martes, 18 de octubre de 2016

LA VIDA DEL HOMBRE CLAVE EN LA DESARTICULACIÓN DEL FPMR

Es primera vez que el agente de la Agencia Nacional de Inteligenica (ANI), Oscar Carpenter Villagra da una entrevista a un diario chileno.

Por La Discusión (Chillán)


Buscar su nombre en Internet, lleva a otros como el de Galvarino Apablaza, Agdalín Valenzuela, Enrique Villanueva Molina (el “comandante Eduardo” único preso preventivo por la muerte de Jaime Guzmán), Juan Gutiérrez Fischmann (El Chele), Humberto López Candia y, por su puesto, al de Marcelo Schilling, quien fuera su jefe en “La Oficina”, como llamaron a la Central de Inteligencia creada en el gobierno de Patricio Aylwin, tras el homicidio de Jaime Guzmán.

La última vez que se escribió su nombre en un medio local, fue hace unos años, cuando se quemó completamente su casa.

Un día antes de la entrevista, nos advierte primero que “voy a ver las cosas que has escrito y después decido”.

Hubo preguntas en que las respuesta fue “este no es el lugar, ni el momento, ni el diario como para hablar de eso” y en una ocasión reaccionó diciendo que “no me está gustando la dirección en la que va la entrevista”.

Pero se fue soltando de a poco y luego de unos minutos y un par de risas, dejó la actitud de un interrogado.

Fue hombre de campo, analista, agente clandestino y hasta -según la literatura en la web- se hizo pasar por un tal Alejandro Weinstein cuando estuvo en La Araucanía asesorando en materia de seguridad al dueño de la hacienda Lleu-Lleu, además de estar vinculado al caso del traslado de armas San Bernardo, en 1992 y que permitió desarticular al llamado Destacamento Mirista Pueblo en Armas.

Marcelo Schilling, dijo a La Tercera, que cuando lograron desbartar al FPMR, Carpenter le sugirió tomarse el mando del Frente. “Estai más huevón, recuerda lo que pasó con los Boinas Rojas, en Italia. No, está huevá se acabó”, le habría respondido.

“Eso es absurdo, haber hecho eso no tendría sentido. No recuerdo haberle propuesto jamás algo así a Schilling”, fue la respuesta, ahora, de Carpenter.

El mismo Schilling dijo en una entrevista del 2005 que Carpenter era muy hábil contactando a gente de izquierda con personas que estaban en la frontera y de ahí sacaba información para La Oficina.

-Luego de La Oficina, vino la ANI, ¿hasta qué año estuvo usted en la agencia?
-Me echaron cuando asumió Piñera, tal vez me hubiera gustado seguir...pero me echaron.

-¿No le habría generado un conflicto ético o ideológico ser agente de inteligencia en un gobierno de derecha?


-La política no es una avenida recta, como dijo Lenin, es sinuosa y quien no está preparado para ello, choca, se sale del camino o se pierde y yo siempre he sabido leer el momento político. Pero me echaron y nunca me dijeron por qué.


-¿Pero no es ovbio el por qué?
-Puede que sea obvio, pero hubiese sido mejor para mí que me lo hubiesen dicho.

-¿Qué piensa de quienes lo han acusado de traición?
-Si te refieres al Frente, déjame decirte que yo jamás firmé ni hice ningún compromiso con ellos. Ellos estaban llenos de personas intransigentes, que no les importaba nada, salvo lo que ellos pensaban, fueron tan rígidos que nunca pudieron captar nada bien. Yo en cambio siempre he sido consecuente en el sentido de buscar lo mejor para el momento político que se vive.

“es la pega más fome que hay”
En la historia de la desarticulación del FPMR, surge un nombre muy interesante, el de Agdalín Valenzuela (guardaespaldas del comandante Ramiro, hoy preso en Brasil).

Mientras Schilling dice que la democracia le debe un monumento, su familia dice que a él le hicieron un montaje para tapar a los verdaderos topos del partido (El “Chele” y Eduardo Enrique Villanueva), montaje que el FPMR se creyó, lo que hizo que a Agdalín lo ejecutaran en Curanilahue.

-¿Fue tan clave Agdalín Valenzuela?
-Paso...

-Nooo, ¿en serio, pero por qué?
-Porque de Agdalín Valenzuela yo no hablo.

-¿Pero ni ratificar eso del monumento que dijo el mismo Schilling?
-Pregúntenle a él. Yo paso.

-¿Cómo es posible que tras la captura de Valenzuela y del comandante Ramiro, éste escape en helicóptero de la cárcel y haya llegado hasta Brasil, casi sin recursos?, Hay quienes hasta creen que desde el mismo Gobierno se le facilitaron las cosas...
-¿Por qué quitarle méritos al Frente?, puede que no hayan tenido recursos, pero fueron hábiles y no se puede negar.

-Es que cuesta creer que, al igual que para el secuestro del coronel Carreño (1987), hayan llegado prácticamente caminando por Argentina hasta Brasil, sin que nadie los descubriera...

-A ver, en Argentina las personas que trabajan en Inteligencia son como 5 mil y tienen un presupuesto de 3 millones de dólares. Imagina lo que es la CIA...Pero en Chile no eran más de 120, incluyendo administrativos, choferes y todo eso, entonces las personas que hacían un real trabajo de inteligencia eran muy pocos. Además, la clave de toda unidad de Inteligencia son los analistas y nosotros no teníamos. Hay gente que cree que esto es como en la tele, pero esa es la pega más fome que hay. Se debe esperar cinco horas dentro de un auto para ver si alguien se asoma a la ventana; o estar todo el día en el aeropuerto para ver si llega alguien que te quiera hablar. Y en La Oficina, había pocos recursos. Muy pocos.


-De todas las instrucciones militares que recibió en Chile o el extranjero, ¿Cuál fue la que más le sirvió?
-El Servicio Militar.

A reinventarse una vez más
Fue en 2012 que Oscar Carpenter escogió a Chillán para radicarse tras su trabajo en la ANI.

Si bien nació en Concepción hace 67 años, parte de su infancia, escolaridad y época del liceo, la hizo en esta ciudad que “me encanta”, dice.

Pero cuando llegó, sus amigos ya no estaban o estaban demasiado “abuelitos” y no le resultaban muy útiles como redes laborales.

Intentó armar una empresa de instalación de paneles solares, pero “nos fue mal, pero Chillán es una buena opción para reiniciarme, además emprender en Santiago es muy caro. Después de mi salida de la ANI mi situación económica no quedó muy incómoda, nunca fue muy cómoda, pero con lo que ahorré en mi vida me basta, me las bato con poco, con plata o sin plata mi norte no cambia”.

-¿No le gustaría tener una carrera política?
- La tengo en el sentido que estoy dentro de un partido (PS) dando mis opinones, estudiando o proponiendo ideas, pero no me gustaría tener ningún cargo, ni siquiera concejal, sobre todo con lo desprestigiada que está la política, con Allende se terminó la etapa de la democracia en Chile, hasta esa época ninguno salía con las manos sucias. Además el abuso social de los cargos políticos hace que hasta ser concejal sea una carga insoportable.

-¿Cómo ve al PS en el concierto local?
-Débil, con poco análisis, pocas personas disponibles y con pocas personas con capacidades reales para pelear una alcaldía, por ejemplo.

-¿Le ve futuro a Aldo Bernucci?
-Si trabaja bien con las poblaciones y los contagia con las ganas de ganar, puede ser...

-¿Y qué va a ser de usted, finalmente?
-No sé, me reinventaré, siempre lo hecho y me ha ido bien.

COMENTARIOS (2)

Arturo Samit AlvaradoEste gil es analista del PS ello explica la actual posicion politica del PS, de ordenar a sus militantes no hacer olitas al gobierno.

Eduardo Cisterna Hurtado: Los agentes infiltrados no estan solo en el ps ...tambien en el pc...ya no se puede confiar en los partidos tradicionales ..ya no son de izquierda.y no hay que olvidar que cuando lo fueron, los cumpas que cayeron ,fueron victimas de los sapeos de estos por que la inteligencia de la dictadura hilaba fino en la tortura,,pero no en la seleccion...hijos se puta..!

No hay comentarios: