martes, 4 de octubre de 2016

“Si hay que decidir por Lagos o Piñera, yo y la familia militar votaremos por Lagos”

Manuel Contreras Valdebenito, hijo del ex jefe de la DINA

Contreras hijo –el Mamito– reaparece, pasado un año de la muerte de su padre, con un panorama presidencial claro. Castigar a Sebastián Piñera, que cerró el penal Cordillera en 2013, y votar por quien creó ese recinto penitenciario en 2004. “Es un hombre mesurado, inteligente”, dice. En entrevista con El Mostrador, el hijo del ex director de la DINA se refiere además a los archivos que desclasificó la CIA sobre el asesinato de Orlando Letelier, al escenario judicial de Juan Emilio Cheyre en Caravana de la Muerte y Lucía Hiriart en CEMA Chile, así como al cierre de la última cárcel donde estuvo su padre.


Por FELIPE LEIVA B.


Ha visto, como todos, a varios precandidatos presidenciales durante las últimas semanas en los diarios y en la televisión. Manuel Contreras Valdebenito, hijo del fallecido ex jefe de la DINA, ya tiene definido su voto para el próximo escenario electoral en 2017.

-¿Por quién votará usted y la denominada “familia militar”?
-Primero, creo que entre las familias de los detenidos en Punta Peuco, hay un ánimo de no votar. Y lo segundo que he recibido es que por ningún motivo van a votar por Piñera. Eso se dijo en un principio tras el cierre de Cordillera, pero ahora que asoma nuevamente como candidato, toma mayor fuerza. Ya hay un acuerdo en la familia militar, que si tienen que votar por alguien, es por Lagos, porque de la derecha no quieren saber de ninguno, salvo del diputado Urrutia (UDI), pero que no es candidato.

-¿Y por qué Lagos? ¿Solo como un rechazo a Piñera?
-Por un lado, es para rechazar a quien fue desleal con los militares y sus familiares. En mi caso personal, siento que Piñera fue el responsable de la muerte de mi padre con el traslado que hubo del penal Cordillera a Punta Peuco. En el ámbito de la salud eso fue catastrófico para mi padre. Pero Lagos es un hombre correcto en sus decisiones, aunque nunca lo he apoyado. Él piensa en el bien mayor. Es mesurado, inteligente. Piñera solo piensa en él, no en Chile.

-¿No hay nadie más que pueda ser del gusto de su sector?
-Se está perfilando Kast (José Antonio), pero si se ven las dos alternativas que se podrían dar entre alguien muy de izquierda (Lagos) o Piñera, vamos a votar por Lagos. Esto claro que se potencia porque Piñera les mintió a los militares en retiro y eso no se perdona.


Cierre de Punta Peuco

-El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, confirmó en septiembre que por ahora no cerrarán el Penal Punta Peuco. ¿Qué le parece la respuesta del Gobierno?
-Punta Peuco no se puede cerrar, o no lo quieren cerrar. Se podría cerrar, pero no quieren hacerlo porque un 80% de los que están ahí detenidos tienen parientes activos en el Ejército. Nietos, primos e hijos y puede producir un mal mayor al Gobierno. Es un penal donde no tienen más privilegios que en otro penal, salvo que no son delincuentes. No ha habido ningún acto de delincuencia adentro.

- Se refiere a que no rayen los muros, que no rompan las cosas, que no haya estoques...
-Exactamente, hay una cierta disciplina, están hacinados, pero aparte de eso no tienen más privilegios que pueda tenerse en una cárcel común y corriente. Ahora, todos los países tienen una cárcel como esta, cárceles para militares, pero acá no creo que la cierren por el efecto de que si lo cierran puede ser peor para el Gobierno en las relaciones que tiene con las Fuerzas Armadas. Porque ahí no solamente hay militares, hay carabineros, hay marinos y hay aviadores.


Desclasificación de archivos de la CIA

​-¿Qué le pareció la desclasificación de archivos de la CIA, donde dan por responsable a Augusto Pinochet de ordenar personalmente el asesinato de Orlando Letelier en Washington?
-Me alegra lo de la desclasificación de la CIA. Primero, porque deja a Pinochet como el verdadero responsable. Segundo, porque deja a mi padre como un hombre que guardó silencio hasta la muerte. Y tercero, porque por fin la CIA confirma que su agente Michael Townley, hijo de un agente de la CIA en Chile de los años 50, era agente de ellos.

Letelier muere el 76 y Pinochet asciende a mi padre en 1977 a general. Lo premia no solo por su carrera militar, sino también por su función en la DINA y en eso está el asesinato de Letelier. Pinochet nunca asumió nada y a través de terceros intentó culpar a mi padre de todo. Me causa satisfacción saber que lo que mi padre siempre me dijo era verdad y que no me mintió. Que en cosas tan grandes como lo de Letelier, tenía un solo jefe. Es la demostración más concreta de la traición de Pinochet con mi padre. De tratar de culparlo. Mi padre nunca se mandó solo. Él cumplía órdenes, las cumplía bien, pero no se mandaba solo. Por otro lado, me alegra que la CIA esté diciendo que mi padre era agente de la CIA, ya que también estaba involucrada.

-Su padre de todas formas fue condenado a más de 400 años de cárcel por varios delitos vinculados a derechos humanos. ¿Queda usted tranquilo que se haya confirmado que fue una orden directa de Pinochet, que él sí estaba al tanto y tenía responsabilidad en estos hechos y no solo su padre, ex director de la DINA?
-Por supuesto. El asesinato de Letelier le liquidó la carrera militar a mi papá, porque el general Pinochet desde ese momento empezó a exculparse del crimen del ex canciller para culpar a mi padre en forma solapada. Y le cuesta la carrera a mi padre, pese a que Pinochet le prometió y mandó a la señora Lucía (Hiriart) a mi casa a convencer a la familia, porque mi papá no se quería entregar. Ella nos reunió a todos y nos dijo que no había problemas, que Augusto no lo iba a extraditar, que mi padre volvería al Ejército, que sería nuevamente su hombre de confianza. Pinochet no cumplió su promesa, no lo recibió en más de dos años. La maniobra de Pinochet fue cubrirse investigando a mi padre, dándolo de baja del Ejército, mi padre se da cuenta que esa traición de Pinochet hacia él y envía documentos que lo comprometían a Suiza.

-¿Para resguardarse?
-Mi padre tenía que mandarle un mensaje a Pinochet. Le dijo 'usted me toca y usted cae'. Y lo hizo porque era el único que podía culpar a Pinochet y decir 'usted me dio la orden, tal día y a tal hora, lo tengo grabado que fue usted'. No era un juego lo que ocurría en Chile y las órdenes que daba Pinochet tampoco. A mi padre no se le pedía meter presos a gente del MIR, era exterminar al MIR, exterminar al Partido Socialista y sus cabezas. Exterminar el Partido Comunista. En ese sentido Pinochet sabía todo, absolutamente todo y la CIA también.

-La CIA de todas formas habla de que su jefe de inteligencia lleva a cabo la operación. No de que su padre no tenga responsabilidad. ¿El general Contreras conocía a Orlando Letelier?
-En ese momento Orlando Letelier era un enemigo para el gobierno militar y un enemigo más para Pinochet que para mi papá. Mi papá no lo conocía, Pinochet sí, porque cuando Pinochet fue comandante en Jefe y jefe de Estado Mayor, Letelier era ministro de Defensa. Respecto a la responsabilidad de mi padre, cuando la CIA habla hoy de que su jefe de inteligencia lleva a cabo dicha operación, es porque como militar debe cumplir una misión, eso no está en discusión. Lo que sí confirma esto es que Pinochet no actuó bien con mi padre. A Pinochet le servía más muerto mi padre que vivo. Por eso siempre lo culpó. Después mi padre nunca recibió apoyo de Pinochet, ni siquiera cuando el ministro Bañados lo sometió a proceso. Pinochet no le pagó ni el abogado, o sea, jamás nos ayudó como familia. Cuando murió mi padre hace un año, no recibimos ni un llamado de la familia Pinochet, y eso que mi padre fue el que tenía por misión proteger a su familia.

"Orlando Letelier era un enemigo para el gobierno militar y un enemigo más para Pinochet que para mi papá. Mi papá no lo conocía, Pinochet sí, porque cuando Pinochet fue comandante en Jefe y jefe de Estado Mayor, Letelier era ministro de Defensa. Respecto a la responsabilidad de mi padre, cuando la CIA habla hoy de que su jefe de inteligencia lleva a cabo dicha operación, es porque como militar debe cumplir una misión, eso no está en discusión. Lo que sí confirma esto es que Pinochet no actuó bien con mi padre".

Cheyre, Lucía Hiriart y la Justicia

¿Qué le parece la defensa que ha realizado por los medios el ex comandante en Jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, respecto a su procesamiento como cómplice de homicidio de 15 personas en el caso Caravana de la Muerte, episodio La Serena?
-Mi apreciación es que todo el Ejército tenía que involucrarse, porque hubo muchos comandantes que no se involucraron tan fuertemente como sí lo hizo mi padre en Tejas Verdes. Se formó esta caravana de oficiales que fueron sacando a estos detenidos que ya estaban condenados, eso quizás fue un grave error, pero los sacaron e hicieron que los oficiales y suboficiales de cada regimiento fusilaran, para que se comprometieran con la causa.

Un oficial que estuvo en la Caravana me contó que en la oficina del general Lapostol estaba el general Arellano, el que era el tercero, y que entró Cheyre cuando ocurrió el fusilamiento. Me dijo que Cheyre entró pálido y que se sintieron descargas de fusilería. Ahí Lapostol se para sin saber nada, se para desesperado. Y Cheyre no mueve un músculo de la cara. Arellano miró la hora y dijo 'nos vamos'. Es decir, 'cumplimos'. O sea, Cheyre estuvo en el momento de los disparos, puede haber tomado a los detenidos, como se dice en el proceso, no lo sé.

-A su juicio, ¿el entonces teniente Cheyre tenía conocimiento de lo que sucedía en ese minuto en el regimiento Arica?
-Tenía absoluto conocimiento de todo lo que pasó porque estuvo en la oficina en el momento en que se fusiló. Eso me lo dijo un oficial que estuvo ahí. No estuvo presente en el momento en que estaban fusilando, pero estaba en la oficina, y escucharon los disparos. No puede decir que se enteró después.

-Cheyre dice que esas acusaciones son de sectores extremistas y también ligados a la DINA, asegurando que vienen de la gente de Manuel Contreras.
-Me llamó la atención cuando culpó a mi padre. Me llamó la atención porque mi padre jamás declaró en contra de él. Porque mi padre no tuvo nada que ver con la "Caravana del buen humor", como le decían. Así se conoció dentro del Ejército. Cuando culpa a mi padre, lo considero que es un cobarde, porque culpar a una persona muerta que no se puede defender es una cobardía. Él dice que 'gente ligada al general Contreras', ni siquiera puede decir 'miGeneral Contreras'. Ahora, ataca a mi padre. Que responda, mejor, cómo supo desde el primer momento de los fusilamientos. Si yo tengo que declarar ante el ministro Carroza, lo voy a hacer en defensa de la memoria de mi padre y, si Cheyre vuelve a tocar a mi padre en el proceso, me meto yo.

-¿Qué opinión le parece la vinculación entre la familia Pinochet y CEMA Chile? ¿Cómo ve el escenario judicial de Lucía Hiriart?
-Hay un desorden ahí, que hubo un aprovechamiento económico, no me cabe la menor duda. No me consta la cantidad de dinero, salvo lo que se ha investigado por los ministros, pero una vez conversé con mi padre y mi padre sabía que había dineros que él nunca movió, nunca tocó, incluso devolvió. La señora Lucía tenía un poder enorme. Se decía que había tres ejércitos. Uno era el Ejército regular, el de terreno; otro era el Ejército de inteligencia, que era la CNI; y el tercer Ejército era el cerco privado de Pinochet, y ese cerco privado de Pinochet lo manejaba la señora Lucía.

-¿En qué se nota eso?
-Una vez hubo una discusión entre el general Pinochet y la señora Lucía y la señora Lucía le dijo al general Pinochet: “El ejército lo mando yo, el país lo mandas tú”. El general Pinochet realmente estaba preocupado de la parte internacional, que teníamos peligro con Argentina, con Perú, con Bolivia, tres frentes, más el económico, más el interno, o sea, el viejo estaba atareado hasta decir basta. Pero, por el otro lado, la familia lo disfrutaba, lo pasaba muy bien, como también lo pasan bien los hijos de los políticos hoy día.

-Pero ustedes son familia de militar también….
-Mi familia y yo estamos en una situación económica precaria y la familia Pinochet jamás tuvo una condición precaria, teniendo las mismas condiciones que tenemos nosotros hasta el día de hoy. Como hijo de generales, como familia militar, jamás la tuvimos. Ellos sí lo tuvieron, la justicia ha seguido el camino de CEMA Chile, pero CEMA Chile no era el Ejército, era algo que, ahora me doy cuenta, era más privado.

No hay comentarios: