jueves, 23 de febrero de 2017

Exclusivo. Mala memoria cubana

La carta con la que Patricio Aylwin le consiguió un crédito a Fidel Castro para comprar alimentos

Por Equipo Cambio21


Era 1994 cuando el presidente chileno gestionó el beneficio bancario, con el fin de que el gobierno castrista pudiera abastecer de alimentos a los cubanos. Todo en medio de la crisis financiera que atravesó la isla en los años siguientes al fin de la Guerra Fría.

23 años después, el gobierno cubano negó el ingreso de la hija de Aylwin para recibir un reconocimiento en nombre de su padre.

El gobierno de Chile tramitó a favor de Cuba un crédito de 10 millones de dólares para comprar alimentos. La gestión se concretó en inicios de 1994, durante la administración de Patricio Aylwin y la dura crisis económica que afectaba a la isla en los años posteriores al fin de la guerra fría.

Con la caída del muro de Berlín y el fin de la Unión Soviética, la isla pasó por una fuerte crisis financiera y de desabastecimiento, al verse sin el apoyo de la actual Rusia y que amenazó con la estabilidad de la isla.

Cambio21 tuvo acceso de forma exclusiva a la carta que escribió el entonces presidente Aylwin a Fidel Castro, en que además explica los obstáculos legales que La Moneda tuvo que superar para poder entregar el beneficio bancario.

El documento es revelado a días que el régimen cubano de Raúl Castro, hermano de Fidel, negara el acceso a la isla a la exministra chilena Mariana Aylwin, quien iba a viajar a la isla para recibir un reconocimiento de una organización privada en nombre de su padre.

"Después de largos y dificultosos trámite hemos logrado, felizmente, despejar un conjunto de obstáculos legales y financieros que retardaron, en su momento, la materialización de nuestra decisión favorable a la concesión de un crédito bancario que permita a Cuba comprar alimentos en nuestro país", dice la carta de Aylwin.

Los trámites se lograron en conjunto a los esfuerzos del cubano Ernesto Meléndez, del Comité Estatal de Colaboración Económica (CECE), donde fungió como ministro presidente y como ministro de la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica.

"Quisiéramos, señor Presidente, que este paso sea interpretado como una demostración de nuestro interés en que Cuba resuelva sus problemas en paz y en condiciones de creciente inclusión política de todos los cubanos", cierra la carta.



La carta fechada en 1994 es de dos meses antes de que terminara su gobierno.

No hay comentarios: