sábado, 22 de abril de 2017

CHILE: "EL PAGO DE CHILE" (DESDE EL EXILIO).

Juan Carlos C. J., editor jefe

CARTA ABIERTA A: 
VÍCTOR ROSAS VERGARA, ABOGADO

REF. VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS


Con el debido respeto, y por intermedio de esta nota, quiero notificarlo de algo que quizás suene irreverente, con respecto a la vulneración de igualdad de derechos que he recibido ante la ley y la mala gestión que produjo los resultados de la Quinta demanda de su defensa. Debo anunciarle, acciones penales en su contra, lo que consulto seriamente para usar todas las herramientas legales disponibles para demandarlo por la cantidad de 147 millones (faltantes) por negligencia profesional.

En atención al pobre resultado que logró con su actuación. Cito algunos de sus propios comentarios, abogado: “Le recuerdo que ante esta inicua sentencia”, “nefasto resultado de nuestra quinta demanda civil colectiva”, “este magro resultado alcanzado en tribunales chilenos”.

¡SEAMOS CREÍBLES!

Pese al reconocimiento duro que hace usted mismo de la infame defensa que realizó, tuvo el atrevimiento de criticar mi opinión, “acuchillándome por la espalda” y diciendo en un correo electrónico que le envió a otras personas: "Un compañero residente en Estados Unidos (Juan Carlos) discrepa de la sentencia dispone. Comprendo que alguien residente en un país muy desarrollado y que está acostumbrado a otro nivel de vida y consumo le parezca una suma para él despreciable o insignificante".

Ningún hombre debe ser molestado por razón de sus opiniones (X). Woody Allen tenía esta gran frase en su obra de teatro “Central Park West”. Decía: “La gente no te odia por tus defectos, te odia por tus buenas cualidades”.

INJUSTA JUSTICIA

¿Entonces, qué está pasando aquí?, ¿Acaso en Chile existen exprisioneros políticos de primera y segunda clase?, ¿Porqué, tenemos que conformarnos con tres millones si a otros exprisioneros políticos que buscan JUSTICIA, VERDAD y REPARACIÓN y que solo estuvieron detenidos un año, reciben 150 millones de pesos?

Con “el pago de Chile” me ha demostrado abogado, Víctor Rosas Vergara su falta de agradecimiento e ingratitud, después de ayudarle a conseguir reconocimiento internacional y nacional en la lucha por los derechos humanos. ¿Yo puedo pagar sus honorarios aún por sus malos servicios profesionales?, ¿Pero usted, de este modo paga por los servicios prestados? Quedo estupefacto de tanto que utiliza despectivamente la palabra “yanacona” para calificar de “cobardes o traidores” a los demás, mientras que su forma de ser es inaceptable. Si tiene dudas o mala memoria acerca de mi testimonio, le invito a que lea en Paladines, Edición Global, lo que hay escrito acerca de VD. en el artículo: MEMORIA. EL LEGADO DE PALADINES. La verdad que no le vendría mal.

“Lamento decirle que hemos esperado media vida en el exilio por justicia y no es la verdad que se acaba con la vida, sino lo que se acaba son los sueños”.

La esperanza a una reparación justa, seguirá dormida sin resolverse por MUCHOS años más de espera, ahora en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mientras que las víctimas siguen muriendo día con día sin haber hallado consuelo en la JUSTICIA, VERDAD y REPARACIÓN.

Tanta lucha, tanta sangre derramada, tantos sueños perdidos, tanta resistencia todos estos años para terminar solo con promesas de una REPARACIÓN INCUMPLIDA. Es un vil desprecio a esa clase trabajadora que aun lucha por hacer de la política algo más altruista y que después de tantas perdidas humanas y sufrimientos aspire a que se le dignifique su existencia y coraje con una REPARACIÓN QUE VALGA LA PENA.


Juan Carlos C. J.,
Exprisionero Político en el Exilio
Estados Unidos

ESTA ES MI HISTORIA...

Fui tratado cobarde y salvajemente con aplicación de tormentos por mis captores cuando fui detenido. Permanecí por casi tres años de cautiverio los años 1973-1976, y pasando por distintos sitios donde fui maltratado y torturado (Policía de Investigaciones, Estadio Chile, Campo de Concentraciones de Chacabuco-Antofagasta, Cárcel Pública, Penitencería y Tres Álamos).

En mi calidad de víctima fui forzado en el Campo de Chacabuco, a desnudarme en el frío amanecer cada mañana en el desierto y obligado a cantar el himno nacional y de forma repetida las dos últimas estrofas (acerca de los valientes soldados).

Todas estas condiciones terribles debieran haber sido consideradas por el Estado para repararme como sobreviente adecuadamente como una de las víctimas de la Quinta Demanda, tal como se hizo con los 150 millones que recibieron los exprisioneros políticos de isla Dawson.

Desde el exilio, exhortó al Estado y al Poder Judicial a que respete el Artículo 14 de la Comisión Internacional de la Tortura y que no desprecie a las víctimas. El Artículo 14, establece reparar adecuadamente a las víctimas de tortura y el derecho a una indemnización justa y adecuada.

Las víctimas que produjo el golpe de Estado fascista de Pinochet, siguen muriendo día con día sin haber hallado consuelo en la JUSTICIA, VERDAD y REPARACIÓN de la que tanto se habla.


Juan Carlos C. J.,
Exprisionero de Guerra

No hay comentarios: