jueves, 6 de octubre de 2016

Merkel endurece el tono ante el ‘Brexit’ y anuncia negociaciones “no fáciles”

La canciller alemana, Angela Merkel, interviene durante una conferencia sobre el Día de la Industria Alemana en Berlín. BERND VON JUTRCZENKA EFE

La canciller advierte contra dar ventajas a Londres que animaran a otros a "hacer lo que quieran"


Por LUIS DONCEL - Berlín 

Tras el referéndum en el que los británicos dieron un portazo a la Unión Europa, la canciller Angela Merkel destacó por su parsimonia. Mientras la mayoría de líderes europeos pedían a Londres que se marchara cuanto antes, la alemana decía no tener prisa y ofrecía tiempo. Pero la paciencia en Berlín se está agotando. Los titubeos iniciales y las duras declaraciones del Gobierno de Theresa May de los últimos días aumentan los temores por un Brexit poco amigable. Merkel, mientras, endurece su tono. Anuncia negociaciones “no fáciles” y advierte a Londres que si impide la libre circulación de personas no podrá beneficiarse de las ventajas del mercado común.

Frente a las dudas iniciales, en Berlín gana enteros la idea de que ofrecer un trato demasiado ventajoso a Londres podría provocar un efecto en cadena. “Si no decimos que el acceso pleno al mercado único está ligado a la aceptación de una plena libertad de movimientos, entonces todo el mundo en Europa empezará a hacer lo que quiera”, dijo Merkel el jueves en el congreso anual de la Federación de la Industria Alemana. Es importante el escenario elegido por la líder alemana: hablaba precisamente frente a los empresarios más importantes del país, especialmente preocupados por los daños económicos que puede suponer una salida traumática del Reino Unido.

No es nueva esta idea. Merkel ya se expresó en parecidos términos en el Parlamento. “Quien quiere salir de la familia europea no puede esperar perder todas las obligaciones pero mantener todos los privilegios", dijo el pasado mes de junio, pocos días después del referéndum que ganaron los partidarios del Brexit con un 51,9% frente al 48,1% de los votos. Pero la creciente molestia en el Gobierno alemán es patente.

Hace dos semanas, el poderoso ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble, recurrió a la ironía para mostrar su rechazo a las declaraciones que estaban haciendo diversos miembros del Gabinete de May. Después de que el ministro de Exteriores, Boris Johnson, tildara de “tontería” la idea de que hay una relación recíproca entre el acceso al mercado único y la libertad de movimientos de las personas, Schäuble se ofreció a enviar al ministro y líder de la campaña por elBrexit una copia del Tratado de Lisboa para confirmar ese vínculo. “Si necesita una aclaración, puedo visitarle y aclarárselo con mi buen inglés”, añadió el alemán.

Merkel insistió el jueves en que las conversaciones solo comenzarán cuando el Gobierno británico active el artículo 50, algo que, según acaba de anunciar May, tendrá lugar antes de que acabe marzo de 2017.

No hay comentarios: