viernes, 10 de junio de 2016

Euro 2016 «Los 90.000» de la Eurocopa: Francia desafía a Daesh con un blindaje extraordinario


La retransmisión de partidos en terrazas de los bares será prohibida, según el secretario de estado para Deportes, Thierry Braillard, «porque las fuerzas del orden no tienen los medios de proteger estas zonas»

Por F.J. CALERO- fj_calero - Ámsterdam


Francia, como España, tardó mucho más de lo esperado en ganar la Copa del Mundo. Débiles en Mundiales, los galos solo triunfaron con el «equipo del arcoiris», sobrenombre para aquella generación multicultural, cuya gran estrella, Zinedine Zidane, tenía ascendencia argelina. Dieciocho años después de su primera y única Copa del Mundo, Francia volverá a organizar un torneo con las mejores selecciones, esta vez de Europa, en uno de los momentos más críticos de su historia reciente y cuando las heridas raciales y étnicas se han vuelto a abrir. La estrella francesa del momento KarimBenzema, apartado de la selección por sus «affaires» privados, ha acusado a su país de ser racista; un ataque replicado al instante por los xenófobos del Frente Nacional. En medio de las revueltas por la reforma laboral, el miedo a más atentados yihadistas tras el traumático 13 de noviembre, los franceses se exponen al mundo dispuestos a no arrodillarse ante el terror.

Estados Unidos emitió la pasada semana una alerta de viaje por riesgo de atentados en Europa durante los próximos grandes eventos deportivos y culturales: Eurocopa, Tour de Francia y Jornada Mundial de la Juventud (esta en Polonia). La Europol y el presidente francés, François Hollande, han confirmado esos temores, pese a la exageración, que luego fue matizada por los norteamericanos. Para la seguridad en el gran torneo continental de selecciones, el Elíseo ha aumentado un 15% del presupuesto en este ámbito. Destinará más de 90.000 policías, militares y guardias privados: 13.000 solo en París para patrullar la capital y el área metropolitana. Otros 5.000 agentes vigilarán las fronteras, que los yihadistas del Bataclán supieron jugar en su favor en 2015. «Les Échos» sube la cifra hasta 100.200: 72.000 gendarmes y policías, 5.000 voluntarios civiles, 10.000 militares y 13.000 agentes de seguridad privados. La UEFA, autoridad europea del fútbol y organizadora del evento, ha invertido al menos 34 millones de euros para asegurar la seguridad, que se suman a los 12 millones del Estado francés y otros 12 de las ciudades que serán sedes del torneo: un total de 24 millones, «el doble de lo previsto antes de los atentados del 13 de noviembre», según este periódico.


Los yihadistas de la célula de Abdeslam habían amenazado en sus escritos con hacer imposible la Copa de Europa, pero fueron arrestadosHarold Hyman, analista

Todavía en Estado de Emergencia, Francia se enfrenta al evidente riesgo del autodenominado Estado Islámico, pero también de la ultraderecha. Este lunes un ciudadano francés fue detenido en Ucrania con dos lanzagranadas, 125 kilos de explosivos y cinco kalashnikov, con los que supuestamente pensaba, aunque Francia lo duda, atentar al final del torneo -que se celebra del 10 de junio al 10 de julio, en pleno Ramadán-. Según los servicios de seguridad ucranianos, en una mezquita, una sinagoga, una oficina de recaudación de impuestos, entre otros lugares. «Los yihadistas de la célula de Abdeslam habían amenazado en sus escritos con hacer imposible la Copa de Europa, pero fueron arrestados. El riesgo es muy real y así se siente entre la población», explica a ABC el especialista en geopolítica Harold Hyman, que precisamente reside en el barrio de la sala Bataclan. «La seguridad será de 100.000 hombres, el doble de cualquier otro momento, pero ahora es especialmente tremendo para el país, con todas las amenazas al mismo tiempo, incluso con huelgas y protestas de sindicatos», añade. Alrededor de cada estadio, los aficionados podrán contar con la presencia de 900 agentes de seguridad, 200 voluntarios, y brigadas de la Gendarmería. Incluso prevén partidos a puerta cerrada en caso de amenaza.

El reclutamiento de personal extra para la Eurocopa empezó a finales de marzo, según Nouvel Observateur. Para asegurarse de si eran aptos o no, las identidades de los agentes privados han sido transmitidas al Estado francés a fin de analizarlas. La Dirección General de la Seguridad Interior (DGSI) ha pasado revista a 3.500 profesionales suplementarios que protegerán el evento en la región parisina. En total serán 13.000 para todo el país. Pero, atendiendo a esta misma fuente, 82 de los que han pasado por los filtros galos han sido inscritos en el fichero Cristina, una base de datos clasificados de individuos susceptibles de atentar contra la seguridad del Estado. «Hay una cierta lentitud para el reclutamiento de nuevos efectivos, muchos de ellos auxiliares sin experiencia: se necesitan entrenamientos de un año para que estén preparados como policías», explica el especialista en geopolítica. Los agentes se añadirán a una «quincena de unidades de fuerzas móviles», ha anunciado el prefecto de París, Michel Cadot. Se encargarán de misiones de prefiltrado de personas en las dos sedes del campeonato de París, pero también en la zona preparada para los hinchas.

La coordinación, un reto para Francia


Si los estadios están en el punto de mira, las fan zones -donde acudirán los aficionados de cada selección para ver los partidos en pantallas gigantes y celebrar sus victorias- han sido señaladas por distintos sindicatos de policía galos como lugares probables de atentado o actos vandálicos. Piden cerrar algunas, especialmente el Campo de Marte, los días de partido en los estadios de París, que se encuentra a las puertas de la estratégica Torre Eiffel y donde este jueves ha pinchado el mediático DJ patrio David Guetta. Allí, donde se esperan entre 50.000 y 90.000 personas en las noches de partido, el prefiltrado se hará en 16 puntos y la entrada por otros seis. Para ello, cerca de 1.500 agentes se ocuparán de proteger los puntos de acceso.

Máxima vigilancia en la fan zone de la Torre Eiffel- AFP

Seis de cada diez franceses se oponen al cierre de las zonas para los hinchas, según un sondeo reciente de Fiducial-Odoxal. «Los parisinos asumimos que habrá un nuevo atentado, pero estamos preparados para todo lo que pueda suceder. La Policía no podrá mantener la guardia al máximo en todas las zonas, si se despliega especialmente en los lugares de culto, los estadios y las fan zones, las salas de fiesta, por ejemplo, no podrán estar igual de cubiertas», incide Hyman. La retransmisión departidos en terrazas de los bares será prohibida, según el secretario de estado para Deportes, Thierry Braillard, «porque las fuerzas del orden no tienen los medios de proteger estas zonas».
Los errores de comunicación de los atentados de Bruselas se explican por incapacidad de la red y falta de disciplinaDaniel Haché, de Astrid

La coordinación de los distintos cuerpos de seguridad, bomberos y red de transportes con el ministerio de Interior será clave. Los atentados deBruselas del 22 de marzo evidenciaron fallos en la aplicación de los protocolos de seguridad y de comunicación. Tanto este precedente como la celebración de la Eurocopa en Francia estuvieron en las comidillas de los pasillos del congreso Critical Communications World, celebrado en Ámsterdam del 31 de mayo al 2 de junio. Daniel Haché, director de Relaciones Externas de Astrid, el operador de servicios de emergencias belga, trató de defender en su conferencia la fiabilidad de su red de radio Tetra (sistema móvil digital de radio, infraestructura propia separada de las redes de telefonía), empleada por los equipos de seguridad, policía y emergencias y que fue puesto en duda aquel día. Tras la tragedia se supo que los agentes recurrieron al Whatsapp, por el colapso durante horas del sistema de Astrid. «No fue un problema técnico sino con el uso de Tetra», dijo Haché, para quien los errores fueron culpa de la falta de capacidad de la red y la disciplina de quienes la empleaban bajo eso sí una presión terrible. «Nosotros tenemos que hacérselo lo más simple posible y enseñarles cómo utilizarlos», concluyó.

Como da cuenta un reportaje de «The New York Times», «los franceses son todavía unos "principiantes" en la comunicación», dijo Olivier Durán, portavoz de un sindicato que representa a los agentes privados. «Los ingleses son mucho más avanzados; los españoles también. Somos la era prehistórica en términos de líneas de contacto directo, en la comunicación, y la batalla se librará en ese terreno».

Airbus se encarga de operar los servicios franceses de emergencias. «Estamos preparando conjuntamente con el Ministerio de Interior, nuestro cliente, la seguridad de la Eurocopa desde hace meses. Ha habido una inversión suplementaria en tecnología para la seguridad pública desde los atentados», reconoce a ABC el CEO de Airbus Defence and Space, Olivier Koczan, en el estand de la compañía. Habrá, dice, zonas menos seguras que otras, previendo que los estadios y las fan zones serán los principales puntos calientes. Principal operador de París desde hace años, la red Tetra se ha utilizado desde su eclosión en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, para cuando una manifestación o grandes eventos suponían un colapso inmediato de las redes privadas de telefonía. «Los fallos en los atentados tienen que ver con el problema de capacidad, no alineada con la demanda. El sistema funciona», insiste.

¿La Eurocopa de Francia será la más segura de la historia? «Es difícil saberlo, espero que no pase nada, aunque nuestro trabajo es ayudar a configurar el sistema, no hacernos responsables de considerar la amenaza terrorista», asegura el alto cargo de Airbus. Anticiparse a los atentados es la obsesión de los servicios de inteligencia de Occidente desde que el 11-S lo removiera todo. Como reconoce a ABC el antiguo analista de la CIA, Randolph Pherson, «si predices que va a ocurrir un atentado, cómo lo van a hacer y emitir un análisis, no es un fallo de los servicios secretos, pero luego es muy difícil saber cómo y dónde al circular tantas armas».

No hay comentarios: