martes, 20 de septiembre de 2016

ATENTADO NUEVA YORK

Policía y FBI investigan los viajes de Rahami a Afganistán y Pakistán
Un vídeo de CBS muestra las imágenes del detenido con un paquete sospechoso en la zona del ataque


Por EL PAÍS - Madrid / Nueva York

El FBI y la policía de Nueva York tratan de averiguar qué llevó a Ahmad Khan Rahami, el detenido por el atentado con bomba de Nueva York y el abandono de varios artefactos en Nueva Jersey, a planificar su cadena de ataques. Los agentes intentan conocer el móvil o motivo, si actuó solo o en complicidad con otros, si se radicalizó en solitario o si fue inducido a cometer sus ataques por el Estado Islámico u otro grupo terrorista o qué hizo en los viajes que, según varios medios, hizo recientemente a Pakistán y Afganistán. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha calificado de "acto de terror" el ataque en el que resultaron heridas 29 personas en el barrio de Chelsea.

Ahmad Khan Rahami, de 28 y nacido en Afganistán, fue detenido tras un tiroteo en Linden, en el condado de Unión (Nueva Jersey), hasta donde los agentes llegaron alertados por el dueño del bar Merdie's Tavern, en cuya puerta estaba durmiendo quien en ese momento era el hombre más buscado de América.

El detenido, quien resultó herido en la refriega, está acusado de momento por la fiscalía del condado de cinco intentos de asesinado en primer grado y otros dos de posesión de armas. No obstante, el FBI no ha presentado todavía cargos federales.

El sospechoso aparece en un vídeo grabado en el barrio de Chelsea, escenario de la explosión del sábado, antes y después de la explosión. También hay pruebas físicas que vinculan a Rahami, a quien sus amigos llamaban Mad, con el artefacto, una olla a presión cargada de metralla, así como con la mochila con varios artefactos explosionada en una papelera en el Seaside Park de Nueva Jersey.

La cadena de televisión CNN detalla que Rahami, quien vivía sobre un restaurante llamado First American Fried Chicken, en la localidad de Elizabeth, Nueva Jersey, había viajado en varias ocasiones a Afganistán y Pakistán, y que incluso había permanecido en este último país durante un año, hasta marzo de 2014, en casa de unos familiares.

Por su lado, The New York Times afirma que no se han encontrado de momento pruebas de que el detenido hubiera recibido entrenamiento militar ni tampoco de que hubiera sido guiado por el Estado Islámico u otro grupo terrorista. No obstante, la investigación va hacia ese camino. Algunos amigos habían percibido que, tras su viaje a Afganistán, Rahami se había vuelto más rigorista en cuanto al cumplimiento de los ritos religiosos.

No hay comentarios: