lunes, 14 de marzo de 2016

¿El golpe de gracia a Enríquez-Ominami?

Un reportaje de La Tercera expuso los antecedentes que mostrarían la facilitación de un jet privado para su campaña presidencial de 2013, cuyos gastos el ex presidenciable no declaró. Ante estos hechos, tanto ME-O como su equipo han salido a defenderse, pero la Nueva Mayoría ya ha salido a reprochar lo sucedido, insistiendo en que esto afecta la credibilidad del dirigente del PRO.

Por Qué Pasa

"La credibilidad de él está sumamente afectada". El autor de la frase es el presidente de la DC, Jorge Pizarro. Lo dijo este lunes en La Moneda, y el destinatario del mensaje era M

arco Enríquez-Ominami. El ex candidato presidencial enfrentó un fin de semana complejo. La semana pasada su padre adoptivo, Carlos Ominami, enfrentó a la justicia al ser formalizado por delitos tributarios cometidos presuntamente durante su campaña senatorial de 2009, y el domingo un reportaje de La Tercera titulado "La desconocida escala en Brasil de la campaña de ME-O" terminó de golpear su alicaída imagen pública.

Según detalló el matutino en 2013 Enríquez-Ominami viajó a Sao Paulo en un avión privado junto a dos ejecutivos de la constructora brasileña OAS. Dicha compañía hoy es investigada en Brasil por las denuncias de corrupción que afectan a Lula Da Silva. En los datos que expone la nota, se detalla que Enríquez usó el este jet durante los tres meses de campaña siguientes, desplegándose en tres giras nacionales gracias a esta aeronave.

En sus declaraciones de gastos ante el Servel, no se incluyeron facturas o boletas por el uso de esta aeronave. Tampoco se mencionan contratos que detallaran los servicios requeridos a una empresa brasileña, lo que se contrapone con la candidatura por ejemplo, de Alfredo Sfeir, la cual fue de menor envergadura, pero que a diferencia de la falta de datos de la de ME-O, presentó ante el Servicio Electoral 60 facturas por concepto de transporte por $9-593.389.

La información se produce en un complejo escenario en Brasil, en donde las indagatorias por corrupción no sólo han penetrado en el corazón de la política, poniendo en la mira al ex presidente Lula Da Silva y a la actual gobernante, Dilma Rousseff, sino que además han activado protestas ciudadanas en las calles pidiendo la salida de la mandataria. Con la implicación de ME-O se abre un flanco respecto a la posibilidad de que se hubiera extendido hasta Chile los manejos irregulares de dineros brasileños con fines políticos.

El reportaje también consignó que figuras del ex comando de ME-O de 2013, plantearon que el pago de estos servicios se atribuye a una compañía ligada a la constructora brasileña OAS, cuyos ejecutivos viajaron con Enríquez-Ominami a Brasil en el inicio de la campaña, lo cual contravendría la ley electoral, que prohíbe expresamente las donaciones de personas naturales o jurídicas extranjeras a campañas políticas chilenas. Y aun cuando a estas alturas estaría prescrito, el impacto en el interés presidencial del dirigente del PRO podría ser fatal. Incluso algunos se preguntan si podría ser este el golpe de gracia a su interés de postularse una tercera vez a la presidencia de la república, a falta de que el fiscal Pablo Gómez resuelva si lo formalizará o no por delitos tributarios, dependiendo también si el SII decide accionar en su contra por las boletas que su ex jefe de prensa y asesor, Cristián Warner, entregó a SQM.

Este lunes, de hecho, los primeros efectos se dejaron sentir desde la Nueva Mayoría, que salió a pedir explicaciones por estos antecedentes a ME-O y su equipo. Por ejemplo, el diputado Manuel Monsalve (PS) dijo en La Tercera que "el punto es qué interés puede tener una empresa extranjera en trasladar gratuitamente a un candidato presidencial chileno ¿Lo hace para construir una relación privilegiada que le permita defender sus intereses? ME-O debe responder con claridad".

En CNN Chile, el senador Jorge Pizarro hizo hincapié en que ME-O "explicaciones no ha dado ninguna y lo que tiene que hacer efectivamente es explicar quién le financió el jet privado para hacer su campaña, dónde quedó saldado ese financiamiento y eso es lo que tiene que explicar el país, no estar pensando que hay una campaña en su contra".

ME-O optó por referirse al caso el mismo domingo desde su cuenta en Facebook, acusando precisamente este tipo de persecución en su contra:

"Han anunciado tantas veces mi muerte política que ya va quedando claro que son ellos los que quieren matarme. Pero mientras más me disparan, más fuerzas gana el progresismo y más gente se suma a este esfuerzo por terminar con el duopolio. La política es sin llorar y así la entendemos. Ser progresista es más difícil que no serlo y es por esto que aquí estamos, construyendo las fuerzas que equilibrarán la balanza. Todas las fuerzas de la historia nos acompañan", detalló en un post.

Asimismo, desde las filas del partido Progresista han salido también a defenderlo. Camilo Lagos, vicepresidente del PRO:, afirmó hoy que "usamos el avión, nunca se escondió porque no había nada que esconder".

No hay comentarios: