jueves, 2 de junio de 2016

Nibaldo Mosciatti “La querella de Bachelet ¿Tontera o rabieta?

La querella presentada por la Presidenta Michelle Bachelet contra la revista Qué Pasa por la publicación de dichos telefónicos del operadorJuan Díaz -uno de los formalizados por el Caso Caval, que la implicó en ese escándalo, señalando que fue una de las beneficiadas económicamente en esa cuestionada operación-, no es un asunto irrelevante.Lo primero, es desenmascarar la ficción de que esta “querella criminal por el delito de injurias y calumnias”, la hace Bachelet en calidad de ciudadana, desprovista de su conducción de Jefa de Estado. ¿En qué momento se despojó de su investidura? La investidura presidencial es un compromiso republicano que todo presidente debe asumir a finish.Demás está decir que quienes optan por dedicarse a lo público deben asumir que su espacio de privacidad se reduce. Y se reduce proporcionalmente mientras mayor investidura tienen.Además, es obvio que el caso Caval es un asunto de interés público. De hecho, esas declaraciones interceptadas por la policía de Juan Díaz están incorporadas en un expediente judicial.Se argumenta que la revista Qué Pasa no verificó que las acusaciones de Díaz sean ciertas. Es una exigencia absurda. Con esa lógica, cómo podría entrevistarse a alguien, cualquiera, cuando muchas veces dicen cosas que no resultan ciertas. Por ejemplo, no se habrían podido emitir las declaraciones de la misma Bachelet cuando dijo que del caso Caval se había enterado por la prensa, hasta ratificar que eso es así.

No hay comentarios: