domingo, 19 de junio de 2016

EL MERCURIO: Desmesura

Columnista Eugenio Tironi

"La palabra que primero me brota es desmesura. Partamos con el territorio. Este es desproporcionadamente pequeño, sobre todo para quien viene del Nuevo Mundo. Lo supera, y con creces, la Región del Maule. Su geografía es exagerada por lo hostil, lo seca, lo polvorienta..."

Por Emol


Vivir una experiencia y ser incapaz de ponerla en palabras es la maldición de un columnista. Es lo que me sucede después de haber pasado diez días en Israel. ¿Por qué ir a Israel?, me preguntaban mis amigos: porque quiero ver con mis propios ojos, respondía, el lugar donde se gestó la civilización de la que me siento parte.

La palabra que primero me brota es desmesura. Partamos con el territorio. Este es desproporcionadamente pequeño, sobre todo para quien viene del Nuevo Mundo. Lo supera, y con creces, la Región del Maule. Su geografía es exagerada por lo hostil, lo seca, lo polvorienta, lo que permite aquilatar el gigantesco esfuerzo envuelto en la sobrevivencia de los humanos en estas tierras.

Su historia también es excesiva. Aquí estuvieron y se superpusieron todas las civilizaciones del mundo antiguo: egipcios, babilonios, asirios, nabateos, griegos, romanos, persas. Esto explica por qué, mientras los europeos eran aún bárbaros analfabetos, aquí se escribía la Biblia, el más bello, complejo e influyente libro jamás escrito; o que mientras Londres aún era un pantano, aquí se levantara Jerusalén.

Es desmesurada en su religiosidad. Aquí nacieron las tres grandes religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam. En largos períodos de la historia han convivido pacíficamente, y en otros se han enfrentado cruelmente, pero no se han anulado ni perdido vitalidad. La religiosidad se observa por igual en los sectores humildes o iletrados -cuestión que a uno le parece hasta normal-, y en los grupos pudientes y educados. De aquí nacen también los conflictos que desgarran a esta tierra, los que se despliegan no solamente entre las tres religiones monoteístas, sino además en el seno de ellas. Así ocurre al interior del islamismo, donde el enfrentamiento entre chiitas y sunitas ha terminado por pulverizar a Siria e Irak. Es, asimismo, la amenaza que se cierne sobre la sociedad israelita por la creciente influencia de los judíos ultraortodoxos.

Israel, como nación, es fruto de una ambición desmesurada, muy propia del siglo pasado. Fue creada para acoger a un pueblo que por más de dos mil años careció de geografía, y preservó su identidad exclusivamente sobre el territorio de la palabra. Surge de un movimiento, el sionismo, que a fines del siglo 19 se planteó que si los judíos querían evitar su desaparición por efectos de la asimilación o de la masacre, debían volver a Palestina, la "Tierra Prometida". Lo cual dio lugar al experimento político más impresionante del siglo 20: la colonización judía y la creación de un Estado de facto en Palestina, financiado privadamente; la recuperación de un idioma, el hebreo, que nadie hablaba desde hacía más de dos siglos; la instauración de un Estado en forma en 1948, cuando Israel declara su independencia; la acogida de las víctimas del Holocausto, que llevó a la joven nación a duplicar su población en diez años; luego la multiplicación de su territorio con la Guerra de los Seis Días de 1967; y en años más recientes, la recepción de millones de judíos rusos y sefardíes provenientes del norte de África, lo que ha cambiado la demografía del país. Proceso que fue de la mano de la expulsión de cientos de miles de palestinos que poblaban esta tierra, y la imposición sin concesiones de la hegemonía judía, lo que da origen al profundo y a menudo sangriento conflicto entre Israel y los palestinos que viven dentro y fuera de su territorio.

Como afirma el escritor israelí Ari Shavit, Israel no ofrece "seguridad, ni bienestar, ni paz mental" -esto es, nada de esa mesura que corrientemente buscamos-; solo ofrece "la intensidad de una vida al límite". Esto mismo vale para Palestina y todo el Medio Oriente. Por ello es que este territorio, como ha sucedido por tres mil años, sigue concentrando los dilemas más profundos y trágicos de la humanidad.


5 COMENTARIOS

MATIAS CARVAJAL: "la Biblia, el más bello, complejo e influyente libro jamás escrito". Influyente sí, pero hay cosas nefastas que son muy influyentes. Complejo también, pero se debe a que se trata de falacias envueltas en mitos. Bello para quienes creen en cosas sobrenaturales.

JOSÉ LUIS COX PERÉZ: Chile le debe mucho a Israel. Cuando se implementó la mal llamada Enmienda Kennedy ,nuestras Fuerzas Armadas quedaron sin repuestos para los tanques , cruceros, destructores , submarinos y otro material bélico de origen norteamericano. Israel con su experiencia e ingenio nos apoyó para mantener operativo nuestro material bélico. De esa forma nuestra capacidad disuasiva , nos permitió encarar de buena forma los problemas con Argentina , Perú y Bolivia.


TOMAS PABLO PULO: Así es Sr. Cox, Israel fue y es un gran amigo de Chile, a principio de los 80 colocamos sistemas de defensa antiáeros Ramta en nuestra frontera , los cuales llegaron por mar y en buques de calado profundo y cubierta plana, simulando carga granel con banderas griega y checas ; también recibimos los modificados súper Sherman, un centenar de ellos distribuidos entre Arica y Santiago.  Pero no olvide el gran apoyo de Brasil en 1978, quien nos proveyó de repuestos para nuestros aviones F-5 a pesar de la enmienda Kennedy, lo mismo hizo Inglaterra ( era que no ) , lo lamentable es que por dicha restricción tuvimos que pagar precios de mercado negro. Volviendo a Israel, definitivamente son un aporte donde están.

SEGUNDO A. BARRERAS CACERES: Si nos cobraron precio de mercado negro no es ayuda. Es como pedir dinero a un prestamista. En todo caso, ud. como muchos ex uniformados sufre de incontinencia verbal. Se creen heroes de una guerra contra su propio pueblo!!

JUAN CARLOS C.J., EDITOR JEFE (Me prohibieron publicar mi nota en este periódico)

Saludos a todos: 
El articulista no logra precisar que el problema judío y el antisemitismo desde un principio solo sería resuelto cuando los judíos dispersos por el mundo se pudieran reunir y establecerse en un Estado independiente. El señor Tironi, lo único que legítima es que Israel es un territorio pequeño y polvoriento. Tampoco dice nada acerca de la estrategia que ha significado la imposición del Estado de Israel en el área y del exterminio y drama del pueblo palestino.

Desde su fundación, las fronteras de Israel, e incluso el derecho a existir del propio Estado ha estado sujeto a controversias, especialmente entre sus vecinos árabes.

Las fuerzas armadas israelíes han sido acusadas permanentemente por Human Rights Watch, de violar las leyes de guerra por no tomar todas las precauciones para distinguir entre civiles y combatientes antes de abrir fuego. En su informe de 2014 Amnistía Internacional aseguró que las fuerzas armadas cometieron violaciones a los derechos humanos en su bloqueo a la Franja de Gaza, incluyendo desalojos forzosos, impedimento de la libertad de circulación, promoción de asentamientos ilegales, demolición de viviendas, expulsión de inmigrantes, detenciones administrativas sin juicio, destrucción de bienes y muerte de civiles durante la ofensiva militar. Un relator de Naciones Unidas cuestionó la legalidad de las ofensivas del Ejército israelí, de no hacer distinción entre militares y civiles. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU calificó de violación grave de los derechos humanos y la ley humanitaria al ataque israelí a la llamada Flotilla de la Libertad, matando a varios activistas de la flotilla de Gaza.

Israel viola los principios y valores de los Derechos Humanos e incumple por sistema las resoluciones de Naciones Unidas (ONU), la IV Convención de Ginebra y las sentencias del Tribunal Internacional de la Haya.

En efecto, la Biblia (El Libro Grande) como ha sido llamado, no puede ser inspiración justificada de tanta violencia. Eso no tiene validez. Eso no es iluminación de Dios, más bien representa los intereses humanos de un grupo de hombres que buscan aferrarse a una excusa para crear una condición de Estado bajo una conducta hostil. Una vez más, el interés de algunos prevalece, primando la diplomacia sobre la justicia, cediendo ante la sed de poder que tiene Israel con el "VETO" ante la ONU como Estado beligerante.


“Dios, sabe quién sé equivocal y peca, y la desgracia se abatirá sobre aquellos que han hecho padecer sin razón y compasión al pueblo palestino. Dios vengará tantas muertes de civiles injustas y todos los que son contrarios a detener este exterminio, van a sufrir”. Los emplazo a los enemigos de la Paz, ante el Tribunal de Dios.

Muchas gracias.

No hay comentarios: