría crear la mitad de los empleos que crean hou en toda Europa?», se preguntó.

Según recordó, «no hace tanto tiempo» España era «el enfermo de Europa» y las páginas de los periódicos «más parecían crónicas de sucesos» y, todo ello, no era producto de la mala suerte, sino de los «problemas económicos, la frivolidad, el desorden, la autocomplacencia y la pereza para hacer reformas».

Ante esta situación, añadió Rajoy, algunos apuntaban a que sólo había dos soluciones, salir del euro o pedir el rescate, pero el Gobierno escogió el «camino del esfuerzo, de la responsaiblidad, de la eficiencia y de las reformas». «A pesar de que nos acusan de inmovilistas, este Gobierno ha realizado la mayor agenda reformista de España», reiteró.

Rajoy resaltó que, gracias a ello, España no sólo ha sorteado la crisis, sino que ha sido capaz de hacerlo ganando competitividad, sin devaluar la moneda, sin deteriorar el sector exterior y con los precios por debajo de la media de la zona euro.

No hay comentarios: