miércoles, 1 de junio de 2016

Bachelet afronta una nueva oleada de protestas sociales en todo Chile

Jornada de huelga general por la reforma laboral, este martes en Santiago de Chile - AFP

Miles de personas salen a la calle en las principales ciudades del país para denunciar el estancamiento en la tramitación de la reforma laboral

Por LIBIO PÉREZ - Corresponsal en Santiago de Chile


Unas 50.000 personas salieron a las calles de Santiago de Chile este martes, convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), para protestar contra el estancamiento en la tramitación de una reforma laboralpropuesta por el Gobierno de la presidenta socialista Michelle Bachelet; marchas similares se repetían en las principales ciudades chilenas.

La protesta de los trabajadores forma parte de un movimiento mayor que presiona al Gobierno y el Congreso para aprobar reformas prometidas por la actual coalición en el poder y que han encontrado dificultades y obstáculos para su ejecución, tanto en las propias filas del oficialismo decentroizquierda como en la oposición cerrada de la derecha.

Por ello, desde hace una semana los estudiantes de enseñanza media y universitarios están movilizados, realizando acciones callejeras, marchas y mantienen ocupados más de 20 centros educativos. Este miércoles, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) -que agrupa a los estudiantes de las universidades más grandes- someterán a votación el inicio de una huelga indefinida, con el propósito de influir en la tramitación parlamentaria de la reforma educativa.


Esta oleada de protestas ocurre en un momento de fuerte pérdida de credibilidad del Gobierno y la oposición


Los estudiantes, movilizados desde 2011, reclaman una educación pública, de calidad y gratuita. Pero los proyectos de ley enviados al Congreso por el Gobierno han tenido dificultades, particularmente los referidos a la gratuidad. El Ejecutivo consiguió entregar recursos para aumentar los beneficiarios de la gratuidad, alcanzando a un 60 por ciento de los estudiantes más vulnerables, es decir a unos 180 universitarios. Las cifras para la comunidad estudiantil son insuficientes.

También reclaman por la forma en que el Gobierno entrega los recursos, y tanto estudiantes como las autoridades universitarias exigen que lafinanciación de la educación superior sea estructural, como aportes basales, y no a través de presupuestos anuales. A lo anterior se suma la demanda de los estudiantes de enseñanza media, que reclama el fin de la dependencia de las escuelas de los municipios.

Corrupción


La oleada de protestas sociales -que el mes pasado incluyó la paralización por diez días de la sureña región de Chiloé por la crisis en la pesca- se produce en medio de una fuerte pérdida de credibilidad y legitimidad del Gobierno y la oposición, golpeados por casos de corrupción y tráfico de influencias que han salpicado incluso a la familia presidencial.

No hay comentarios: