martes, 31 de mayo de 2016

Putin intensifica la preparación militar entre los niños y adolescentes rusos

Militares rusos marchan en la Plaza Roja en el desfile militar del Día de la Victoria en Moscú - AFP

El Ministerio de Defensa ruso ha lanzado una iniciativa consistente en restaurar la antigua organización juvenil soviética «Yunarmia» (Ejército Joven)

por RAFAEL M. MAÑUECO- rafael_manueco


En un contexto abiertamente militarista, atizado por la confrontación con la OTAN, la tensa situación bélica en el este de Ucrania y la actual campaña de bombardeos en Siria, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha estimado oportuno dar un paso más para mantener alerta a la población ante posibles amenazas y elevar su nivel de combatividad. En esta tarea no deben quedar fuera ni siquiera los más pequeños. El nuevo reto implica generalizar la ya existente preparación militar entre los escolares y hacerla sistemática.

Con este objetivo y siguiendo las órdenes dadas por Putin, el Ministerio de Defensa ruso ha lanzado una iniciativa consistente en restaurar la antiguaorganización juvenil soviética «Yunarmia» (Ejército Joven). La presentación de estos peculiares batallones de niños y adolescentes tuvo lugar el pasado 22 de mayo.

El acto tuvo lugar en el territorio que la Sociedad de Voluntarios en Apoyo del Ejército, la Aviación y la Armada (DOSAAF, según sus siglas en ruso) tiene en las cercanías de la ciudad rusa de Yaroslavl. Este centro lleva el nombre de Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta de la historia, es un antiguo aeródromo y se encuentra en la localidad de Karáchija.

Allí se juntaron chicos y chicas de entre 10 y 18 años procedentes de distintas escuelas y «clubes patrióticos» de la provincia para recibir sus primeras lecciones de instrucción militar. Se familiarizaron con el manejo del fusil Kaláshnikov, aprendieron a montarlo, a disparar y después simularon un salto en paracaídas desde el fuselaje de una viejo avión instalado en la base. Los chavales recibieron además vistosos uniformes y desfilaron en formación casi perfecta. El evento incluyó una jura de bandera en la que participaron 104 menores.

Ante los presentes tomó la palabra la propia Tereshkova para animar a las nuevas generaciones a «aprender a amar y defender a nuestra gran patria». Por su parte, el general Alexánder Kolmakov, presidente de DOSAAF, dijo que «este movimiento juvenil está llamado a unir a todos aquellos dispuestos a conseguir que Rusia sea mejor y más fuerte».

DOSAAF ya aglutina en torno a sí a numerosas agrupaciones de niños amantes de las armas y los uniformes. Lo que se pretende con la creación de «Yunarmia», según Kolmakov, es «unificar» en una sola organización todas esas asociaciones de carácter patriótico-militar.

El 70 aniversario de la victoria sobre los nazis

Durante este fin de semana, precisamente, se celebra en la localidad de Kubinka, en las afueras de Moscú, el congreso de constitución de «Yunarmia», en el Parque Pátriot. Se trata de una enorme extensión abierta al público el año pasado con motivo del 70 aniversario de la Victoria sobre la Alemania nazi. Es un verdadero museo al aire libre de armamento pesado y aviación. Cuenta con varias salas para eventos y superficie para exposiciones.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, explicó recientemente que existe entre los jóvenes «una creciente demanda de iniciativas que permitansatisfacer el sentimiento patriótico y la necesidad de servir a Rusia». Putin ha sido en los últimos años el principal impulsor del nacionalismo así como de la propaganda y la educación «patriótica». El año pasado promovió la restauración de los «pioneros», organización juvenil surgida en la época soviética parecida a los Boy Scouts.

Está en proyecto que la llamada «preparación militar básica», que estuvo vigente bajo la dirección comunista, se incorpore de nuevo a los planes de estudio de los colegios. De momento, la participación en las actividades de «Yunarmia» no será obligatoria, aunque, según la ONG «Madres de soldados», lo será de facto, ya que quien se niegue a asistir a las clases castrenses tendrá en contra al profesorado. La formación militar que se pretende popularizar entre los más jóvenes incluirá también lecciones de historia de las Fuerzas Armadas.

En Rusia funcionan además las escuelas y agrupaciones de cadetes. Las primeras acogen niños de entre seis y catorce años mientras que los «cuerpos de cadetes» están abiertos a adolescentes entre los 14 y los 18 años, cuyo objetivo es estudiar en alguna de la academias militares del país. Los cadetes están exentos del examen de ingreso.

No hay comentarios: